Primos menores de edad mueren baleados mientras jugaban con arma durante transmisión en vivo desde fiesta de cumpleaños en Missouri

Kuaron Harvey, de 14 años, y Paris Harvey, de 12, estaban haciendo un vivo en Instagram a eso de las 2 a.m. del viernes cuando se reportó la tragedia

Las armas de fuego pueden ser sumamente peligrosas.
Las armas de fuego pueden ser sumamente peligrosas.
Foto: Karolina Grabowska / Pexels

Unos primos murieron en medio de una transmisión en vivo mientras jugaban con un arma en una fiesta de cumpleaños en Missouri.

La cadena CBS News reportó que Kuaron Harvey, de 14 años, y Paris Harvey, de 12, estaban haciendo un vivo en Instagram a eso de las 2 a.m. del viernes cuando la jovencita disparó sin querer a su pariente, lo que alegadamente llevó a que se disparara.

Aunque la Policía clasificó el incidente como un asesinato-suicidio, la familia de los menores asegura que fue un accidente.

“No fue asesinato. No fue un suicidio”, dijo la madre de Paris Shinise Harvey a St. Louis Post-Dispatch. “Fue un accidente raro. Pasó”, insistió la progenitora.

La mujer dijo que familiares que vieron el video indicaron que los menores intentaban estar a la moda cuando ocurrió el tiroteo.

Los adolescentes fueron hallados inconscientes a eso de las 2:07 a.m., y, posteriormente, pronunciados muertos en la escena.

“No fue una situación en la que ellos estaban argumentando o algo así”, planteó por su parte la abuela de la muchacha, Susan Dyson, a la televisora. “Ellos estaban jugando con un arma cuando no se suponía que estuvieran haciendo eso. Por supuesto, que no debían estar haciendo eso”, agregó.

“Yo pienso que simplemente se activó”, añádió Dyson. “Se activó por error”.

No está claro quién era propietario del arma y cómo los menores se apropiaron del artefacto.

La abuela declaró que las víctimas estaban en una fiesta de cumpleaños de miembros más pequeños de la familia cuando se metieron al baño para compartir una transmisión desde allí.

Los fallecidos eran como hermanos, y, cuando se juntaban, hacían videos juntos, entonaban canciones de música urbana y hacían bromas.

La policía de St. Louis mantienen abierta la investigación del caso.