Exigen pasar una ley para frenar la onda expansiva de desalojos en NYC, principalmente en El Bronx

L̀íderes electos de la ciudad de Nueva York presionan nuevamente para que se apruebe este año la Ley de Desalojos por una Buena Causa

La puertorriqueña Carmen Acevedo luego de 28 años viviendo en un apartamento recibió una mala noticia: !Debe desalojar!
La puertorriqueña Carmen Acevedo luego de 28 años viviendo en un apartamento recibió una mala noticia: !Debe desalojar!
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

La jubilada puertorriqueña Carmen Acevedo, residente de El Bronx, hace un par de semanas recibió una carta del propietario del edificio en donde vive desde hace 28 años, que le indicaba que su edificio pasaba a ser un ‘Co-ops’. Es decir, pasa a un nuevo régimen de cooperativa, en el cual se le invita a ser propietaria en vez de arrendataria.

“Donde yo vivo era un apartamento de renta. Pero eso cambió. Ellos me pasaron una notificación que si no me adapto a las nuevas condiciones, debo desalojar en marzo. Yo no tengo los ingresos para formar parte de un co-ops. Por ahora, tengo una abogada, y por lo menos quiero más tiempo para saber qué voy hacer”, dijo la extrabajadora bancaria, quien vive con su esposo en la avenida Gran Concourse.

La dominicana Deisy Díaz también vive días de angustia. La corporación del edificio en donde vive le aumentó el 40% del costo de la renta, lo que significa $560 más por cada mes.

“Yo no sé si es legal o no. Desconozco si de un solo golpe pueden elevar la renta así. Yo apenas estoy investigando. Lo único que tengo claro es que no puedo pagar esa cantidad. Y no estoy morosa. Yo soy una madre soltera trabajadora que crié a mis hijos aquí”, contó la isleña quien vive en el 2265 de la avenida University en el condado de la salsa.

La presión que padecen Carmen y Deisy se multiplica por miles en la Gran Manzana, en donde familias que por años no han incumplido con el pago de su renta, incluso durante los meses de dificultades pandémicas, corren igual el riesgo de ser desplazadas, porque nuevas corporaciones adquirieron sus edificios y están cambiando las ‘reglas de juego’ de sus residentes.

Precisamente ante esta realidad, que está poniendo una especie de ‘cuchillo en el cuello’ a centenares de miles de familias, este miércoles de forma simbólica líderes electos de Nueva York y organizaciones comunitarias, tomaron la entrada del edificio 2265 de la avenida University, en El Bronx, en donde otros residentes como la quisqueyana Deisy Díaz están en el abismo de tener que afrontar un aumento de renta. O, tal vez, el desalojo.

La quisqueyana Deisy Díaz se le informó reciente que el incremento de su alquiler sería de más de $500 por mes. (Foto: F. Martínez)

Presionan por ley anti desalojos

Ante el elevado número de denuncias, a la par se elevó esta semana la presión a la Asamblea Estatal para que a través del anteproyecto Ley de Desalojos por Buena Causa (S2892), se ponga un muro de contención a la tragedia que significaría que por lo menos 300,000 neoyorquinos puedan ser desplazados de sus vecindarios en las próximas décadas.

En este sentido, la presidenta del Comité de Vivienda y Edificios del Concejo Municipal Pierina Ana Sánchez, se unió a la acción de presión para que los legisladores estatales tomen en consideración pasar esta ley casi como una emergencia.

“La aprobación y promulgación de la Ley de Desalojos por una Buena Causa protegerá a los inquilinos de desalojos injustos y aumentos de alquiler. Hoy estoy con nuestros vecinos pidiendo a Albany que reafirme nuestro compromiso de prevenir el desplazamiento”.

Los funcionarios electos y defensores exigieron la aprobación de este anteproyecto, que brindaría a los inquilinos en unidades no reguladas, como estos edificios de El Bronx, protecciones básicas para evitar desalojos injustificados y aumentos de alquiler. 

Actualmente, los inquilinos de edificios no regulados no tienen protección contra la no renovación de sus contratos y aumentos de alquiler exorbitantes, lo que castiga a familias de bajos ingresos.

El anteproyecto legislativo ya se encuentra en el Comité del Senado Estatal, y contempla varias capas de protección de manera general, como el prohibir los desalojos de inquilinos que no pueden pagar un alquiler que haya aumentado más del 3% del alquiler anual, o el 150% del Indice de Precios al Consumidor de cada región.

En síntesis, lo inquilinos no podrían ser desalojados de su casa a menos que el propietario tenga una causa muy justificada para hacerlo, como meses de renta atrasada por ejemplo.

Y los aumentos del costo del alquiler deberán cumplir con algunas consideraciones como la inflación y el ingreso promedio de cada vecindario.

Líderes electos de El Bronx encabezados por la concejal Pierina Sánchez exigen que la legislatura estatal apruebe la iniciativa ·’Desalojos por una Buena Causa’

Solo un caso en El Bronx

Los riesgos del desplazamiento que pesan sobre centenares de residentes de El Bronx, se han replicado en varios vecindarios de la clase trabajadora de la Gran Manzana, en los cinco condados.

En específico, la oficina del contralor municipal Brad Lander, explicó que de acuerdo con sus registros, la corporación inmobiliaria Glacier Equities compró acciones cooperativas en cientos de apartamentos en 8 edificios en El Bronx e Inwood, pero vendió la participación total en dos edificios después que los inquilinos de la 85 de la calle McClellan y la 2265 de la avenida University organizaron protestas.

Varias de estas unidades se vendieron, pero más de 100 unidades aún están ocupadas por sus inquilinos o están en proceso de renovación. Ya los arrendatarios en 49 unidades residenciales fueron desocupadas, suponiendo que las unidades compradas estuvieran ocupadas.

De acuerdo con el comunicado del Contralor, la corporación Glacier Equities ofreció a los inquilinos la opción de comprar sus apartamentos a un precio “asequible”, pero en realidad a costos muy por encima de las posibilidades reales del promedio de las familias que inclusive tienen décadas viviendo en estos edificios.

“Esta corporación asegura ‘agregar valor’ a El Bronx mediante la renovación de unidades, pero no tiene ningún valor echar a las familias de sus hogares. Según el análisis de nuestra oficina, Glacier Equities ya obtuvo un ingreso estimado de $9.2 millones por la compra de acciones cooperativas e inundar a los vecinos con avisos de desalojo y no renovación”, destacó Lander.

Asambleístas, concejales, el contralor de NYC y dirigentes comunitarios temen una mayor ola expansiva de desalojos. (Foto: F. Martínez)

“Ya me sacaron del Alto Manhattan”

La dominicana Leonor Martínez también está temblando por esta onda expansiva de inversiones inmobiliarias. Ella cuenta que ya fue desplazada del Alto Manhattan hace 10 años, ahora teme que también sea “expulsada” de El Bronx. 

“Te lo voy a resumir. En los últimos años edificios viejos fueron comprados por nuevas empresas. Le pusieron la entrada más bonita, pusieron una pinturita y aspiran obtener ganancias con inquilinos nuevos, porque saben que los que vivimos aquí no podemos pagar más”, explicó Leonor residente de un edificio en la avenida Concourse en el Condado de la Salsa.

Entre tanto, la asambleísta quisqueyana Yudelka Tapia, quien representa al distrito 86 de El Bronx, indicó que conoce perfectamente cómo es vivir con el temor de ser “echada de una vivienda”.

“Yo soy vecina de este lugar, conozco en detalle esta crisis de vivienda. Miles de personas de color están en riesgo de quedar en la calle. Por eso estamos logrando una gran alianza para aprobar esta ley este mismo año”, expresó Tapia.

Así mismo, Judith Goldiner, abogada a cargo de la Unidad de Reforma de la Sociedad de Ayuda Legal de NY (The Legal Aid) describe como un desastre, lo que está por venir en ciudades como Nueva York, sí los legisladores no toman medidas por lo menos frenen los aumentos desmedidos de renta que se han agudizado en los últimos meses.

“La ley existente opera de manera desmedida al permitir estos desalojos generalizados e injustificados, especialmente durante una pandemia mundial. Para evitar más sufrimiento, hacemos un llamado a la Asamblea Estatal para que apruebe esta ley sin más demora”, enfatizó.

Cerca del 50% de los apartamentos de la ciudad de Nueva York no están sujetos a reglas de estabilización de los alquileres y miles han sido retirados de las listas de renta controlada desde los años 90, lo que se traduce que esos inquilinos no tienen garantía de renovación del contrato y pueden sufrir drásticas subidas de alquileres.

La jubilada boricua Carmen Acevedo y su esposo temen quedar en la calle. (Foto: F. Martínez)

¿Qué dicen los propietarios?

El Diario intentó obtener una versión de la firma de inversión Glacier Equities y de inmediato no recibió respuestas.

Sin embargo, en posiciones mostradas a medios locales, portavoces de esa corporación han confirmado que seis de sus propiedades de El Bronx están ubicadas en varios “mercados en crecimiento”, incluidos Concourse, Bedford Park, Norwood y Fordham/University Heights, mientras que una está en Spuyten Duyvil. Las dos propiedades de Manhattan están ubicadas en Inwood.

“Buscamos crear valor, renovar y reposicionar estos activos con una inversión adicional significativa para finalmente vender unidades hermosamente rediseñadas en edificios existentes, dentro de la estructura de sus vecindarios, por menos de $500,000”, expresaron en un comunicado.

En general, se pudo conocer que los propietarios inmobiliarios o los grandes ‘landlords’ de la ciudad están luchado a capa y espada contra el anteproyecto de ley denominado como ‘Una buena Causa’, al definirlo como un “control universal de los alquileres” que les arrebata su derecho de propiedad.

Asimismo, miembros del grupo de propietarios ‘Small Property Owners of New York’ (SPONY) dijeron al medio digital ‘The City Limits’ que necesitan aumentar los alquileres para cubrir los costes de las hipotecas, el incremento de los impuestos sobre la propiedad y las facturas del agua.  

Esta iniciativa de ley de desalojo por causa justificada comprometería la capacidad de los pequeños propietarios de cubrir sus gastos básicos, lo que en última instancia reducirá la oferta de alquileres en un momento en el que necesitamos más opciones de vivienda para la gente, no menos”, precisó Joanna Wong, una propietaria de Manhattan y miembro de SPONY.

Más problemas de vivienda en El Bronx:

  • 1 de cada 46 hogares de El Bronx estuvo al frente de un litigio por una orden de desalojo en el 2021, el mayor porcentaje en toda la ciudad, de acuerdo con el balance de la Base de Datos de Desalojos de NYC.
  • 2% de todos los hogares de El Bronx recibieron una orden de desocupación por diversas razones en el último año.
  • 8.2% fue el alza promedio de los precios de la renta en NYC en 2020 y  más de un 11.6% solo en el primer trimestre de 2021, con base a datos de la compañía StreetEasy.