Más legisladores en NY presionan para que aumenten salarios a asistentes domiciliarios

Un grupo de 68 legisladores estatales se plantan firme para que en el presupuesto 2023 se adicionen fondos para la Ley de Pago Justo para el Cuidado del Hogar

91% de esta fuerza laboral esencial son mujeres y el 77% de color.
91% de esta fuerza laboral esencial son mujeres y el 77% de color.
Foto: Shutterstock

El caucus de legisladores afroamericanos, puertorriqueños, hispanos y asiáticos de la Asamblea Estatal de Nueva York, anunció esta semana que han puesto como punto principal en su lista de prioridades que se apruebe “lo antes posible”, la propuesta Ley de Pago Justo para el Cuidado del Hogar (S5374, A6329), una iniciativa legislativa que mejoraría los ingresos de los trabajadores de atención domiciliaria, los cuales son esenciales para miles de familias que requieren de cuidados especiales para sus miembros de la tercera edad.

Pero la mayor inquietud de este grupo, compartida por cientos de organizaciones y sindicatos, no es que este anteproyecto sea aprobado en este periodo de sesiones, lo cual se da por descontado, sino que esperan negociar para que sea incluido en la propuesta de presupuesto estatal de 2023, que terminará de ser aprobada en el próximo abril.

Actualmente, la mayoría de la fuerza laboral en esta industria, ganan tan solo $21,300 al año, trabajando extensas horas e incluso fines de semanas.

El nuevo plan de ley establecería el salario base para los asistentes de salud en el hogar en un 150% más del salario mínimo local, lo que permitiría a los trabajadores obtener al menos $35,000 al año.

Esta propuesta de legislación aumentaría el salario en promedio a $22.50 por hora, que ahora es tan bajo como $12 en algunas partes del estado. 

Medicaid
600,000 vacantes de atención domiciliaria se proyecta existirán en NY en el 2026. (Foto: Getty Images)

Consenso legislativo, pero…

“Hay un amplio consenso en los legisladores estatales para la aprobación de este anteproyecto y que sea incluido en el presupuesto de Nueva York como una prioridad. Estamos frente a un acto de justicia a favor de un grupo de trabajadores, de los cuales el 91% son mujeres y el 77% personas de color”, dijo Michaelle Solages quien dirige a este grupo de asambleístas.

El caucus de legisladores afroamericanos, puertorriqueños, hispano y asiáticos de Nueva York es un cuerpo de 68 miembros de la Asamblea Estatal que representan a una cuarta parte de los residentes en todo el estado, incluyendo Long Island y los cinco condados de la Gran Manzana.

Aún con el apoyo absoluto de este grupo y de la mayoría de ambas cámaras, para que esta ley pase en Albany antes del verano, la expectativa de mejorar el salario mínimo para los asistentes de salud en el hogar, dependería de inmediato de fondos federales y los años siguientes provendrían de fuentes estatales, aún no del todo definidas.

En este sentido, los patrocinantes y voceros de organizaciones que impulsan este anteproyecto aseguran que en principio la gobernadora Kathy Hochul no incluyó fondos específicos para esta iniciativa de ley en su propuesta de presupuesto ejecutivo del 2023.

El único financiamiento que se incluyó preliminarmente para los trabajadores de atención domiciliaria fue un bono único de hasta $3,000, el cual se pagaría a los empleados que permanecieran en el trabajo durante al menos un año. 

La mandataria estatal presupuestó $1,200 millones en el año fiscal 2023 para estas bonificaciones especiales, que también estarían disponibles para otros tipos de trabajadores de atención médica de primera línea.

A pesar de la propuesta inicial de Hochul, un creciente grupo de legisladores aseguran que están negociando e insistiendo para que este anteproyecto no solo sea aprobado, sino que esté claramente en el renglón de inversiones en el presupuesto de Nueva York.

Un portavoz de la oficina de la gobernadora aseguró a El Diario que “es obvio que para la mandataria siempre ha sido una prioridad la justicia laboral de los más vulnerables, apenas se inician las negociaciones de uno de los presupuestos que será uno de los más inclusivos en la historia en Nueva York“.

NY envejece

El asambleísta de El Bronx, Kenny Burgos, compartió en una asamblea virtual en donde participaron una docena de asambleístas, que durante la pandemia pudo observar escenas dolorosas de ancianos discapacitados, que sufrieron la falta de ayuda por la creciente escasez de esta fuerza laboral que abandonan el sector por lo “pírrico” de sus salarios.

“Cuando me preguntan cuáles son los principales problemas de nuestras comunidades hispanas, yo siempre coloco como una prioridad que hay una población que está envejeciendo. Y si no tomamos medidas tendrán muchas dificultades para contar con cuidados de calidad. Aprobar esta ley e incluirla en el presupuesto, es una acto de justicia”, refirió el legislador.

En efecto, se prevé que la población de más de 65 años de Nueva York crezca un 25% en los próximos 20 años, se prevé a la vez que por los bajos salarios la escasez de mano de obra aumente exponencialmente.

El grupo de asambleístas y senadores que anuncian que no desmayarán en aprobar esta medida en los próximos meses, argumenta que Nueva York tendrá más de 600, 000 vacantes de trabajo de atención domiciliaria para 2026. 

“Estamos muy entusiasmados en que en cualquier momento vamos a celebrar este logro, que será finalmente el de miles de mujeres inmigrantes. Vienen de la República Dominicana, de países latinoamericanos y en gran parte de nuestras comunidades negras y latinas. No se equivoquen, estos trabajadores tienen una importancia inimaginable.”, subrayó el senador Luis Sepúlveda, representante de El Bronx.

Es una inversión, no un gasto

Los cálculos de los propulsores de este anteproyecto de ley Racheal May y el presidente del Comité de Salud de la Asamblea Richard Gottfried, es que más que un gasto se trata de un inversión anual de aproximadamente $5,000 millones por año.

“Pero el retorno de esa inversión es aproximadamente el doble, porque muchos de estos trabajadores saldrán de la asistencia pública y las personas no irán a hogares de ancianos, lo cual es muy costoso en el presupuesto de Medicaid”, razonó May a medios locales.

El otro argumento, es que si el aumento salarial atrae a suficientes asistentes de salud en el hogar, los miembros de la familia que han tenido que quedarse en casa para cuidar a sus seres queridos, podrán volver a trabajar.

El tema del Medicaid

Gran parte de la atención domiciliaria en el estado de Nueva York está financiada por el programa Medicaid, que brinda seguro médico a personas discapacitadas o con bajos ingresos. 

Bajo este esquema, el dinero se transferiría del estado a los planes de salud individuales de Medicaid y luego a las agencias de personal de atención domiciliaria, que a su vez pagan a sus trabajadores para que vayan a los hogares de las personas.

Después de que Nueva York aumentó el salario mínimo en 2016, el estado comenzó a pagar más a los planes de Medicaid para cubrir los mayores costos.

Pero los empleadores de atención domiciliaria dicen que los planes de Medicaid, que están a cargo de entidades privadas, no siempre han transferido esos fondos. Y los empleadores padecen las consecuencias al seguir recibiendo salarios que califican de “de hambre”.

Por lo menos ese es el testimonio de la mexicana Carmela Rodríguez, residente de Brooklyn y quien asegura “ama ayudar a los ancianos”, pero tomó la dura decisión la pasada Navidad de abandonar el trabajo en estas agencias.

“Saqué mis cuentas y lamentablemente trabajando cerca de mi casa en un centro de comida rápida, gano lo mismo, con menos responsabilidades y ahorrándome el pago del tren. La agencia para la cual trabajaba siempre tenía problemas financieros, siempre habían excusas para no pagarme lo justo“, compartió la poblana quien estuvo en este sector por 12 años.

Los defensores dicen que este es un problema que ya tomaron en cuenta. La iniciativa legal que tiene todas las posibilidades de aprobarse antes del verano, requeriría que el Departamento de Salud del Estado de Nueva York (NYDOH) establezca una cantidad mínima que los planes de Medicaid deben reembolsar a las agencias de atención domiciliaria por sus servicios.

¿En qué consiste el paquete legislativo?

  • Anteproyecto (A6329/S5374) propuesto por la senadora estatal Rachel May,  ordena llevar los salarios de los trabajadores de atención domiciliaria 150% por encima del salario mínimo de cada condado, subrayando que este trabajo es un trabajo esencial altamente calificado que merece más que el mínimo legal.
  •  Legislaciones  A10451 y S8361 las cuales requieren que las compañías de seguros privadas reembolsen el costo del equipo de protección personal para las agencias de atención domiciliaria.
  • Anteproyecto S4222 que financia el Fondo de Innovación de Empleos de Atención Domiciliaria para determinar formas innovadoras de mejorar la calidad del trabajo en el sector de atención domiciliaria y mejorar el reclutamiento y la retención de esta fuerza laboral.

Una fuerza inmigrante:

  • 38% de los auxiliares domiciliarios de personas de la tercera edad en NY son hispanos / latinos, el 27% negros (no hispanos) y el 18% asiáticos.
  • 25,000 nuevos puestos de trabajo en este sector impulsaría la aprobación y puesta en práctica de esta legislación durante la próxima década.
  • 180,000 nuevos empleos para personas de color generaría la Ley de Pago Justo por Cuidado en el Hogar.
  • 351,000 personas que pertenecen a este sector recibirían mejoras salariales.
  • 85% de las agencias que ofrecen estos servicios en NY, apenas pueden operar. De manera exponencial, están sufriendo una dramática escasez de personal.