Iniciativa del Concejo de NYC facilitará acceso a trabajos sindicalizados a miembros del colectivo LGBTQ+

El proyecto 'Pride at Work' crea fondos especiales para facilitar empleos de calidad a una comunidad históricamente discriminada laboralmente

Por décadas las mujeres 'trans' solo tienen acceso a ciertas industrias como la belleza.
Por décadas las mujeres 'trans' solo tienen acceso a ciertas industrias como la belleza.
Foto: Zaira Cortés / El Diario

Desde el Concejo de la Ciudad de Nueva York se lanzó este viernes la iniciativa ‘Pride at Work’, que será una poderosa palanca para que más personas del colectivo gay, lesbianas y trans (LGBTQIA+) accedan a trabajos de calidad sindicalizados.

Se trata de la primera asociación de este tipo que se financia con fondos públicos en todo el país.

Bajo el liderazgo de la concejal Crystal Hudson, miembro del Caucus LGBTQIA+ de la Cámara Municipal, se acordó incluir $501,000 en el presupuesto de la Ciudad para el año fiscal 2023 para sentar las bases de este proyecto.

“Se trata de un camino hacia trabajos de calidad y bien remunerados que fortalecen a las comunidades y protegen a nuestro colectivo de las malas condiciones laborales, especialmente para las personas ‘trans’ y de color. Los trabajadores LGBTQIA+ han enfrentado una discriminación feroz en el lugar de trabajo. Y ni hablar cuando buscan una opción laboral”, destacó Hudson.

En este sentido, Pride at Work proporcionará fondos a organizaciones sin fines de lucro y agencias de la Ciudad para reclutar personas de este colectivo y prepararlos para trabajos sindicalizados, como la construcción, servicios y certificaciones educativas.

De acuerdo con reportes del Center for American Progress, “durante décadas, en comparación con la población general, las personas LGBTQI+ se han enfrentado a un mayor riesgo de experimentar inseguridades económicas, como tasas más altas de pobreza, desempleo y uso de beneficios públicos”. 

Incluso antes de la pandemia, varias evidencias estadísticas revelan que los hogares LGBTQ integrados por personas de color, tenían más probabilidades que otras familias, a experimentar inseguridad alimentaria, pérdida de empleo, desafíos financieros significativos y barreras para acceder a la salud. 

Fuerza y talento

El testimonio de una joven transgénero dominicana, quien se identificó como Graciela Román, da indicios más amplios de esta realidad.

Si eres latina y además prieta (morena) como yo. Y a eso le adicionas que te identificas y expresas como mujer transgénero, las posibilidades de tener un empleo de calidad son muy reducidas en cualquier lugar del mundo. Me parece que Nueva York está siendo un ejemplo ante el mundo de justicia e inclusión”, dijo la inmigrante.

Graciela comparte que “tristemente” las personas con su identidad y expresión de género las “encasillan” en trabajos muy específicos, cuando tienen la fuerza y el talento para enfrentar cualquier labor.

“Es más dramático además pensar que la mayoría de nosotras, estamos condenadas a trabajar solo en salones de belleza, y en el peor de los casos ser forzadas a la prostitución. Es muy triste. Falta mucho para que se nos respete. Pero este es un paso”, remató.

Desempleo a un ritmo alto

En efecto, con base a nuevos datos de la Encuesta Nacional de Pulso Doméstico (HPS), que examina la seguridad económica y las experiencias del mercado laboral de las comunidades LGBTQIA+, los encuestados transgénero experimentaron tasas de empleo más bajas que otros grupos dentro de esa comunidad, lo cual describe un inmenso desafío para que logren aplicar y obtener un trabajo de calidad.

En lo que va de este año, la comunidad ‘trans’ reporta en algunas encuestas haber tenido que verse obligada a aplicar mucho más proporcionalmente al seguro de desempleo, si se compara con otros grupos.

Este paso de financiar proyectos de inclusión laboral es un esfuerzo del Concejo Municipal que además fue apoyado por el grupo de afinidad LGBTQ+ de AFL-CIO, el Sindicato de Trabajadores del Hierro y la Asociación Nacional de Educación. También cuenta con el respaldo de uniones sindicales, el Fondo de Capacitación y Empleo SEIU 1199, el Consejo de Carpinteros del Distrito de la Ciudad de Nueva York y la Asociación de Abogados de Asistencia Legal.