Contralor de NYC denuncia que la Ciudad gasta $500,000 por cada preso y crisis e inseguridad siguen disparadas en las cárceles

Un reporte, que coincidió con la audiencia en el Concejo Municipal para analizar el presupuesto de prisiones, señala que los más de $1,250 millones anuales no han conducido a mejoras y hay un gasto en personal que no acude a trabajar

Una protesta exigió contener la "crisis humanitaria" en Rikers en enero 2022.
Una protesta exigió contener la "crisis humanitaria" en Rikers en enero 2022.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

La meta del sistema carcelario es que los reclusos paguen por sus delitos, privados de su libertad en ambientes seguros, pero al mismo tiempo que se rehabiliten con servicios y programas de ayuda para reintegrarse a la sociedad como ciudadanos útiles, cuando terminen de purgar sus condenas. Pero esto en la Ciudad de Nueva York, donde mantener encarcelado a cada prisionero cuesta más de $500,000 anuales, no se está cumpliendo: Demasiada inversión y pocos beneficios.

Así lo denunció un reporte de la Oficina del Contralor Municipal, Brad Lander, publicado este miércoles, donde se muestra con números en mano, que pese a la millonaria inversión anual de más de $1,250 millones, que se desembolsan a las cárceles, la Ciudad y el Departamento de Correccionales de Nueva York (DOC) siguen fallando en su labor y están lejos de mostrar resultados favorables.

El Contralor destacó que el Departamento de Correccionales continúa sumido en una grave crisis, pues los servicios y la seguridad en penales como Rikers Island, bautizada como “la isla de la tortura y la violencia”, donde ya han muerto tres presos este 2022, se han deteriorado.

El análisis del presupuesto carcelario en la Ciudad de Nueva York, concluyó que la realidad de los penales está caracterizada actualmente por elevados gastos, personal que se ausenta de manera continua bajo múltiples excusas y tasas de violencia disparadas, por lo que urge a que se adopten medidas inmediatas para cambiar esa película.

El primer paso que sugiere el reporte del Contralor es reducir la población carcelaria de la ciudad de Nueva York en más del 40% para poder cerrar pronto el penal de Rikers Island, que tiene como fecha de clausura en el plan municipal para el 2027, fecha que defensores de los reclusos y líderes políticos consideran demasiado lejana.

El reporte de Lander, salió a la luz justo antes de la audiencia pública que tuvo el Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York este miércoles para analizar el presupuesto del Departamento de Correccionales.
Allí, Lander destacó con preocupación que los vertiginosos costos de medio millón de dólares anuales que acarrea tener tras las rejas a cada preso en la Gran Manzana, son cuatro veces más que el gasto que se hacía hace 10 años y el panorama penitenciario luce muy alarmante.

Lander mencionó que a pesar de que los recursos para los penales cada vez son mayores, por lo menos 19 personas han muerto bajo custodia de los guardianes desde principios del 2021, uno de ellos, apenas el fin de semana pasado, y las llamadas de ausencia a trabajar del personal penitenciario se dispararon en 27% a principios del año fiscal 2022, lo que acarreó más gastos.

“La ciudad de Nueva York gasta mucho más por persona detenida que otros sistemas penitenciarios del país, pero el Departamento de Correccionales (DOC) sistemáticamente no logra mantener seguras a las personas encarceladas y a su propio personal”, dijo el contralor Lander instando a que no se aumente el presupuesto a las prisiones.

El DOC gasta medio millón de dólares al año por persona, pero ni siquiera puede mantenerlos con vida: 19 personas han muerto bajo custodia en los últimos 15 meses. La agencia no puede mantener su casa en orden cuando paga a casi un tercio de su personal para que no trabaje. El Departamento de Correccionales no necesita más recursos, necesita una reforma fundamental”, agregó el funcionario.

Ausentismo de los guardias incrementa gastos

Sobre el incremento de gastos por el ausentismo de miembros del personal carcelario, el reporte señaló que se espera que el presupuesto del DOC aumente en el año en curso. A pesar de que la ciudad adoptó una reducción del 6% para el año fiscal 2022 en junio pasado, las revisiones elevaron el pronóstico para el año actual hasta $1,340 millones, es decir un 7% más, pues en los primeros siete meses del año fiscal 2022, las horas extra de los guardias del DOC sumaron $132 millones, un 71 % más que los niveles previos a la pandemia.

Sobre los pagos por horas extra de los guardias, el reporte detalló que superarán las suposiciones actuales de la Ciudad en $67 millones en el año fiscal 2022 y $49 millones en el año fiscal 2023.

“Los indicadores de violencia carcelaria aumentaron durante el último año: Ha aumentado la violencia por, entre y contra las personas detenidas. El número absoluto de cortadas y apuñalamientos se ha más que triplicado para el año fiscal 2022 hasta la fecha, aumentando a 317 en los primeros ocho meses del año fiscal 2022, frente a 97 en el mismo período del año fiscal anterior”, resaltó el informe. “La tasa de incidentes y denuncias de uso de la fuerza en el cuarto trimestre del año fiscal 2021, ajustada por la población carcelaria, aumentó un 81 % desde 2019”.

El documento mencionó también que el acceso de los presos a servicios médicos y las citas judiciales es otra de las graves falencias del sistema carcelario en la Gran Manzana.

El reporte de la Oficina del Contralor también recordó que el Departamento de Correccionales no solo está bajo la Lista de Vigilancia suya sino también bajo un monitor federal desde 2015, y mencionó que sus datos concluyen que la crisis declarada en 2021 por el saliente alcalde Bill de Blasio continúa bajo la Administración del alcalde Eric Adams.

Tras conocer el reporte del Contralor, el Departamento de Correccionales de la Ciudad de Nueva York (DOC) aseguró que, tanto esa agencia como la Administración Municipal admiten que el sistema carcelario requiere cambios urgentes, pero argumentó que no se puede plantear el asunto de costos de encarcelamiento por cada recluso de la manera en que lo plantea el informe.

Estamos de acuerdo en que nuestro sistema penitenciario necesita reforma y reestructuración para mejorar la eficiencia y la seguridad y estamos comprometidos con esa misión, pero simplemente dividir el gasto por la población diaria promedio, no tiene en cuenta una variedad de inversiones y circunstancias únicas de las cárceles de la ciudad de Nueva York”, aseguró un vocero del DOC. “Estos incluyen una respuesta robusta al COVID, que ha mantenido nuestros costos mucho más bajos que otras cárceles, albergue especializado de acuerdo con las necesidades individualizadas de las que carecen otros sistemas y una ciudad con un costo de vida muy alto”.

Detalles del reporte del Contralor sobre la crisis carcelaria en NYC

  • 5,700 es la población carcelaria actual en la ciudad de Nueva York
  • 4,000 fue la población presa en NYC en medio de la pandemia, la más baja desde 1946
  • 50% y más ha aumentado la población carcelaria en el último año
  • $500,000 en promedio anual cuesta tener un preso en las cárceles de NYC
  • 11% ha sido la reducción del gasto del Departamento de Correccionales de NYC entre 2018 y 2021
  • $1,400 millones gastó esa agencia en el año fiscal 2018
  • $1,250 millones gastó en el año fiscal 2021
  • 6% fue la reducción del presupuesto para las cárceles en el año fiscal 2022
  • $1,230 millones para el próximo año fiscal es el presupuesto preliminar propuesto por la Ciudad
  • $1,340 millones sería el presupuesto estimado gastado según la oficina del Contralor
  • 7% sería el aumento para el año fiscal 2023 pese a que hay menos presos
  • $44 millones se destinarían en ayuda de emergencia para las instalaciones de Rikers Island
  • $15 millones serían para evaluar al personal que se ausenta por enfermedad
  • $52 millones serían para ajustes al alza en los costos de personal
  • 4 nuevas cárceles que se levantarán en cada uno de los condados, con excepción de Staten Island
  • $2,000 millones será el costo de cada cárcel
  • $8.100 millones será la inversión hasta el año fiscal 2028 en las nuevas instalaciones
  • 3,300 reclusos será la capacidad de las 4 cárceles nuevas
  • 2,400 reclusos menos que la población diaria actual podrán albergar esos penales tras cierre de Rikers