Advierten posible dura alza de tarifas y recortes en servicios del metro ante crisis financiera de la MTA

El Contralor estatal DiNapoli presentó un reporte donde encendió las alarmas, mostrando que si no se adoptan medidas urgentes y mayor inversión, los ingresos de trenes y autobuses no serán suficientes para cubrir costos y operar de manera eficiente

Temen que aumenten tarifas en servicio de Metro de la Ciudad de Nueva York
Temen que aumenten tarifas en servicio de Metro de la Ciudad de Nueva York
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

Los ingresos que están entrando a la MTA (Autoridad Metropolitana de Transportes) por concepto de pago de pasajes siguen siendo escasos, debido a la reducción de usuarios en el metro y autobuses, tras la pandemia del COVID-19. Y si no se toman medidas urgentes para cerrar esa brecha, los millones de pasajeros que dependen del sistema de transporte público pronto podrían sufrir “las verdes y las maduras”, pues la prestación de un servicio de transporte seguro y confiable estaría en riesgo, al igual que impactos fuertes a los bolsillos de los pasajeros.

Así lo alertó este jueves el contralor estatal de Nueva York, Thomas P. DiNapoli, tras presentar un reporte, en el que encendió las alarmas, advirtiendo que el futuro de un buen servicio dependerá directamente de los ingresos y costos que tenga la MTA, y de la manera cómo esa agencia, manejada por el Estado y no por la Ciudad, intente cerrar esta brecha presupuestaria.

“La posibilidad de recortes en el servicio, aumentos de tarifas superiores a los planificados, reducciones en el personal o el mantenimiento y gastos de capital reducido, están en el horizonte sin contribuciones adicionales de los socios financieros de la MTA o aumentos sustanciales en el número de pasajeros”, vaticinó la Contraloría del Estado.

El informe hizo un llamado a que la MTA presente opciones para hacerle la curva al difícil panorama que se avecina y pidió que se pongan todas las alternativas sobre la mesa, de manera pública, para que todas las partes afectadas e involucradas las conozcan. Asimismo, manifestó que la MTA debe priorizar su plan de capital y determinar qué proyectos son más críticos y aumentar la flexibilidad presupuestaria.

La oficina del Contralor reconoció que el número de pasajeros que toman metro y autobuses en la Gran Manzana no se está recuperando como se esperaba, algo que ya ha dicho la agencia de transporte, dejando ingresos muy por debajo de los niveles previos a la pandemia en su radiografía, lo que no resulta sorprendente y que llevará a la MTA cada vez más cerca del borde del abismo financiero, hecho que estiman se agravará a medida que disminuya la ayuda federal.

“Las grandes brechas presupuestarias de la MTA se están evidenciando más a medida que la cantidad de pasajeros permanece muy por debajo de los niveles previos a la pandemia y se agota el alivio federal”, dijo el contralor DiNapoli, reiterando la urgencia de que hayan nuevos fondos de apoyo para que el servicio de transporte no se descarrile. De lo contrario, el horizonte luce más oscuro que un túnel del metro y los pasajeros serán los principales afectados.

“A menos que haya una afluencia adicional de ayuda municipal, estatal o federal, la MTA enfrenta opciones difíciles para cerrar sus brechas presupuestarias que afectarán a los pasajeros”, dijo el funcionario exigiendo que la MTA tenga claridad sobre lo que está planeando hacer para evitar que la crisis se salga de control.

La MTA necesita exponer lo que está en juego y explicar al público qué opciones está considerando para cerrar las brechas presupuestarias y cómo puede ajustarse a los bajos niveles continuos de pasajeros y cambiar el servicio para satisfacer los cambios en la demanda”, advirtió DiNapoli.

El reporte aclara sin embargo que aunque el número de pasajeros se mantiene muy por debajo de los niveles de 2019, “la MTA ha restaurado el servicio de metro y autobús para fomentar el número de pasajeros y la recuperación económica, pero debido a que los ingresos de la caja de pasajes de los pasajeros no se han recuperado tan bien como había anticipado la MTA, existen grandes brechas presupuestarias sin el uso de fondos federales”.

Con cifras en mano, el reporte explicó que en 2019, el dinero de tarifas que ingresaron cubrió el 51,1% de los costos operativos generales de la MTA y el 52,8% para la NYC Transit. Pero las cuentas hasta mayo del 2022 no cuadran nada bien, pues los pasajes de los usuarios cubrían solo el 31,9% de los gastos de funcionamiento, cuando la agencia de transporte estimaba que alcanzaría para el 40%, previsto en su presupuesto.

Temen dura alza de tarifas en el metro por crisis financiera en la MTA si no inyectan nuevos recursos

Y las próximas millas, de no haber cambios, siguen luciendo llenas de obstáculos, ya que el reporte halló que a partir de 2025, la MTA enfrentará más brechas presupuestarias.

“Ese año la MTA planea pedir prestado para cubrir un déficit planificado de $500 millones en sus costos operativos. Si bien el préstamo solo cubre uno o dos años de gastos, aumentará la carga de la deuda de la MTA y no se pagará hasta 2053″, advirtió la Oficina del Contralor. “Si la cantidad de pasajeros no regresa, esa brecha de $500 millones podría crecer e incluso duplicarse. Y después del 2025, los fondos federales se habrán agotado, lo que dará como resultado un déficit estructural de $2 mil millones o más”.

El informe concluyó reiterando que cualquier decisión que se adopte para nivelar los ingresos y los costos de la MTA afectará a los usuarios del metro, autobuses, la línea Metro-North y el Long Island Railroad. hecho que preocupa a pasajeros que toman el metro en la Gran Manzana a diario, como el hondureño Renato Mejorada.

El joven, quien trabaja en una tienda de Manhattan, teme que pronto la MTA salga con una “nueva sorpresita”, que impacte las finanzas de los más pobres.

“Me preocupa que ahora les de por subir las tarifas para que ellos puedan llenar el hueco de dinero que tienen, lo que nos ahorcaría todavía más a la clase trabajadora, que actualmente estamos con precios de comida más caros y rentas que van a subir”, dijo el centroamericano. “Lo que deberían hacer de una vez por todas es que el gobierno le de ese dinero faltante a la MTA para que los nivele en sus arcas, y así no nos suban los precios de la MetroCard. Eso es lo correcto”.

María Pabón se mostró también muy alarmada, pues confesó que sus gastos en este momento no resistirían un solo centavo de aumento en el transporte, ya que su cheque del seguro social no le alcanza.
“Si nos suben tarifas en la MetroCard lo que van a hacer es que ellos tengan menos pasajeros y nosotros no tengamos otra opción que colarnos o dejar de ir a citas importantes. Esto ya no aguanta más”, dijo la abuela colombiana, quien reveló que tiene tarjeta del metro de mitad de precio y aun así un alza más la “ahogaría”.

Danny Pearlstein, director de políticas y comunicaciones de la organización Riders Alliance, hizo un llamado a la Gobernación del Estado de Nueva York, que maneja la MTA, para que se meta la mano al bolsillo y desembolse más recursos que eviten que la crisis del metro y los autobuses se empeore.

“La gobernadora Hochul debe hacer una nueva inversión estratégica en el servicio frecuente para evitar que nuestro sistema de transporte público colapse. Con el número de pasajeros estancado en el 60% de los niveles de 2019, el transporte público debe ser mejor que antes de la pandemia para atraer a más neoyorquinos y visitantes”. abordar autobuses y trenes”, dijo el activista.

Pearlstein advirtió también la urgencia de que la Gobernadora Hochul destine fondos estatales para operar autobuses y trenes, al menos cada seis minutos, a todas horas del día, todos los días, a fin de que el transporte público sea más competitivo con otros modos de transporte y de paso haya más seguridad.
“La recuperación equitativa de Nueva York y la resiliencia climática dependen de la reactivación de nuestro sistema de transporte; simplemente reemplazar la menguante ayuda federal con otros ingresos no es suficiente”, insistió el defensor de los pasajeros.

La Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) respaldó los hallazgos presentados en el reporte de la Oficina del Contralor estatal y el llamado a mayores ingresos, pero manifestó que están trabajando en un plan que garantice que se siga brindando una buena prestación del servicio público y se mejoren sus finanzas.

“El informe de la Contraloría es consistente con lo que ha dicho la MTA desde que comenzó la pandemia: el transporte público es un servicio esencial para los neoyorquinos, y la MTA ha comenzado a trabajar con los tomadores de decisiones para desarrollar un plan que asegure la continuidad de un tránsito masivo fuerte en el período posterior a la pandemia de COVID”, dijo John McCarthy, jefe de relaciones externas de la MTA.

Al ser consultado sobre si están contemplando alzas de tarifas y reducción de servicios y recortes en la MTA, el funcionario fue tajante en advertir que hay que esperar hasta la próxima semana, cuando se desarrollen las reuniones de comité y de la Junta de la MTA, que entonces pudieran revelar más datos al respecto.

“La MTA tendrá más que decir sobre sus finanzas cuando el presupuesto preliminar de 2023 y el plan financiero de cuatro años se presenten a la Junta de la MTA en sus reuniones de julio”, afirmó el vocero de la MTA.

La Oficina de la Gobernadora Hochul no respondió si está o no en disposición de inyectarle más fondos a la MTA para evitar un choque en el sistema de transporte que impactaría a miles de pasajeros con incrementos o recortes.

La crisis financiera de la MTA en cifras según el reporte del Contralor

  • $500 millones es la brecha presupuestal que se estima para el 2025
  • $1,000 millones pudiera elevarse esa brecha, tras revisar proyecciones de pasajeros actual
  • $500 millones más podría perder la MTA por año
  • $1,000 millones en fondos anuales proyectados de la tarifa de congestión tampoco cerrarían completamente las brechas del presupuesto operativo
  • $2,000 millones o más en déficit estructural se prevé después de 2025 cuando los fondos federales ya no estén disponibles.
  • 40% de los viajes de transporte público de la nación representa el sistema de transporte público de Nueva York
  • 3,800 millones de viajes proporcionó la MTA en 2019 a través del metro, autobuses, y ferrocarril de cercanías.
  • $2,75 es el precio actual de cada viaje en el metro, pero se teme que deba subirse
  • 51,1% de los costos operativos generales de la MTA fueron cubiertos con las tarifas de los pasajeros en 2019
  • 31,9% de los gastos de funcionamiento están siendo cubiertos con los pasajes este 2022
  • 40% de costos cubiertos con pasajes era lo que para este año la MTA estimaba que alcanzaría
  • 20% casi de disminución de ingresos que cubran gastos es el saldo negativo en la MTA este 2022