La Ley de Registro beneficiaría a indocumentados y otros inmigrantes, confirma representante Espaillat

El representante demócrata Adriano Espaillat adelantó que el proyecto de Ley de Registro beneficiaría a otros inmigrantes, no solamente a indocumentados, incluyendo a quienes tienen permisos laborales y lleven viviendo más de siete años en EE.UU. sin récord criminal

El representante Adriano Espaillat, del Distrito 13 en Nueva York.
El representante Adriano Espaillat, del Distrito 13 en Nueva York.
Foto: David Dee Delgado / Getty Images

El representante Adriano Espaillat (Nueva York) confirmó que el proyecto de Ley de Registro que se presentó en la Cámara de Representantes beneficiaría a varios tipos de inmigrantes, no solamente a los indocumentados.

A pregunta expresa, el demócrata respondió positivamente sobre que no ciudadanos con visas de trabajo u otras protecciones migratorias que lleven más de siete años en Estados Unidos podrían aplicar por una ‘green card’ si la reforma logra avanzar en el Congreso.

“Sí podrían aplicar también, correcto, no aplica solamente para indocumentados”, dijo el representante por el Distrito 13 de Nueva York.

El cuestionamiento en el podcast ‘El Diario Sin Límites’ ocurrió debido a que en redes sociales varios inmigrantes que no son indocumentados expresaron preocupación sobre su situación, debido a retrasos en la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) sobre sus aplicaciones de Residencia Legal Permanente.

Estoy de acuerdo en que no deben […] las iniciativas, no deben ser para indocumentados, sino para personas que esperan mucho tiempo [para una ‘green card’]”, reconoció.

Espaillat confió en que el proyecto creado por la representante Zoe Lofgren (California) y apoyado por él y varios demócratas más logre un apoyo bipartidista, al señalar que la reforma se enfoca en la Ley de Ciudadanía de 1929, la cual ha sido modificada con apoyo de congresistas de ambos partidos, aunque el ambiente en Washington es distinto.

“El ambiente aquí en Washington se ha convertido más hostil y más partidario […] yo creo que hay un aspecto muy muy importante y es la economía […]”, consideró. “Entendemos que la economía necesita de inyección laboral y esas personas están aquí… y si es verdad que vamos a evadir una recesión o levantar la economía, yo creo que es difícil pensar que eso se va a lograr sin el trabajo de los inmigrantes”.

El proyecto de reforma es es sencillo, como los propios congresistas han descrito, ya que establecería que un inmigrante indocumentado que demuestre siete años viviendo en EE.UU. y sus contribuciones al país, además de no tener récord criminal, podría aplicar por la Residencia Legal Permanente, el primer paso para obtener la ciudadanía.

Un elemento importante es que no sería necesaria otra reforma, ya que la modificación planteada permitirá mantener vigente la Ley de Registro anualmente. Es decir, pensando en la ley comience a ser aplicada en 2023, un inmigrante que en 2024 sume sus siete años de estancia en EE.UU. podría apegarse a la norma.

El demócrata originario de República Dominicana ha hablado abiertamente de la oportunidad que significó para sí mismo obtener una ‘green card’ y luego la ciudadanía, por ello defiende esta causa.

Señaló que entre los republicanos hay quienes tienen una importante conexión con el sector agrícola y empresarial, lo cual podría dar un impulso a la reforma propuesta.

“Yo creo que es una buena iniciativa que probablemente tiene mejor oportunidad que otras, que una reforma migratoria aguda, muy detallada, sino que esto es un cambio muy técnico”, recordó.

El proyecto también es apoyado por Norma Torres (California), Grace Meng (Nueva York), Lou Correa (California) y Jesús “Chuy” García (Ilinois).

Espaillat confía en que el líder del Senado, Chuck Schumer (Nueva York), apoye el proyecto, pero adelantó que los patrocinadores podrían ser los senadores Dick Durbin (Illinois) o Bob Menéndez (Nueva Jersey), quienes no se han expresado al respecto.