El Concejo analiza impacto del COVID en salud de inmigrantes y exige a Albany aprobar seguro médico para indocumentados

Funcionarios de la Ciudad respondieron por los planes de cuidado médico que existen actualmente, y junto a legisladores instaron al Estado a aprobar la ley de seguro médico para todos

Concejo Municipal exige a Albany aprobar ley de cobertura de salud para todos
Concejo Municipal exige a Albany aprobar ley de cobertura de salud para todos
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

La pandemia del COVID-19 no solamente dejó en la ciudad de Nueva York millonarias pérdidas económicas, el cierre de cientos de negocios que no volvieron a abrir, la muerte, hasta el momento, de más de 40,155 personas y 2,343,573 contagios de los cuales muchos son latinos, sino que puso sobre la mesa la vulnerabilidad que la comunidad inmigrante tiene en asuntos de salud. Están más desprotegidos que otros grupos de neoyorquinos, porque durante años no han podido acceder a cuidado médico de calidad y bajo costo, como lo evidenció el coronavirus.

Así quedó claro nuevamente este lunes durante una audiencia pública en el Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York, en la cual funcionarios de la Administración del alcalde Eric Adams fueron llamados a rendir cuentas sobre lo que se está haciendo en los cinco condados para garantizar que más inmigrantes puedan acceder a servicios de salud y salieron bien librados.

Los Comités de Inmigración, Salud, Hospitales y el Subcomité de Recuperación y Resiliencia del COVID, se unieron para analizar el impacto de la pandemia en la salud de los neoyorquinos inmigrantes e instaron a que la Ciudad, pero principalmente el Estado y el Gobierno federal, no dejen abandonados a los indocumentados en el acceso a cuidados médicos.

“Los inmigrantes son la columna vertebral de la ciudad, no solamente por la contribución a la economía, al pago de impuestos y a la fuerza laboral, sino que representan todo lo que Nueva York está supuesto a ser, pero por décadas hemos visto una crónica falta de equidad”, aseguró Lynn Schulman, presidenta del Comité de Salud del órgano legislativo municipal, quien agregó que urgen acciones e inversiones inmediatas.

“Los inmigrantes están más propensos a vivir en pobreza, a tener baja educación y no tener seguro, lo que innegablemente se ha exacerbado por la pandemia del COVID en niveles más altos de exposición y pobreza en su salud”, agregó la legisladora. “No podemos aceptar más estas condiciones de status quo, debemos hacer más para garantizar el acceso a salud para prevenir”

La concejal Mercedes Narcisse, presidenta del Comité de Hospitales, criticó que Albany haya dejado por fuera de las leyes aprobadas en el presupuesto para el próximo año fiscal, el proyecto de ley de Cobertura de Salud para Todos, que beneficiaría a miles de inmigrantes sin papeles, que debido a su estatus migratorio no pueden adquirir pólizas de seguro.

“La necesidad es grande, y sabiendo que la pandemia ha tenido un impacto mucho más grande en nuestras comunidades de inmigrantes y ha exacerbado las inequidades, el seguro de salud es un derecho”, comentó la concejal. “Por eso queremos hacer un llamado al Estado, para que provea servicios de cobertura básicos en un programa de salud“.

La líder política de origen inmigrante, quien por años trabajó en la industria de la salud, manifestó que incluso, aunque el programa de atención médica de la Ciudad de Nueva York, conocido como “NYC care”, que desde el 2019 ha logrado registrar a más de 110,000 inmigrantes, ha sido un salvavidas para muchos, no es suficiente.

Pobres e inmigrantes los más afectados

Torian Easterling, comisionado asesor de la Oficina de Equidad del Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York (DOHMH), reconoció que a pesar de la labor titánica que el programa NYC Care ha hecho para ofrecer ayuda médica a neoyorquinos indocumentados, ello no es un seguro médico y hace falta mucho por hacer para garantizar que todos los neoyorquinos estén protegidos en su salud.

“Esta pandemia particularmente afectó de manera desproporcionada a las comunidades pobres e inmigrantes, y es esencial que haya más herramientas disponibles y accesibles para todos los neoyorquinos, sin importar su estatus migratorio”, dijo el funcionario, quien destacó que como parte del compromiso de la Ciudad para que más personas se sumen al NYC Care, se ha hecho un trabajo de traducción en más de 26 idiomas.

Easterling insistió en la necesidad de que Albany el Gobierno federal presten más ayuda a la salud de las comunidades inmigrantes, y advirtió que tras el impacto del COVID, la Ciudad ha centrado esfuerzos en los 33 vecindarios de la Gran Manzana que presentaron mayor impacto con la pandemia, y entre otras cosas, ya han logrado que los niveles de vacunación sobrepasen el 70%. Sin embargo, insistió en que el camino es bastante largo y que la inmunización es la clave principal para poder hacerle frente al virus.

La siguiente meta es que los jóvenes menores de 17 se vacunen, porque todavía no llegamos a 60% de vacunados. Necesitamos hacer más por eso, y también para que la gente se ponga las dosis de refuerzo: tanto adultos y niños mayores, cuando corresponda”, dijo el funcionario. “Son grandes retos, pero estamos listos para seguir bajando (los no vacunados) 58 por ciento de los niños están vacunados, pero solo el 40% ha recibido la dosis de refuerzo, y es algo que debemos hacer ahora”.

“Todos merecen cuidado de salud”

Manuel Castro, Comisionado de la Oficina de Asuntos de Inmigración de la Alcaldía (MOIA), se sumó también al llamado a que el Estado promueva la cobertura de salud para todos, y advirtió que no tener acceso a seguro médico causará una devastación en la comunidad inmigrante. Mientras tanto, instó a quienes no se han beneficiado del programa municipal de ayuda médica NYC Care, a que accedan a él, pues no solo no exige requisitos migratorios sino tampoco exige capacidad de pago si los pacientes no la tienen.

“Queremos asegurarnos de que más personas accedan a él en más idiomas; el objetivo es que haya más acceso a las comunidades y alcanzar a la mayor cantidad de personas, pero al mismo tiempo es importante que haya buena relación con el proveedor que los atiende, que entienda lo que necesitan. El idioma y la relación son vitales”, dijo Castro.

Y aunque el funcionario reconoció que ha habido un progreso enorme en asuntos de salud, porque antes las opciones eran limitadas y muy costosas, Castro reiteró que la pandemia dejó ver que hay que dar más pasos hacia adelante.

“Estas barreras se exacerbaron en la pandemia desproporcionadamente en comunidades inmigrantes; hay que reconocer el cuidado de salud como un derecho humano. La visión del alcalde Eric Adams es clara: todos los neoyorquinos, sin importar su estatus y pago, merecen cuidado de salud”, dijo el Comisionado de MOIA.

Al final de la audiencia, los comités del Concejo Municipal que promovieron la diligencia, coincidieron en que la Ciudad está haciendo un gran esfuerzo con el programa NYC Care para promover la salud de los inmigrantes, pero, a través de una resolución, están urgiendo a la Legislatura y a la Gobernadora Hochul a que aprueben y firmen la ley que brinda cobertura de servicios de atención médica bajo el programa básico de salud a personas cuyo estatus migratorio las hace inelegibles para participación financiera federal, que por ahora está en el tintero.

Cobertura de salud a inmigrantes en NYC

  • 110,000 inmigrantes sin papeles y neoyorquinos de bajos recursos están recibiendo atención médica con el programa NYC Care, que no es un seguro médico.
  • 75% de ellos han usado servicios de médicos primarios.
  • 70% de los usuarios del NYC Care no usan el inglés como idioma principal.
  • 58% son trabajadores esenciales.
  • $300,000 se han invertido en servicios de traducción del programa.
  • 150,000 inmigrantes sin papeles en todo el estado se estima no tienen ningún acceso a servicios de salud.
  • El Estado no aprobó todavía seguro médico para todos, sin importar estatus migratorio.
  • Mayores de 65 años pueden recibir Medicaid del Estado y embarazadas servicios post-parto por un año.