Acusan de asesinato a agente de Philadelphia que baleó seis veces a puertorriqueño Eddie Irizarry en medio de detención de tránsito y divulgan imágenes de cámaras corporales

En las imágenes no se detecta ni la ubicación ni la incautación del cuchillo que los oficiales alegan que Irizarry cargaba

Caso asesinato de Eddie Irizarry en Philadelphia

El agente de Philadelphia Mark Dial fue acusado de matar a balazos al puertorriqueño Eddie Irizarry en medio de una detención de tránsito. Crédito: Oficina del Fiscal de Distrito de Philadelphia | Cortesía

El oficial de la policía de Philadelphia, en Pennsylvania, Mark Dial fue acusado de matar a balazos al puertorriqueño Eddie Irizarry en medio de una detención de tránsito reportada a mediados de agosto y se expone a la terminación de su puesto.

El anuncio este viernes de los cargos contra Dial se dieron a la par con la divulgación de videos de cámaras corporales que captaron el fatal encuentro.

Los videos que les mostramos hoy (viernes) forman parte de la evidencia y por la naturaleza del caso no es mucho lo que podemos comentar, pero este material en ocasiones habla por sí solo“, declaró en una conferencia de prensa Larry Krasner, fiscal de distrito de Philadelphia.

Las imágenes fueron grabadas el 14 de agosto, a eso del mediodía, en Kensington cuando el boricua de 27 años fue intervenido por agentes.

Dial y otro oficial siguieron el vehículo de Irizarry porque se dirigía en dirección contraria por la calle East Willard en el bloque 100.

Los uniformados proceden a ubicar su patrulla paralela al vehículo del hombre, salen y se aproximan al detenido.

El material muestra a Dial y a su compañero con sus armas desenfundadas mientras se acercan al auto de Irizarry.

Los agentes alegan que el puertorriqueño cargaba con un cuchillo contra su muslo. Cuando el conductor baja el cristal de la ventanilla, Dial le insiste al detenido para que le muestre las manos mientras indica que tiene un cuchillo.

“Te voy a disparar”, grita Dial a Irizarry quien continúa sentado en el auto.

En cuestión de pocos segundos, el agente dispara en seis ocasiones.

Seguidamente, el policía reporta por radio sobre los disparos y abre la puerta del asiento del conductor.

A Irizarry se le ve ensangrentado e inmóvil en su asiento mientras gime levemente.

A pesar de su condición, Dial insiste en que levante las manos.

Los agentes proceden a arrastrar el cuerpo hacia afuera y pasarlo a la patrulla. Dial transporta al boricua a Temple University y lo ubica en una camilla en la que personal de emergencia lo atiende.

Personal médico declaró a Irizarry muerto poco después. La causa de muerte fue homicidio.

De las imágenes se desprende que los agentes no hallaron el arma que aseguraban que tenía la víctima.

En parte del contenido audiovisual, se escucha cuando el compañero de Dial no puede especificar dónde está la supuesta arma a preguntas de oficiales por radio.

“¿Dónde está el cuchillo? ¿Sigue estando en el auto?”, pregunta un agente.

A lo que el uniformado en la escena responde: “El sí tiene una aquí. La que él tiene se pudo haber caído en el ínterin en algún lugar, pero yo no quiero tocar nada“, contesta.

Al momento, Dial se encuentra suspendido de sus labores en la Policía por insubordinación por no colaborar con la investigación. No está claro el estatus laboral del otro agente ni su identidad.

En contra de Dial fueron presentados cargos de asesinato, homicidio voluntario, agresión agravada, agresión simple, poner en peligro imprudentemente a otra persona y opresión oficial.

El agente, que se entregó, salió en libertad provisional tras pagar el 10% de la fianza de $500,000 que le fue impuesta.

“Tenemos la intención de defenderlo vigorosamente contra los cargos”, declaró el abogado Fortunato Perri según citado por NBC. “A pesar de cómo ha sido retratado por los medios, los hechos mostrarán inequívocamente que el oficial Mark Dial estaba legalmente justificado a disparar su arma mientras temía por su vida”, añadió.

En una conferencia previa, uno de los abogados de la familia de Irizarry, Kevin P. O’Brien, planteó que el material provisto es prueba irrefutable de que la narrativa inicial de la Policía sobre el tiroteo era falsa.

Inicialmente, los parientes de la víctima obtuvieron material audiovisual de la escena de la comunidad ya que no se le facilitó acceso al contenido de las cámaras corporales de los policías.

Por su parte, Danielle Outlaw, que renunció recientemente a la posición de comisionada de la policía tras el incidente, había declarado que la investigación interna del tiroteo así como la administrativa siguen su curso para determinar si Dial violó políticas adicionales del Departamento.

En esta nota

Abuso Policial pennsylvania Philadelphia

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain