Exigen al Departamento de Correccionales de NYC que cumpla orden de atención médica a reclusos y plan de acción en Rikers

Tras la declaración de desacato al DOC y programa de reformas penitenciarias, tanto el Alcalde Adams como el Defensor del Pueblo y organizaciones defensoras de los presos coinciden en que urgen más acciones para resolver crisis en penales

Los acusados de la estafa eran guías penitenciarios.
Los acusados de la estafa eran guías penitenciarios.
Foto: AFP / Getty Images

Las cárceles de la Ciudad de Nueva York, entre ellas Rikers Island, nuevamente están en el ojo público, luego de que la Corte Suprema del Estado de Nueva York declarara en desacato al Departamento de Correccionales por no garantizar que los presos neoyorquinos tengan atención médica, obligando al DOC a pagar multas a quienes se les negó tratamiento médico, si no toman acciones de cumplimiento dentro de un plazo de 30 días.

Y mostrando que la Ciudad está dispuesta a mejorar, no solo esas fallas que internos han denunciado por años dentro del sistema penitenciario municipal, sino otras graves situaciones que ocurren en los penales, el Departamento de Correccionales de la Ciudad de Nueva York reveló un plan para reformar Rikers Island, a fin de evitar que haya un control federal de ese complejo carcelario.

La hoja de ruta del DOC contiene planes de seguridad, cambios en asuntos del personal y atención a los reclusos, al igual que la instalación de nuevas puertas de celdas y la reorganización de las estructuras de liderazgo para mejorar la rendición de cuentas del personal y procesos disciplinarios.

“Desde que asumimos el cargo y trabajamos con el equipo de monitoreo, hemos visto reducciones en el uso de la fuerza y agresiones al personal, mayores búsquedas de armas y contrabando, y menos oficiales con licencia por enfermedad, pero debemos ir mucho más allá”, aseguró el alcalde, Eric Adams. “Como deja en claro el plan, con el tiempo propuesto, tenemos una estrategia para desenredar agresivamente la disfunción que ha plagado a Rikers Island, y ponerlo en el camino de una reforma real y duradera. Sabemos que hay un trabajo mucho más difícil por hacer, y la Ciudad está comprometida a hacerlo”.

Tras hacerse públicos tanto el plan de reforma de Rikers Island, como el anuncio del alto tribunal sobre la atención médica que se debe garantizar para los reclusos, líderes de la Ciudad y defensores de los internos coincidieron en que todavía se necesita hacer más para resolver la crisis penitenciaria que reina en la Gran Manzana.

Así lo manifestó el Defensor del Pueblo, Jumaane Williams, quien a pesar de ver con buenos ojos el plan de acción propuesto por el Departamento de Correccionales, pidió que haya un compromiso real en su aplicación.

“Rikers Island se encuentra en un estado peligroso de crisis continua que exige una acción inmediata para proteger a las personas a ambos lados de las rejas. El Plan de Acción finalmente presentado por la Ciudad proporciona un marco, una base, que podría abordar algunos de los aspectos que contribuyen. Sin embargo, como señaló repetidamente el monitor federal, ese potencial se basa en lo hipotético”, dijo el funcionario. “Si la Ciudad realmente sigue adelante con una acción diligente y rápida y cumple las promesas del plan, las condiciones podrían mejorar y salvar vidas”.

El Defensor agregó que en el pasado ya se han visto promesas abandonadas sobre Rikers antes, y advirtió que estaran vigilando de cerca para garantizar que el plan se ponga en práctica, con servicios restaurativos.

Grupos defensores de los internos aplaudieron el anuncio de la Corte contra el DOC por no seguir la orden de la Corte Suprema de El Bronx, que requiría brindar acceso a servicios médicos básicos para los reclusos, y advirtieron que las multas pautadas de $100 por cada una de las más de 1,909 citas médicas perdidas desde el 11 de diciembre de 2021 hasta enero de 2022, y el pago en costos de abogados, no son suficiente.

“El Tribunal reconoció el flagrante incumplimiento continuo de la Ciudad de cumplir con su obligación de brindar a las personas encarceladas acceso oportuno a la atención médica. Esta falla ha causado un sufrimiento excesivo, lo que ha resultado en impactos duraderos en la salud e incluso en la muerte.

Esperamos que este fallo de desacato proporcione algún alivio a las personas a las que se les niega el acceso a la atención médica que necesitan desesperadamente”, aseguraron las organizaciones Legal Aid Society, Brooklyn Defender Services y Milbank LLP, en un comunicado conjunto.

“Pero nuestros clientes merecen mucho más. La orden responsabiliza a la Ciudad por sus notables fallas para garantizar la salud y la seguridad de las personas bajo su custodia. El DOC ha demostrado una y otra vez que carece de la capacidad y la voluntad de respetar los derechos humanos básicos. La única solución es la descarcelación”, insistieron en su misiva.