Qué hacer si vive en Nueva York y está sufriendo por la escasez de leche en polvo para bebés

El Departamento de Salud recomienda a las familias consultar si su niño es elegible para ciertos beneficios del Estado. Recomiendan no comprar en medio de la desesperación productos en línea, ni hacer preparaciones caseras nutricionales

En gran parte de las grandes cadenas de farmacias de la Gran Manzana el inventario de estos productos nutricionales está en cero.
En gran parte de las grandes cadenas de farmacias de la Gran Manzana el inventario de estos productos nutricionales está en cero.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

El Departamento de Salud del Estado de Nueva York (DOH) ante la creciente escasez de fórmulas de alimentos infantiles, está reforzando los programas que permiten el acceso a las familias de programas nutricionales. A la vez, reiteró a los consumidores que no usen ciertos productos de la marca Abbott.

La Comisionada de Salud del Estado, la Dra. Mary T. Bassett, confirmó este viernes que los informes de escasez de fórmulas infantiles “son preocupantes”.

La desaparición de los anaqueles de estos alimentos para lactantes se elevó de 40% a 44% esta semana.

“Instamos a las familias de Nueva York a seguir nuestras recomendaciones: “Deben consultar a su pediatra u obstetra si es posible usar otra fórmula. Además todos los neoyorquinos deben visitar su centro local de la Oficina de Mujeres, Bebés y Niños del Estado de Nueva York o preevaluar con Wanda, el chatbot del DOH, para ver si su bebé es elegible para Beneficios de WIC”, refirió Bassett.

Asimismo las autoridades estatales advierten que las madres deben evitar a toda costa, comprar en medio de la desesperación, productos desconocidos por internet a empresas o personas que no conozcan. Tampoco se debe apelar a preparar bebidas caseras.

El llamado es además que cualquier decisión sobre un cambio nutricional, sea respaldada por un proveedor médico.

El Departamento de Salud del Estado de Nueva York advierte que la escasez sigue siendo elevada. (Foto: F. Martínez)

¿Por qué hay escasez?

El pasado 17 de febrero, la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. advirtió a los consumidores que no usaran ciertos productos de fórmula infantil en polvo de las marcas Similac, Alimentum y EleCare provenientes de una planta de Michigan, dirigida por Abbott Nutrition.

Esta acción se produjo luego que se vinculara la muerte de dos bebés y varias enfermedades reportadas por el consumo de estos alimentos.

A la vez esta compañía inició un retiro voluntario de ciertos productos, que impulsó en principio un 40% de desabastecimiento de polvos nutricionales, usados principalmente para la preparación de teteros. 

Desde entonces la FDA ha estado trabajando con Abbott y otros fabricantes para llevar productos seguros al mercado, pero la poca disponibilidad del producto y el alza de los precios tienen “de cabeza” a miles de madres neoyorquinas.

Mientras se resuelve esta traba en la cadena de este suministro, la gobernadora Kathy Hochul se comprometió a garantizar que todos los recién nacidos y niños tengan acceso al apoyo nutricional que necesitan para mantenerse saludables. 

“Insto a todos los padres y tutores a aprovechar estos recursos y mantenerse actualizados con información importante”.

Se pudo confirmar que no hay un solo caso reportado de problemas médicos de infantes en Nueva York, asociado con consumo de esta línea de productos nutricionales. Lo que si persiste son las quejas de los altos precios de las otras marcas disponibles.

Por ejemplo, la madre primeriza colombiana Sandra Guerrero, de 25 años, residente de Queens cuenta que su bebé, de cuatro meses, no usa ninguna de las marcas que fueron retiradas del mercado, pero que cuando quiso abastecerse la semana pasada ante los rumores, chocó con una realidad: su fórmula había aumentado $8 dólares.

“Estamos hablando de la misma leche en polvo y la misma marca. Ahora esto está escaso y caro. Afortunadamente yo tengo tiempo de amamantar“, acotó la inmigrante.

La Casa Blanca actúa

El mismo presidente Joe Biden ha puesto esta eventualidad en primer plano exigiendo a algunos de los principales fabricantes nacionales de leche en polvo para bebés que aumenten su producción.

El gobierno federal anunció que importará mayores cantidades de este producto ante la escasez sin precedentes.

El mandatario conversó con los directores ejecutivos de las empresas Mead Johnson y Gerber, que producen fórmula para lactantes, y con las cadenas minoristas Walmart y Target, informó en un amplio comunicado la Casa Blanca.

Recomendaciones del Departamento de Salud de NY:

  • Llame a su obstetra o ginecólogo, o al proveedor médico del bebé, para ver si tienen muestras en el consultorio o si pueden sugerir una fórmula similar que pueda estar disponible más fácilmente en las tiendas y que sea nutricionalmente similar para satisfacer las necesidades del bebé.
  • Cambie a otra marca o tipo que esté disponible, si lo recomienda el proveedor médico del bebé.
  • Comuníquese con la Oficina local de Mujeres, Bebés y Niños del Estado de Nueva York o haga una evaluación previa con Wanda, el chatbot del Departamento, para ver si el bebé es elegible para los beneficios de WIC.
  • Las familias con WIC deben consultar el sitio web de la Oficina de Mujeres, bebés y niños del estado de Nueva York para encontrar una lista de proveedores aprobados por WIC que puedan tener fórmula en existencia.
  • Visite tiendas pequeñas y farmacias que vendan fórmula. Es posible que desee llamar primero para ver si tienen fórmula en existencia.
  • Busque en línea las opciones disponibles, pero asegúrese de ordenar sólo a distribuidores y farmacias reconocidos. No compre fórmula en línea de personas que no conoce, en sitios de redes sociales, subastas en línea o en el extranjero.
  • Verifique el código de lote en la fórmula que ya tiene para asegurarse de que no haya sido retirada. No deseche la fórmula que no formaba parte del retiro del mercado, a menos que esté vencida.
  • Asegúrese de seguir las instrucciones de preparación y almacenamiento del fabricante de la fórmula.
  • No use fórmula para niños pequeños para alimentar a los bebés.
  • No diluya la fórmula, ni intente hacer fórmula infantil en casa.
  • Se alienta a las personas embarazadas a consultar con un proveedor acerca de amamantar a su bebé. El programa WIC del estado de Nueva York también brinda recursos y apoyo para la lactancia a las nuevas familias. Las familias que alimentan a un bebé con leche humana de una fuente que no sea la madre del bebé, sólo deben usar leche de una fuente que haya examinado a sus donantes de leche. Y haya tomado otras precauciones para garantizar la seguridad de su leche.
  • El Departamento comparte la recomendación de la FDA de que las familias no deben preparar fórmulas en casa y alienta a los cuidadores a trabajar con el proveedor de atención médica de sus hijos, para obtener recomendaciones sobre cómo cambiar las prácticas de alimentación, si es necesario.

¿Qué pasó con las fórmulas para bebés?

  • Cuatro niños, uno en Minnesota, uno en Texas y dos en Ohio, contrajeron infecciones bacterianas y dos murieron.
  • La FDA dijo que la bacteria Cronobacter sakazakii “puede haber contribuido a la causa de la muerte de ambos pacientes”.
  • Abbott dijo que su propia investigación concluyó que es poco probable que la fórmula infantil hecha en sus instalaciones de Sturgis, Michigan, sea la fuente de las infecciones. 
  • Este miércoles, Abbott dijo que podría reiniciar la producción en la instalación en dos semanas, con la autorización de la FDA.
  • El producto tardará de seis a ocho semanas en llegar a los estantes, una vez que la producción vuelva a estar en línea, aclaró Abbott.

El Dato:

1 de cada 4 madres amamanta exclusivamente a sus hijos hasta la edad de 6 meses, según los Centros Nacionales para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), dejando a la gran mayoría de los padres y cuidadores al menos parcialmente dependientes de la fórmula.