El drama de las secuelas duraderas entre neoyorquinos contagiados de COVID-19

Aunque casi 5 millones de personas se han infectado con el coronavirus en todo el estado, y la mayoría se han recuperado, miles presentan daños severos en su salud, por lo que autoridades insisten en que acudan a servicios de atención disponibles

El ecuatoriano Francisco Palacios, de 68 años, tiene serias secuelas tras sobrevivir al COVID
El ecuatoriano Francisco Palacios, de 68 años, tiene serias secuelas tras sobrevivir al COVID
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

El próximo 1 de marzo se cumplen dos años desde que se encontró el primer caso de COVID-19 en Nueva York, lo que obligó a que semanas después se declarara el estado de emergencia, y el 20 de marzo, se diera la orden de cierre de los negocios no esenciales e inicio de cuarentenas.

Y aunque la amplia mayoría de los 4’892,359 de neoyorquinos que hasta ahora han dado positivo al virus, se han recuperado satisfactoriamente, al drama que dejan las más de 66,485 muertes y el impacto económico, social, mental y emocional que ocasionó la pandemia, se suma el de miles de contagiados de COVID que siguen enfrentando serias secuelas en su salud y daños permanentes.

Sobrevivientes de COVID, como el ecuatoriano Francisco Palacios, a quien el coronavirus le dio “tres vueltas y lo pateó brutalmente”, según sus propias palabras, pese a no haber sucumbido ante la enfermedad, han tenido que resignarse a vivir con síntomas permanentes, y estragos en sus vidas.

A sus 68 años, el antiguo trabajador de construcción, originario de la ciudad de Cuenca, asegura con un profundo dejo de dolor en su voz, que el 23 de diciembre del 2020 comenzó para él una pesadilla que no ha dejado de rondarlo.

“Faltando un día para Navidad, sentía que me iba a morir, porque no podía respirar; estaba decaido, sin apetito y sin poder dormir, entonces llamé al 911 a que me auxiliaran. Yo sin familia, solito, bajé tres pisos ahogado, me subieron a la ambulancia y no supe más de mí”, comenta el inmigrante. “Ahí caí en coma, me entubaron y lo siguiente que recuerdo es abriendo los ojos en abril del 2021. Tuve un COVID que casi me mata”.

Y aunque menciona que se siente agradecido porque no perdió la vida, gracias al cuidado de los médicos del Hospital de Elmhurst, en Queens, el ecuatoriano cuenta que su vida se le puso “patas arriba”, y hoy se declara un hombre muy enfermo y “lisiado”.

“A mí este COVID me dejó estragos duraderos. Me dejó lisiado todo mi cuerpo. Me quedé sordo completamente del oido derecho, quedé lisiado de la pierna derecha, no puedo moverme bien. Me duelen las rodillas muchos de los golpes que a cada rato me doy porque me tropieza mucho. La diabétes me atacó peor. Perdí la memoria y constantemente se me olvidan las cosas. El COVID me cambió la vida”, asegura con tristeza el inmigrante.

Don Francisco agregó que debido a su condición de salud, no pudo volver a trabajar, y no cuenta con ningún tipo de ingreso, por lo que está a expensas de la caridad de organizaciones que le dan comida, y familiares que le ayudan con sus gastos.

“Por eso me gustaría que el Alcalde y la Gobernadora, además de darnos atención médica y tratamientos, que sirven de mucho, nos ayudara a los indocumentados que quedamos lisiados por el COVID con algún cheque mensual o una especia de fondo de alivio, porque o si no la depresión y la angustia nos va a matar”, agregó el paciente de COVID.

La mexicana Rosita Morales es otra de las latinas neoyorquinas que se vio afectada por síntomas duraderos del COVID, y asegura que en su caso, a sus 45 años, siente como si le hubieran puesto 30 años más encima.

“Yo era una mujer activa que hacía de todo y tenía buena salud y después del COVID, que me agarró bien duro en abril del 2020, ahora ya no tengo energías, me duele todo el cuerpo y lo peor es que me ahogo al camnar y me duelen los pies y las piernas. A veces hasta se me quedan tiesos y me caigo al suelo porque no me responden para dar el paso”, aseguró la madre de familia, quien no ha acudido a ningún médico a que la trate, pues no sabía de las ayudas disponibles ni del seguro médico gratuito.

Y es que en su afán para que pacientes que enfrentan serias secuelas en Nueva York reciban la atención que necesitan y puedan atender sus dolencias, la gobernadora, Kathy Hochul aseguró que el Estado está destinando millonarios recursos de los más de 10,000 millones que se destinaran al sistema de salud para que los sobrevivientes de COVID con síntomas prolongados no queden echados a su suerte.

El ecuatoriano Francisco Palacios asegura que el COVID lo dejó lisiado.

“Sabemos que todavía hay mucha gente experimentando síntomas duraderos y queremos asegurarnos de que el sistema de salud los está tratando de manera seria con tratamientos adecuados al igual que pérdidas por salarios”, dijo la mandataria estatal.

La comisionada del Departamento de Salud del Estado, Mary Bassett, destacó que una prioridad de su agencia es que haya el apoyo necesario para aquellos que sufren COVID prolongado.

“Este es un problema que afecta a millones de personas en todo el mundo y no hay dudas de que es real y que afecta la vida, y hemos estado en el frente respondiendo a ello e identificando maneras de diagnosticar, manejar y hacer terapias efectivas”, dijo la funcionaria, agregando que es urgente estar alerta sobre ese asunto y educar más a proveedores de salud para tratarlo. “El COVID prolongado está a punto de resultar en consecuencias significativas de salud, sociales y económicas para la gente de nuestro estado durante meses y los próximos años. Es por estas consecuencias que algunos se refieren a la pandemia de COVID-19 como un evento de inhabilitación masiva debido al COVID prolongado”.

La Comisionada resaltó de manera especial, que las disparidades raciales y étnicas también han influido en personas con síntomas duraderos y reconoció que deben abordar el impacto desproporcionado de la pandemia y sus efectos posteriores, con equidad y justicia racial.

La funcionaria agregó que Nueva York está liderando en el seguimiento y atención a pacientes de COVID prolongado y pidió a quienes tienen padecimientos que busquen la ayuda disponible, que incluye una red de 26 centros de atención post-COVID.

En la Ciudad de Nueva York el llamado de las autoridades de salud también es a no padecer los síntomas de COVID prolongado solos, sino por el contrario acercarse a buscar atención, incluso si no se cuenta con un seguro médico o no se tiene manera de pagar los costos. A través del plan NYC Care, miles de neoyorquinos, sin importar su estatus migratoro pueden recibir atención gratuita.

“Todos los médicos de NYC Health + Hospitals están muy familiarizados con síntomas largos del COVID. Yo mismo tengo pacientes que han tenido esos síntomas, que pueden ser neurológicos, respiratorios, asuntos del corazón . Tenemos centros excelentes que se enfocan en eso, pero cualquier médico primario pueden ayudar a direccionar esto”, aseguró Mitchell Katz, presidente de NYC Health + Hospitals. “También le decimos a los neoyorquinos que están atravesando por un COVID prolongado, que la mejor manera de buscar apoyo es llamando al 212-COVID-19 (212) 268-4319, y decir que tienen síntomas prolongados y los vamos a conectar con un médico primario. Esos síntomas se mejoran más rápido con atención médica”.

Manny Castro, comisionado de la Oficina de Asuntos de Inmigración de la Alcaldía, se sumó al llamado para que los neoyorquinos que están sufriendo por síntomas prolongados se beneficien de atención médica, y recordó que no importa el estatus migratorio y que hay servicios disponibles en español para poder acceder a ayuda médica.

“La pandemia impactó a mucha gente y aún no se sabe todo sobre los síntomas a largo plazo que deja el COVID, pero es mejor estar registrados de antemano a un cuidado de salud como NYC Care por si se tiene síntomas o pasa algo en el futuro, así ya se cuenta con doctor. Uno no sabe cuando va a llegar la próxima urgencia”, dijo el funcionario de la Administración Municipal.

El COVID en Nueva York en cifras

  • 1 de marzo se reportó el primer caso de COVID en NY
  • 4’892,359 contagios se han reportado en el estado de NY desde que empezó la pandemia
  • 66,485 muertes por COVID se han registrado en el estado
  • 2’270.000 contagios de COVID se han registrado en la Gran Manzana
  • 39,644 muertes se han registrado en los cinco condados
  • 2,456 fueron los contagios en el último día
  • 1.71% es el promedio de contagios en los últimos 7 días

Síntomas y condiciones asociadas con el post-COVID-19 agudo

  • El síntoma más común es la fatiga
  • Dificultad para dormir
  • Tos persistente
  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares o en las articulaciones
  • Pérdida del olfato o el gusto
  • Sarpullido
  • Caída del cabello
  • Palpitaciones
  • Sudoración nocturna
  • Estreñimiento y diarrea
  • Síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica que incluye dificultades relacionadas con la
  • memoria y la concentración
  • Problemas relacionados con vasos sanguíneos y coágulos en el corazón, los pulmones, las piernas, los riñones u otros órganos
  • Salud mental y bienestar con síndrome de estrés postraumático, depresión y ansiedad
  • ¿Dónde pedir ayuda para ser tratado por las secuelas del COVID?

    • Si tiene síntomas persistentes, consulte a su médico o puede revisar las Clínicas de atención post-COVID, en el siguiente link: https://www1.nyc.gov/assets/doh/downloads/pdf/covid/covid-19-care-clinics.pdf en los cinco condados
    • Si no tiene seguro médico o un proveedor de atención de salud puede usar el programa gratuito NYC Care, del que puede sacber más en este link: https://www.nyccare.nyc/enroll/
    • NYC Health + Hospitals proporciona atención a todos los neoyorquinos, independientemente del estatus migratorio o capacidad de pago
    • Puede visitar el sitio nychealthandhospitals.org o llamar el 844-692-4692 o al 311 para conocer los centros especializados en síndrome post-COVID-19 agudo
    • Puede llamar al (212) COVID-19 (212) 268-4319 y pedir ser conectado con un médico primario