El 23 tendrá que esperar al 2023: Rafael Nadal cae ante el local Frances Tiafoe en el US Open

Tiafoe cerró el camino de Nadal hacia su 23 torneo de Grand Slam en el último "grande" de la temporada. Ahora el estadounidense se verá las caras con Andrey Rublev en cuartos de final

Nadal reconoció que no alcanzó el nivel de juego suficiente en ningún momento del torneo.
Nadal reconoció que no alcanzó el nivel de juego suficiente en ningún momento del torneo.
Foto: Dino García / Impremedia

QUEENS, NY – Sorpresa mayúscula en el US Open. El estadounidense Frances Tiafoe, que nunca había ganado ni siquiera un set a Rafael Nadal, eliminó en octavos de final al español por 6-4, 4-6, 6-4 y 6-3 en tres horas y media en una tarde calurosa y húmeda en el estadio Arthur Ashe, que tuvo que cerrar el techo en el último set.

Tiafoe, 24 años, se enfrentará en cuartos de final al ruso Andrey Rublev, que superó con facilidad al británico Cameron Norrie por 6-4, 6-4 y 6-4.

“No sé lo que decir. Él es uno de los mejores de la historia. Yo he jugado un tenis increíble hoy, pero no sé realmente qué ha pasado”, dijo Tiafoe sobre la pista nada más terminar el partido.

Tiafoe volea de revés durante su partido contra Nadal. / Foto: Dino García, EL DIARIO NY

Pese a la derrota, Nadal aún puede terminar como número 1 del mundo el torneo. Depende de los resultados de su compatriota Carlos Alcaraz y del noruego Casper Ruud. Uno de los tres sustituirá a Daniil Medvedev el próximo lunes en la cabeza del ranking mundial. Si es Alcaraz, se convertirá en el número 1 más joven de la historia de la ATP, superando la marca del australiano Lleyton Hewitt, que lo logró en 2001 con 20 años, 8 meses y 23 días.

Nadal le desea lo mejor a Alcaraz “en lo personal”, pero dejó claro que prefiere ser él el número 1 cuando termine la semana: “No he visto a jugar a Carlos en el torneo. Pero si está en octavos es porque estará jugando bien y tiene opciones de ganar su primer torneo de Grand Slam y ser número 1… Si no es aquí, será más adelante”.

Nadal nunca encontró su juego

En los primeros compases Tiafoe y Nadal se tantearon desde el fondo de la pista sin tomar demasiados riesgos. Cada uno mantuvo su saque hasta sin bolas de break hasta el séptimo juego. Pero entonces Nadal, con varios errores no forzados, cedió un break point que le costaría su servicio. Tiafoe trabajó para consolidar el break, pero con dos aces –a 134 y 135 millas por hora– mantuvo su servicio para encaminar el set.

En el segundo parcial Nadal mejoró su primer saque, pero Tiafoe siguió dominando sus juegos al servicio, dándole profundidad a sus tiros y buscando las esquinas con éxito, a donde Nadal no podía llegar, un tanto pesado de piernas toda la tarde.

Con 4-4 en el marcador, Nadal cometió dos dobles faltas que llevaron al deuce, pero se agarró a su juego defensivo desde el fondo para mantener su servicio. En el siguiente juego, Tiafoe se despistó un instante, algo que contra un jugador que ha ganado 22 Grand Slams es letal: leyó mal una bola cruzada de Nadal que lamió la línea. Dos bolas de break para el español. En la segunda, doble falta de Tiafoe para entregar el set.

El tercer parcial mantuvo el discurso del anterior, con ambos tenistas negándose a ceder bolas de rotura gracias a buenos saques (un ace de Tiafoe alcanzó las 138 millas por hora) para dominar los puntos desde el fondo de la pista hasta el 3-3. Ahí Nadal, tras un largo intercambio, cedió el primer punto de break, que Tiafoe aprovechó de inmediato con un revés paralelo para poner el 4-3 en el luminoso.

Con 5-3 abajo y 15-0 a favor, Nadal se giró en un punto antes de que Tiafoe hiciera un smash fácil, un gesto impropio del español, que acostumbra a pelear cada punto, incluso aquéllos que están perdidos. El de Manacor mantuvo su saque, pero mostraba indicios de cansancio, no pudo devolver el break y vio cómo se escapaba la tercera manga.

El cuarto set arrancó de otra forma: Nadal tuvo que defender una bola de break y se vio uno de los puntos más vistosos del partido, con ambos corriendo de lado a lado, a la red y atrás, para levantar al público de sus asientos.

Nadal comenzó a celebrar los puntos con efusividad, saltando, gritando y lanzando el puño al aire. Necesitaba motivarse porque las sensaciones no le eran favorables. En su siguiente juego al saque, arriesgó hasta con el segundo servicio, con el que logró un ace. También cometió una doble falta, pero la apuesta le salió bien y mantuvo su saque con puntos de saque y mínimo gasto de energía para el 2-1.

En ese momento la lluvia amenazaba Queens y se cerró el techo del estadio. Tiafoe protestó por tener que sacar con el ruido de los paneles del techo moviéndose. ¿Se distrajo? Quizá por un minuto. En cualquier caso, cedió su servicio, pero devolvió el break de inmediato, algo que no había sucedido en todo el partido.

Nadal, cuatro veces campeón en Nueva York, tuvo sus opciones. Sacó con 3-1 para poner 4-1. Y con 3-2, 15-40, desaprovechó dos bolas de break sin ni siquiera atacar el segundo saque de Tiafoe. A continuación perdió su servicio, abriendo el camino al estadounidense al triunfo final.

Nadal y Tiafoe se saludan al final del partido. / Foto: Dino García, EL DIARIO NY

“Tengo que volver a casa. Tengo cosas mucho más importantes que el tenis que atender ahora mismo. Lo personal va por delante de lo profesional”, dijo Nadal, haciendo referencia al embarazo de su esposa, que se ha complicado hasta el punto de que ella ha tenido que ingresar en un hospital.

· Todo sobre el US Open