Líderes hispanos del Concejo inconformes con ideas iniciales del presupuesto 2023 del Alcalde Adams: Empujan más fondos para educación y salud de la minorías

Este martes el mandatario municipal presentará los detalles de su plan de inversión para los próximos meses, pero desde ya hay presiones por más recursos para algunos programas sociales

La concejal puertorriqueña, Alexa Avilés, defiende más recursos para las escuelas de vecindarios como Sunset Park.
La concejal puertorriqueña, Alexa Avilés, defiende más recursos para las escuelas de vecindarios como Sunset Park.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

¿En dónde el presupuesto del año fiscal 2023 de la ciudad de Nueva York, calculado en $98.500 millones, pondrá más su acento en esta era de recuperación postpandémica y de guerra contra la violencia criminal? ¿Qué deben esperar las comunidades hispanas y la clase trabajadora de este plan de inversión que el alcalde Eric Adams terminará de presentar este martes?

La respuesta a las anteriores interrogantes son muy complicadas. Pero en principio, portavoces de varias comisiones del nuevo Concejo Municipal, que deberán aprobar a más tardar en junio este presupuesto, no han dado el visto bueno a las ideas preliminares del Alcalde. La queja general es que se debe invertir más en programas de salud mental para los más jóvenes, en atención médica, viviendas asequibles, oportunidades educativas y programas de prevención de violencia en los vecindarios más afectados por el COVID-19.

“Estaremos impulsando y defendiendo un plan de inversión para asegurar una recuperación más sólida, justa y equitativa en los cinco condados, en comunidades históricamente olvidadas”, indicó la presidenta del Concejo, Adrienne Adams, al dar a conocer la visión general de 26 comisiones que analizaron las ideas genéricas presupuestarias del Alcalde, presentadas el pasado mes de febrero y cuyos planes más específicos serán expuestos este martes.

En este sentido, la Gran Manzana entra en el tercer año de enfrentar la pandemia y arranca el primer año de un nuevo liderazgo en la Alcaldía y en el Concejo, lo cual enfrenta también varias visiones de cómo se deben abordar las secuelas dejadas por la crisis de salud pública en los vecindarios en donde vive la clase trabajadora. Y por otro lado, el angustiante estallido de la delincuencia.

Las observaciones detalladas de las diferentes comisiones presupuestarias apuntan a que el boceto inicial del Alcalde, no tomó en cuenta los riesgos inflacionarios que todavía están presentes por la crisis de suministros causada por la pandemia, la crisis energética planteada por la guerra en Ucrania y la presión financiera que en unos meses generará la discusión de nuevos salarios de los diferentes sindicatos de trabajadores de la administración municipal.

“Este es un presupuesto de reconstrucción y debemos cuidarnos que ninguna nueva emergencia ponga más en riesgo y fuera de esquemas de ayuda a nuestras comunidades de la clase trabajadora. Cualquier propuesta que no ponga a los más vulnerables de primeros en la fila, seguramente fracasará”, sostuvo la líder del Concejo, acompañada este lunes por un grupo de concejales del ala más progresista de los demócratas.

La presidenta del Concejo Municipal, Adrienne Adams asegura que desde esa cámara se reclamarán más recursos para las comunidades más afectadas por el COVID-19 (Foto: F. Martínez)

Latinos pelean por más fondos por sus comunidades

Entre los rostros del nuevo liderazgo hispano que pelean por más recursos para las comunidades más vulnerables, se estrena la concejal puertorriqueña, Alexa Avilés, quien representa al distrito 38 de Sunset Park en Brooklyn.

“Como es normal, se viene una danza con el Alcalde, porque hay visiones muy distintas de a dónde y cómo se debe invertir el presupuesto. Hay muchos temas de emergencia que nuestras comunidades hispanas, que son una clase trabajadora vital y esencial, no pueden esperar más”, subraya Avilés.

A juicio de esta nueva legisladora, que integra el grupo de 51 concejales de la Cámara Municipal, de los cuales 13 son de origen hispano, es momento de revisar una serie de programas sociales que han fracasado, para sustituirlos por otros que sean un “real puente” de calidad de vida para los más vulnerables.

“Observamos escuelas de 1,000 niños que tienen una sola trabajadora social. Es tiempo de aumentar fondos para contratar a más profesionales de este tipo que puedan ser el vínculo para que las comunidades progresen. En contraste, tenemos cada vez más inversión en la policía, quizás la mayor en todo el país”, acotó.

La concejal Avilés recuerda que como es natural existen muchas posturas diferentes y “batallas” sobre dónde se invertirá cada dólar, proveniente de las arcas de la Ciudad, pero también se divisa un consenso muy poderoso, en que el grueso de los recursos, debe tener como destino a los vecindarios más vulnerables.

“Creo que ha quedado claro que en este momento histórico es clave la inversión social en las comunidades de color, en la educación y la salud mental. Se trata de los grupos más pobres, pero también son el motor principal que mueve todos los hilos de los servicios vitales. Y eso lo vamos a pelear hasta el final”, sostuvo la concejal que representa a una de las localidades de más concentración de hispanos en la Gran Manzana.

En sintonía con el fortalecimiento de un plan de gastos e inversión municipal que dirija más la mirada a comunidades minoritarias e inmigrantes, se encuentra también la concejal de origen boricua, Marjorie Velázquez, quien representa al distrito 13 de El Bronx.

“Estas ideas de presupuesto deben tener otras observaciones de parte de nosotros que estamos cerca de nuestras comunidades. Por ejemplo, en nuestro caso estamos defendiendo fondos para que una clínica especializada en la mujer sea instalada en El Bronx. Y además robustecer en general los fondos para servicios en español y otros idiomas, especialmente en nuestras escuelas”, destacó Velázquez.

La concejal de El Bronx, Marjorie Velázquez puja por más recursos de salud para vecindarios del condado más pobre de la Gran Manzana. (Foto: F. Martínez)

Ahorro presupuestario en tiempos de crisis

A pesar de la pesada carga financiera causada por la crisis de salud pública y años de huecos fiscales, existe la expectativa de un crecimiento de los ingresos a las arcas de la Ciudad de por lo menos $726 millones en el año fiscal 2023, provenientes de los impuestos a la propiedad que se proyectan incluso más altos que la época pre pandémica.

En este presupuesto, el Alcalde cierra el agujero del déficit fiscal arrastrado por años por la Ciudad, ahorrando casi $3,000 millones para hacer frente a una economía de la ciudad desacelerada por la pandemia.

También se plantea un recorte de gastos de casi $2,000 millones que implica la eliminación de 3,200 puestos en lo que resta del año fiscal 22 y 7,000 en el año 2023.

Esto significa reducción de las plantillas de trabajadores municipales de por lo menos el 3% del personal en la mayoría de las agencias de la Ciudad.

El plan Adams cuyos detalles en cuanto a partidas presupuestarias se conocerán este martes, dirige más recursos al Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) para cumplir con su estrategia de seguridad ciudadana, lo cual distancia por completo de los planes de gastos aprobados por la Administración anterior que aplicaron un “tijerazo” a los fondos de la Uniformada.

El mandatario ofrecerá en un acto este martes en Brooklyn detalles de inversiones clave que a su criterio brindarán un “futuro vibrante” a todos los neoyorquinos.

“Hemos tomado medidas concretas para hacer que la Ciudad de Nueva York sea más segura y justa, impulsar una recuperación económica inclusiva y comenzar a construir una ciudad que funcione mejor para todas las comunidades”, ponderó.

En su boceto de inversión del 2023, Adams propuso inyectar más fondos a programas sociales que propicien la creación de más guarderías para garantizar la vuelta al trabajo de las madres, ayudar a las familias bajo el umbral de pobreza a financiar las Metrocard del Subway, propiciar el empleo juvenil y una serie de iniciativas de salud pública.

Anunció además que se invertirán $25 millones para el cuidado de niños a través del beneficio de la reducción de impuestos a los propietarios que modernicen espacios para nuevas guarderías. Igualmente se anunciaron $25 millones para ayudar a los padres a volver a trabajar con créditos fiscales para empresas que brindan cuidado infantil gratuito o subsidiado.

¿Cómo va el proceso para aprobar el plan de gastos e inversión 2022-23?

  • El alcalde Adams dio a conocer su presupuesto preliminar el 16 de febrero, describiendo los planes de gastos para cada agencia de la ciudad. 
  • El Concejo inició una serie de audiencias presupuestarias el 2 de marzo, con la participación de directores de agencias, grupos activistas y líderes comunitarios. 
  • El consenso general de los miembros del Concejo, durante 29 audiencias, fue que la propuesta del mandatario municipal era demasiado “austera” y no es suficiente para satisfacer las necesidades de la recuperación de la ciudad.
  • Este martes 26 de abril el Alcalde pronunciará un discurso en el histórico Kings Theatre de Brooklyn, donde presentará su versión final del presupuesto ejecutivo para el año fiscal 2023 y hará un balance de sus primeros 100 días en el cargo.
  • Durante el mes de mayo, el Concejo llevará a cabo otra serie de audiencias para analizar los detalles y sugerir cambios, un proceso que debería estar listo a mediados de junio, antes de su aprobación final.

¿Dónde quiere el Concejo más fondos?

  • $59 millones más para apoyar la expansión de toda la ciudad de programas de justicia restaurativa e interrupción de violencia.
  • $57,1 millones adicionales para ampliar aún más los programas de empleo juvenil.
  • $30 millones para brindar paridad salarial a los proveedores de educación especial de Pre-K.
  • $14 millones para ampliar salud mental, asesoramiento profesional y consejeros de orientación en las escuelas públicas.
  • $12 millones para contratar más docentes de inglés para  estudiantes que hablan otros idiomas, así como para los coordinadores comunitarios del Departamento de Educación de la Ciudad de Nueva York (DOE).
  • $61 millones en fondos para la emergencia de salud conductual del Programa de la División de Respuesta de Asistencia (B-HEARD)
  • $11.5 millones para aumentar el apoyo de salud mental y los servicios de extensión para personas sin hogar. 
  • $8.7 millones para expandir la capacidad de salud mental geriátrica.