Líderes comunitarios urgen crear un solo bloque entre NYC y el Gobierno Federal para enfrentar la desbordada crisis migratoria

Se espera que con las recientes presiones de legisladores neoyorquinos y las reuniones del alcalde Adams en Washington, aparezca un "salvavidas" para la Ciudad que se declara con el "agua al cuello"

Desde hace 14 meses las autoridades municipales han pedido auxilio a la Casa Blanca.

Desde hace 14 meses las autoridades municipales han pedido auxilio a la Casa Blanca. Crédito: Caroline Rubinstein-Willis | NYC Mayoral Office

Han transcurrido exactamente 14 meses desde que oficialmente la Ciudad de Nueva York declaró que encaraba una crisis migratoria. Cuando ya los primeros 4,000 de solicitantes de asilo provenientes mayoritariamente de países sudamericanos, habían ocupado espacios en el sistema de albergues municipales, en el verano de 2022, el alcalde Eric Adams mandó los primeros gritos de auxilio al gobierno federal.

Luego de más de un año de esta solicitud, el número de inmigrantes que han sido recibidos y atendidos por el gobierno municipal, ya supera los 90,000.

En este punto, 57,000 están bajo el cuidado de la Ciudad, en cuanto a alojamiento, alimentación y servicios básicos.

Y el llamado de Adams a la Casa Blanca, no ha tenido hasta ahora ninguna respuesta.

Con el “agua al cuello”, ante la falta de espacios para alojar a más personas que siguen llegando en masa desde la frontera sur con México, y luego de cientos de peticiones públicas, el mandatario municipal se reunió esta semana con el secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas.

Además, 54 legisladores de la Ciudad y el Estado se manifestaron en bloque para urgir al Presidente Joe Biden que  promueva acciones para ayudar a la ciudad de Nueva York, ahogada financieramente con esta crisis humanitaria.

Piden además de ayuda económica, que se les permita trabajar rápida y de manera legal a los solicitantes de asilo.También, que se declare un estado de emergencia federal para agilizar la emisión de permisos de trabajo.

En el centro de este cruce de peticiones y de una crisis ya monumental, portavoces de organizaciones de defensa de los inmigrantes, que han sido clave en ofrecer servicios a los recién llegados, coinciden en que se llegó al límite de una emergencia que no puede esperar mucho más por una coordinación entre el gobierno municipal, estatal y federal.

“Dos cosas pueden ser ciertas al mismo tiempo: La ciudad de Nueva York necesita más apoyo del gobierno federal y el alcalde debe hacer un trabajo mucho mejor para brindar soluciones reales a los solicitantes de asilo”, opinó Yaritza Méndez, co directora de organización de Make the Road New York.

Méndez señala que el gobierno federal debería dejar de intentar desmantelar el sistema de asilo y en su lugar ayudar a fortalecerlo, acelerando la autorización de permisos de trabajo para que las personas que actualmente están en el sistema de albergues, puedan hacer su vida aquí más rápidamente.

La activista a la par exige que el Concejo Municipal adopte una legislación para que los solicitantes de asilo, así como otros miles de inmigrantes, que tienen a la Gran Manzana como su hogar, tengan acceso a viviendas permanentes.

“Instamos tanto al alcalde Adams como al presidente Biden a trabajar juntos para crear y ampliar vías para garantizar la seguridad y el bienestar de las personas, en lugar de centrarse en evitar que las personas busquen protección”, aseveró Méndez.

“Hay que integrarlos”

Ante la avalancha de inmigrantes que siguen llegando a la Gran Manzana, pidiendo refugio y ayuda, el colapso absoluto del sistema municipal de albergues ha obligado a la Ciudad a tomar dos medidas en las últimas semanas: Enviar mensajes concretos, a quienes cruzan la frontera, para desalentarlos a que vengan a Nueva York y dar un plazo de 60 días de permanencia a los hombres solteros en los ‘shelters’.

Por su parte, el activista venezolano Jesús Aguais de la organización ‘Aid for Aids’ precisó que es también una emergencia trazar una ruta de integración comunitaria de miles de personas, que llegaron en masa, y ya forman parte de un ecosistema que desconocen por completo.

“La Ciudad ha trabajado sola en esto, con una ayuda muy pobre del gobierno federal. No es solo un asunto de recursos para ofrecer ayuda en lo básico. También este momento, requiere entender que los contribuyentes neoyorquinos están padeciendo las consecuencias de quienes huyen de todo un sistema criminal de varios países como Venezuela, Ecuador, Cuba y Colombia. Y a este grupo de recién llegados, hay que integrarlas con educación. Y dejarle claro, cómo funciona una ciudad como esta“, aseveró Aguais.

Es hora de sincronizar

En este sentido , la activista Yesenia Mata de la organización La Colmena de Staten Island pone el acento en el hecho que desde el principio de esta crisis la Ciudad ha hecho esfuerzos en solitario, a pesar que se trata de un problema de índole nacional.

Es hora de sincronizar acciones. Esta crisis no va a parar, mientras que no exista un solo bloque de acción, entre todos los niveles del gobierno. Los inmigrantes seguirán llegando y debemos estar más organizados”, destacó Mata.

Encuentro productivo

Sobre la reunión que sostuvo en Washington, el alcalde Eric Adams dijo que había sido un encuentro muy productivo.

“Discutimos las diferentes formas en que podemos trabajar en colaboración para apoyar las necesidades de la ciudad de Nueva York, a medida que continuamos viendo un aumento sin precedentes de inmigrantes. No solo abordamos las necesidades de financiamiento federal de la ciudad, sino que también volvimos a enfatizar lo crucial que es acelerar los caminos hacia la autorización de trabajo para aquellos que están llegando y ya están aquí“, dijo el Alcalde en un comunicado.

Tuvo palabras cordiales para el jefe del Departamento de Seguridad Nacional. “Apreciamos el compromiso del Secretario Mayorkas de visitar la ciudad y designar a alguien en el DHS para que sirva como persona clave en las necesidades de nuestros solicitantes de asilo. Esperamos su visita y aprender más sobre los planes del DHS sobre cómo operará este rol”, adelantó Adams.

“La ciudad de Nueva York continúa viendo llegar a cientos de solicitantes de asilo todos los días, además de los más de 93,000 que han llegado desde la primavera pasada. Seguimos haciendo más que cualquier otra ciudad del país, Pero necesitamos apoyo adicional”, insistió.

Otras voces

En la arena republicana, la congresista neoyorquina Nicole Malliotakis indicó a medios locales que la crisis migratoria sólo terminará en Nueva York, cuando se consideren las legislaciones de seguridad nacional, que llevarían al cierre de las fronteras.

“Lo he dicho mil veces. Esta crisis la incentivó la Ciudad al mal interpretar las normas de los refugios que deben ser solo para los desamparados neoyorquinos. No para personas recién llegadas de otros países. Al abrir esta puerta, empezaron a llegar incluso personas de otros estados, bajo la idea que en Nueva York quien llega tiene derecho a vivienda gratis“, remató.

Suscribite al boletín de New York

Recibe gratis las noticias más importantes de Nueva York diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain