Esta es la mejor manera de tratar el dolor de espalda

La medicación debe utilizarse junto con la fisioterapia, los regímenes de ejercicio y el tratamiento del proceso de la enfermedad degenerativa subyacente y la enfermedad médica.

Las personas de la tercera edad suelen padecer más dolores de espalda.
Las personas de la tercera edad suelen padecer más dolores de espalda.
Foto: Shutterstock

Un número cada vez mayor de personas que padecen dolor de espalda. Aunque los medicamentos son cruciales para el tratamiento del dolor, los pacientes geriátricos no pueden utilizarlos en exceso debido a la disminución de la función hepática y renal, las enfermedades comórbidas y la polifarmacia (el uso simultáneo de múltiples fármacos para tratar afecciones médicas).

Ahora, un estudio de revisión de la Universidad de Boston ha desvelado que el paracetamol es seguro en adultos mayores, pero los antiinflamatorios no esteroideos (ibuprofeno) son más efectivos para el dolor relacionado con la columna.

Además, los medicamentos para el dolor nervioso (gabapentina y pregabalina) se pueden usar en personas mayores, con precaución en cuanto a la dosis y la función renal. Los antidepresivos más nuevos (duloxetina) más que los más antiguos (nortriptilina) pueden ayudar con el dolor relacionado con la espalda, prestando atención a la posible sedación y mareos.

“Guía de medicamentos útil”

“La mayoría de las personas mayores experimentan dolor de cuello o de espalda baja en algún momento, lo suficientemente molesto como para ver a su médico. Nuestros hallazgos brindan una guía de medicamentos útil para que los médicos la usen para el dolor de columna en una población de mayor edad que puede tener un historial médico complejo”, ha explicado el autor Michael Perloff.

En definitiva, han observado que los analgésicos gabapentina y pregabalina pueden causar mareos o dificultad para caminar, pero pueden tener algún beneficio para el dolor de los nervios del cuello y la espalda (como la ciática) en adultos mayores. Deben usarse en dosis más bajas con ajustes de dosis más pequeños.

En el caso de algunos relajantes musculares, como carisoprodol, clorzoxazona, ciclobenzaprina, metaxalona, metocarbamol y orfenadrina, se evitan en adultos mayores debido al riesgo de sedación y caídas. Otros (tizanidina, baclofeno, dantroleno) pueden ser útiles para el dolor de cuello y espalda, con mayor evidencia para la tizanidina y el baclofeno. Estos deben usarse en dosis reducidas, evitando la tizanidina con enfermedad hepática y reduciendo la dosis de baclofeno con enfermedad renal.

Te puede interesar:

* El tipo de cáncer raro que tiene el dolor de espalda como principal síntoma
* 5 maneras de evitar el dolor de espalda cuando teletrabajas
* Qué ejercicios son efectivos para eliminar el dolor de espalda