¿Qué puede esperar la clase trabajadora de NYC del presupuesto fiscal 2023 presentado por el Alcalde?

En su plan preliminar de $98,500 millones de gastos, Adams apunta toda su energía a la seguridad pública y programas sociales para los más pobres

Este miércoles el Alcalde Eric Adams presentó el plan de gastos e inversiones para el próximo año fiscal.
Este miércoles el Alcalde Eric Adams presentó el plan de gastos e inversiones para el próximo año fiscal.
Foto: Cortesía / NYC Mayoral Office

En el plan de presupuesto preliminar de la Ciudad de Nueva York para el año fiscal 2023, que fue presentado este miércoles por el alcalde Eric Adams y que dispondrá de $98,500 millones de dólares, la prioridad será aumentar fondos para la seguridad pública y “poner más dinero en el bolsillo de la clase trabajadora”. Así, en sus palabras, lo resumió el mandatario.

El primer plan de gastos e inversión presentado por la nueva Administración Adams, que entraría en vigencia el próximo 1 de julio, se centra en la recuperación económica de la Gran Manzana luego de dos años marcados por una devastación pandémica, que aunada a la tasa inflacionaria nacional, sigue castigando con más fuerza a las comunidades más pobres.

“Estamos recortando gastos, invirtiendo en seguridad pública y brindando ayuda a las familias trabajadoras. Los pasos que estamos tomando harán de Nueva York una ciudad más segura, más justa y más próspera”, acotó.

En su boceto de inversión del 2023, Adams propone inyectar más fondos a programas sociales que propicien la creación de más guarderías para garantizar la vuelta al trabajo de las madres, ayudar a las familias bajo el umbral de pobreza a financiar las Metrocard del Subway, propiciar el empleo juvenil y una serie de iniciativas de salud pública.

Aunque se espera que en las próximas horas se publiquen las partidas presupuestarias y el alcance específico de cada programa social, se anunció que se invertirán $25 millones para el cuidado de niños a través del beneficio de la reducción de impuestos a los propietarios que modernicen espacios para nuevas guarderías.

Igualmente se anunciaron $25 millones para ayudar a los padres a volver a trabajar con créditos fiscales para empresas que brindan cuidado infantil gratuito o subsidiado.

En esta misma dirección, se incluye en el boceto una inversión de $13.5 millones para el servicio ‘Fair Futures‘ para preparar a los jóvenes a superar la edad en los centros de crianza temporal con tutorías y otros servicios importantes.

Además, el Alcalde también propone reducir las muertes maternas y las complicaciones del parto con una inversión de $3 millones en un programa de atención a pacientes de alto riesgo. También la disposición de $30 millones para chequeos médicos domiciliarios a las madres primerizas en los 33 vecindarios más afectados por el COVID-19.

“Hasta que terminen los crecientes niveles de violencia armada, Nueva York no será la mejor ciudad del mundo para criar una familia, abrir un negocio o ser visitada por los turistas. Esta tasa de criminalidad retrasa la recuperación de la ciudad y la prosperidad de los neoyorquinos”, subrayó el mandatario.

Optimización del NYPD

La Administración Adams reiteró en su plan de inversión para el 2023, un planteamiento hecho a principios de años, que los recursos existentes del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) serán optimizados para redistribuir a más oficiales en las plataformas del Subway, crear Equipos de Seguridad Vecinal y escuadrones antiarmas.

Para apoyar esta estrategia no se descartan inversiones en más tecnología para dar soporte a los oficiales para detectar armas en las calles, y en paralelo se han agregado 30,000 espacios para el Programa de Empleo Juvenil de Verano (SYEP), lo que aumenta las oportunidades laborales en esa época del año en 100,000 puestos. 

“Este aumento no solo marca la primera vez que el programa se financiará anualmente, sino que también representa la mayor cantidad de puestos de trabajo disponibles por SYEP en los 60 años de historia del programa”, aclaró Adams.

Más fondos para garantizar la seguridad en las calles y en El Subway promete el Alcalde Adams. (Foto AFP/Getty Images)

Recortes, nuevos ingresos y fondo de reserva

Una de las buenas noticias es que a pesar de la pesada carga financiera causada por la crisis de salud pública y años de huecos fiscales, existe la expectativa de un crecimiento de los ingresos a las arcas de la Ciudad de por lo menos $726 millones en el año fiscal 2023, provenientes de los impuestos a la propiedad que se proyectan incluso más altos que la época pre pandémica.

En este presupuesto, el Alcalde cierra el agujero del déficit fiscal arrastrado por años por la Ciudad, ahorrando casi $3,000 millones para hacer frente a una economía de la ciudad desacelerada por la variante ómicron del COVID-19, así como las amenazas a la recuperación que plantean las tasas récord de vacantes de oficinas y la recuperación de empleos.

Ahora se plantea un recorte de gastos de casi $2,000 millones que implica un tijerazo 3,200 puestos en lo que resta del año fiscal 22 y 7,000 en el año 2023.

Esto significa reducción de las plantillas de trabajadores municipales de por lo menos el 3% del personal en la mayoría de las agencias de la Ciudad.

Antes de su anuncio, no estaba claro si esos recortes se extenderían al NYPD o al Departamento de Educación (DOE) en donde ya fuerzas sindicales acusan una disminución de desincorporaciones y jubilaciones.

De antemano se aclaró que esto no implicará despidos de la nómina municipal. La reducción se logrará a través de la “no sustitución” de las vacantes.

El alcalde Adams también propone un aumento en las reservas presupuestarias a un total de $6,100 millones, más de $1,000 millones que el nivel del año fiscal 2022. Y, de acuerdo a su criterio, se trata del “nivel más alto” alcanzado en la historia de la ciudad. 

Luego de la presentación preliminar del plan de gastos e inversiones, vendrá lo que se compara con “un baile” de negociaciones con el Concejo Municipal, los presidentes de los cinco condados, las juntas comunitarias y el Contralor, que terminarán a más tardar en mayo.

Las primeras reacciones

Aunque el discurso de Adams pronunciado este miércoles apenas incluye las líneas genéricas de cómo se invertirán los recursos que pagan los neoyorquinos en impuestos, además de las asignaciones de fondos del Estado de Nueva York y el Gobierno Federal, ya en algunos sectores se levantan desacuerdos y apoyos.

En efecto, el presidente de la Federación Unitaria de Maestros (UFT) Michael Mulgrew, en un comunicado asomó su preocupación de que el próximo año descienda el ya deficitario personal en las escuelas.

“Con un récord de $6 mil millones en reservas, es imposible que la Ciudad use la pobreza como excusa para evitar invertir en nuestros niños”, destacó.

El líder sindical destacó que las buenas noticias sobre el presupuesto, brindan a la Administración de Adams una oportunidad única para mejorar los servicios a los estudiantes.

“Esperamos la creación de nuevos puestos profesionales docentes, hasta la reducción del tamaño de las clases”, sostuvo.

En cambio, el defensor del pueblo, Jumanee Williams, reaccionó positivamente a las ideas esbozadas por el mandatario municipal, valorando que se han considerado soluciones a largo plazo para mejorar la calidad de vida los más golpeados por la pandemia.

“La clave entre las áreas de inversión son las soluciones de seguridad pública centradas en la comunidad. Si bien la aplicación de la ley tiene un papel que desempeñar, es fundamental que ampliemos el alcance y el presupuesto para alternativas no policiales, ya sea para crisis de salud mental, control de tráfico y personas sin hogar. Y creemos que hay una visión clara en este presupuesto que todavía estamos analizando”, aseveró Williams.

De acuerdo con los expertos financieros, este plan estará definido por fondos adicionales de hasta $1,000 millones en dólares de impuestos inesperados para ayudar a la Ciudad a capear el final de la ayuda que se recibió el último año de la Casa Blanca debido a la pandemia.

Esta conclusión se basa en el hecho de que las propiedades de bienes raíces en la ciudad de Nueva York valen $1.4 mil millones en total, un 2% más que antes de que ocurriera la crisis del COVID-19.

Este “dinero extra” que recibirán las arcas administradas por el Alcalde fue confirmado por el contralor de la Ciudad Brad Lander en un comunicado: “Nuestro punto de mira destaca una buena noticia para esa recuperación y el presupuesto del año fiscal 2023 de la ciudad, los valores de las propiedades se han recuperado mucho más de lo previsto y, en general, ahora están por encima de los valores previos a la pandemia”. 

Lander estima que si bien hay razones para ser optimistas acerca de la economía general de nuestra ciudad, existen serias dudas sobre si todos los neoyorquinos se beneficiarán. 

“La inflación persistente representa un desafío para los trabajadores de bajos salarios. La oferta de unidades residenciales de alquiler han caído por debajo de los mínimos previos a la pandemia, y los precios de la renta están aumentando rápidamente justo cuando expiró la moratoria de desalojo”, puntualizó con preocupación este funcionario responsable de supervisar las finanzas de las agencias de la Ciudad.

El Contralor anunció que estará “muy de cerca observando” los números presentados por el Alcalde, durante los próximos meses, con un ojo atento, si será una recuperación inclusiva compartida en todos los vecindarios de la ciudad de Nueva York.

“A medida que doblamos la esquina de la ola de ómicron, hay muchas señales de una recuperación económica. La creación de empleo ha aumentado y la tasa de desempleo de la Ciudad de Nueva York tiene una tendencia a la baja, aunque sigue siendo más alta que la tasa nacional”, concluyó.

Cifras preliminares del presupuesto 2023 de NYC:

  • $98,500 millones es el presupuesto base de gastos e inversión presentado por el alcalde Adams para el año fiscal 2023.
  • $200 millones es el recorte preliminar de gastos burocráticos que de acuerdo a las proyecciones resultará en $2,000 millones en ahorros.
  • $6.1 mil millones en reservas de emergencias, las cuales a juicio del Alcalde son las “más grandes de la historia”.
  • 3% disminuirá la fuerza laboral en la mayoría de las agencias de la ciudad, esto significará un recorte de gastos corrientes de $2,000 millones.
  • $1.6 mil millones fue el aumento en las proyecciones de ingresos fiscales para el año fiscal 2022 durante noviembre debido a la actividad de Wall Street y el crecimiento de los bienes raíces. Estos ingresos ayudaron a cerrar la brecha presupuestaria del año fiscal 2023.