Viruela del mono: quiénes están más propensos a contraer la enfermedad

Como toda enfermedad, hay quienes son más propensos a desarrollar complicaciones en caso de contagiarse de la viruela del mono

Hay grupos de población que son más propensos a desarrollar una enfermedad grave de la viruela del mono.
Hay grupos de población que son más propensos a desarrollar una enfermedad grave de la viruela del mono.
Foto: Brian W.j. Mahy/Center for Disease Control and Prevention / EFE

De acuerdo a estadísticas de Our World in Data, se registran ya alrededor de 300 casos confirmados, en todo el mundo, de la llamada viruela del mono, una enfermedad que hasta hace no mucho era endémica del continente africano pero que ahora se ha extendido a otros 21 países.

La lucha por la pandemia del Covid-19 ha resultado sumamente agotadora pues esta se ha extendido a un poco más de 2 años, por lo que el brote de la viruela del mono genera una serie de dudas y hasta cierto punto temor de volver a la misma situación vivida con el coronavirus.

Una de las dudas que surgen respecto a la viruela del mono es saber quiénes son mucho más vulnerables de contraer la enfermedad. Los especialistas afirman que que la mayoría de los niños y adultos con sistemas inmunitarios sanos esquiven una enfermedad grave. Sin embargo, hay grupos que son considerados de alto riesgo.

El primer grupo son los bebés menores a los 6 meses debido a que sus defensas son menores no solo a esta sino al resto de enfermedades.

El segundo grupo son los adultos mayores, quienes son más propensos a sucumbir frente al virus de la viruela del mono, pero tienen un porcentaje de protección gracias a las vacunas contra la viruela que se pusieron hace décadas, según sugieren estudios.

También quienes corren riesgo de desarrollar una enfermedad más grave son aquellas personas inmunocomprometidas, es decir, aquellos que son VIH positivo, pacientes con cáncer, receptores de un trasplante de órganos y aquellos que estén tomando medicamentos inmunosupresores.

De igual manera, gente con afecciones de la piel, como el eczema y la dermatitis atópica, se asocian con infecciones más graves de la viruela del mono.

“En resumidas cuentas, incluso quienes fueron vacunados hace muchas décadas mantienen un nivel muy, pero muy alto de anticuerpos y la capacidad de neutralizar el virus”, comentó Luigi Ferrucci, director científico del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento. “Incluso si se vacunaron hace 50 años, esa protección debería seguir presente”, aseguró.

Respecto a esta situación, Anthony Fauci, el principal epidemiólogo del Gobierno de Estados Unidos y el máximo asesor sobre enfermedades infecciosas del gobierno de Joe Biden, aseguró que es razonable suponer que la mayoría de la gente vacunada sigue protegida, pero reconoció que “la durabilidad de la protección varía de persona a persona”.

Es por ello que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), recomiendan refuerzos de las vacunas contra la viruela cada 3 años, pero solo “para personas en riesgo de exposición por su ocupación”, mencionó en un comunicado David Daigle, vocero de la agencia.

“Hasta que sepamos más, seguiremos usando las reservas de vacunas disponibles para la gente que haya tenido un contacto cercano con casos conocidos y la gente con el mayor riesgo a estar expuesta por sus trabajos, como los profesionales de la salud que tratan a los pacientes con la viruela del mono”, destacó Daigle.

Te puede interesar:

* Además del Covid: Recomiendan uso de mascarilla para evitar contagios de viruela del mono
* 10 razones para ser optimistas y no preocuparse por la Viruela del mono
* Cuáles son las diferencias entre la Viruela convencional y la Viruela del mono