Hispano golpeó tanto a su sobrino que le amputaron una pierna: violencia doméstica en Nueva York

Un hispano admitió en la corte en Long Island (NY) haber golpeado tan severamente a sus dos sobrinos que a uno de ellos le amputaron una pierna. Fue detenido, pagó la fianza y huyó a Guatemala para evadir la justicia hasta ser extraditado

Patrulla policial del condado Suffolk, NY.
Patrulla policial del condado Suffolk, NY.
Foto: Dimitrios Kambouris / Getty Images

Carlos Ortega admitió en la corte en Long Island (NY) haber golpeado tan severamente a sus dos sobrinos que a uno de ellos le amputaron una pierna, y él huyó a Guatemala para evadir la justicia.

Ortega se declaró culpable el lunes de atacar brutalmente a dos de sus parientes con un tubo de metal y escapar luego a su país, dijo el fiscal de distrito del condado Suffolk, Raymond Tierney.

Según documentos judiciales, los sobrinos de Ortega se presentaron en su casa en Central Islip en agosto de 2018 para llevar a cenar a sus abuelos, que estaban de visita desde Guatemala. Pero el tío se enfureció tanto al verlos en su hogar que agarró un tubo de metal de su camioneta de trabajo y los persiguió, dijeron las autoridades.

Un sobrino, que en ese momento tenía 23 años, trató de escapar, pero Ortega le golpeó la pierna con el tubo varias veces. El segundo joven enfrentó a su tío y él lo aporreó en la cara con la misma pieza de metal.

Los jóvenes fueron tratados en Southside Hospital. El joven de 23 años fue golpeado tan brutalmente que tuvieron que amputarle la pierna.

Ortega fue arrestado y procesado en diciembre de 2018 e inmediatamente pagó la fianza, pero huyó a Guatemala a pesar de entregar su pasaporte a las autoridades.

Vivió como fugitivo en América Central hasta que fue capturado por alguaciles estadounidenses el 25 de febrero de este año. Ortega ha estado encarcelado desde entonces.

El sospechoso trató de justificar que actuó en defensa propia, pero imágenes de seguridad demostraron que atacó a sus sobrinos sin provocación, acotó New York Post. La Oficina del Fiscal de Distrito del condado Suffolk no reveló por qué Ortega golpeó a sus familiares.

“El asalto de este acusado fue lo suficientemente cruel como para costarle una extremidad a una de sus víctimas. En vez de comunicación, este acusado eligió la violencia. Luego, en lugar de enfrentar las consecuencias de su acción, este acusado trató de huir a otro país”, resumió el fiscal Tierney en un comunicado. “Huyó para no tener que responder por sus acciones”. Ahora será sentenciado el venidero 21 de noviembre.