Crucé la frontera de Estados Unidos cuando era niño. DACA cambió mi vida.

Como beneficiario de DACA, he podido hacer cosas con las que solo podía soñar antes de que se introdujera la política

Luis Rey Ramirez, beneficiario de DACA.
Luis Rey Ramirez, beneficiario de DACA.
Foto: Cortesía

Hace diez años, la administración Obama anunció que las personas que llegaron a los Estados Unidos sin documentación cuando eran niños podían solicitar protección básica en su estatus migratorio. Desde entonces, cientos de miles de personas han recibido Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA). Sin DACA, estos jóvenes estarían atrapados en los márgenes de la vida estadounidense como inmigrantes indocumentados. Lo sé, porque soy uno de ellos.

En mi cumpleaños número 12 me desperté antes del amanecer y recogí mis pertenencias. Las calles de mi ciudad natal en el centro de México estaban tranquilas mientras mi mamá caminaba conmigo. Mi tío y yo partimos ese día para reunirnos con mi padre en la ciudad de Nueva York. Mientras caminábamos, mi abuelo nos saludó. Se despidió de mí y fue la última vez que lo vi.

El viaje duró dos semanas. Casi me secuestran en el desierto de Arizona cuando cruzamos la frontera en la oscuridad de la noche. Para un niño pequeño, fue una experiencia desgarradora, agravada por el choque cultural de un apartamento lleno de gente en el sur del Bronx y la inscripción en la escuela secundaria sin hablar nada de inglés.

En medio de las dificultades aún pude progresar. Mi papá me inscribió en clases adicionales y tomaba clases de inglés conmigo los fines de semana. Trabajando muchas horas en la construcción, me ayudó a ir a la universidad y me gradué como el mejor de mi clase.

A pesar de ese éxito, todavía era un extraño. Yo era un joven graduado universitario con esperanzas y ambiciones. Pero en el papel, yo no era nadie. La mayoría de los empleadores no me contratarían. No pude obtener una licencia de conducir o un pasaporte. No pude visitar a mi mamá y mi familia en México. Cualquier pequeño percance podría conducir al arresto y la deportación.

Luego se creó DACA en 2012. Cuando se aprobó mi solicitud, todo cambió. Dije: “Soy un ser humano aquí en este país ahora; No me sentía como antes”. The New York Times publicó la cita.

Como beneficiario de DACA, he podido hacer cosas con las que solo podía soñar antes de que se introdujera la política. Obtuve una Maestría en Administración Pública y trabajé en el gobierno ayudando a las personas a acceder a los mismos servicios que una vez me negaron. Eventualmente me convertí en ciudadano estadounidense y en 2020 voté para elegir a un presidente del país al que llamo hogar. Lo más importante, pude visitar a mi familia en México después de quince años y pasé tiempo con mis abuelos restantes en sus últimos días.

Los demócratas en el Congreso se comprometieron a reconstruir un futuro mejor para todas las comunidades. A pesar de esto, las comunidades de inmigrantes aún no han visto una acción sustancial ya que la Administración Biden ahora está en su segundo año en el cargo.

El presidente Biden se postuló con la promesa de un sistema de inmigración más humanitario. Se postuló en una plataforma de oponerse a las acciones de Trump, establecer nuestro sistema de asilo, proteger y expandir DACA y TPS, y ofrecer un camino a la ciudadanía para 11 millones de inmigrantes indocumentados. El presidente Biden ha deportado y expulsado a casi 1,8 millones de personas en su primer año en el cargo, a pesar de sus promesas de proteger a las comunidades de inmigrantes y poner fin a las deportaciones.

En todo el país, millones de inmigrantes indocumentados enfrentan encarcelamiento y deportación sin un camino hacia la ciudadanía, muchos de los cuales han arriesgado sus vidas como trabajadores esenciales para mantenernos seguros, nutridos y saludables durante esta pandemia. Con las deportaciones y expulsiones en aumento bajo la administración de Biden, el presidente Biden debe elegir entre ayudar a los estadounidenses y brindar un camino hacia la ciudadanía o dejar a millones susceptibles al Departamento de Seguridad Nacional.

Para cientos de miles de personas como yo, DACA cambió nuestras vidas para mejor. Nos dio una voz. Proporcionó un camino brillante para nosotros después de años en las sombras. Reconoció nuestro potencial para hacer una diferencia en este país, y lo hemos hecho. Pero todavía hay millones más de inmigrantes indocumentados que se han quedado atrás. Ellos también necesitan un camino a seguir. Con políticas positivas e innovadoras como DACA, no se sabe qué oportunidades se avecinan.

Luis Rey Ramirez, MPA, Baruch College, School of Public Affairs