Asesino en serie “Torso Killer” de Nueva York se declarará culpable de la muerte de cinco mujeres de Long Island

El asesino serial, Richard Cottingham, está cumpliendo una condena de cadena perpetua en Nueva Jersey, donde fue declarado culpable de asesinar a seis mujeres entre 1967 y 1980

A Conttingham se le han atribuido al menos 100 muertes, pero no se le ha vinculado con la mayoría de ellos.
A Conttingham se le han atribuido al menos 100 muertes, pero no se le ha vinculado con la mayoría de ellos.
Foto: Bergen County Prosecutor's Office / Cortesía

El asesino serial, mejor conocido como “Torso Killer” por la forma en la que descuartizaba sus víctimas, se declarará culpable de los homicidios de cinco mujeres de Long Island.

Richard Cottingham, de 76 años, está cumpliendo cadena perpetua en Nueva Jersey, donde fue declarado culpable de asesinar a otras seis mujeres entre los años 1967 y 1980.

Se espera que el acusado admita la violación y el homicidio de la profesora de danza Diane Cusick en 1968, así como otras muertes de otras cuatro mujeres en el condado de Nassau en 1972 y 1973, dio a conocer Newsday.

Cusick, de 23 años, fue hallada muerta cuando no regresó a casa después de un viaje al Green Acres Mall en Valley Strem para comprar unos zapatos. Cottingham fue vinculado con el asesinato por medio de pruebas de ADN, quien fue acusado en junio.

Anne Donnelly, fiscal de distrito del condado de Nassau, declaró en ese momento que creía que era el descubrimiento más antiguo de ADN que condujo a un juicio en Estados Unidos.

Las declaraciones de culpabilidad previstas de “Torso Killer” se llevarán a cabo en un tribunal de Mineola, quien comparecerá virtualmente desde la cárcel de Nueva Jersey donde se encuentran cumpliendo cadena perpetua.

A Conttingham se le han atribuido al menos 100 muertes, pero no se le ha vinculado con la mayoría de ellos.

Los homicidios en lo que se ha relacionado incluyen los asesinatos de dos mujeres cuyos cadáveres, fueron hallados mutilados, sin cabeza ni manos, en un motel cerca de Times Square en diciembre de 1979.

Una de las víctimas decapitadas fue identificada como una trabajadora sexual Deedeh Goodarzi, de 22 años de edad, pero la otra mujer nunca fue identificada.

Conttingham estuvo casado, tenía tres hijos y laboraba como programador de ordenadores para una empresa de seguros de salud en Nueva York al momento de su detención en 1980.

Fue capturado por las autoridades cuando una empleada doméstica de un motel de Nueva Jersey escuchó gritar a una mujer dentro de su habitación, y la policía la encontraron con vida a la joven de 18 años, pero estaba esposada y tenía heridas de cuchillo y marca de dientes en los senos.

Lea también: