Dos tiroteos fatales en El Bronx

El BRONX – Mientras las autoridades investigaban ayer dos tiroteos que ocurrieron en incidentes por separado, dejando un saldo de dos jóvenes muertos, algunos residentes se mostraron reacios a la presencia de más policías en la zona.

En Mount Eden, donde John Vázquez, de 20 años murió baleado en el 1520 de la Avenida Sedgewick el sábado en la madrugada, ayer se podía observar un altar improvisado en la entrada del edificio.

Mientras, en Soundview, ayer, Anna Ramlochan, una latina de 22, pereció a causa del impacto de una bala en su cuerpo en el 1744 de la Avenida Watson, donde -según vecinos- asistió a una fiesta. La cinta policial para acordonar la escena del crimen daba cuenta del incidente en el complejo de vivienda pública que lleva el nombre de la Juez Suprema, Sonia Sotomayor.

Además de Ramlochan, un afroamericano de 18 años resultó herido y se encontraba ayer en estado estable en Jacobi Hospital.

“Había una fiestecita. Yo no escuché los tiros porque tenía la televisión demasiado duro”, aseguró un vecino. “Luego oí los gritos y miré y la policía estaba allí. Es una locura”, dijo el hombre, que solo quiso hablar anónimamente.

Según vecinos – muchos de los cuales no quisieron usar sus nombres por temor a represalias – la mayoría de los invitados a la fiesta era gente joven.

Varios de ellos aseguraron que había problemas con pandillas y que quisieran sentirse más seguros en su vecindario. “Aquí no hay nada seguro”, dijo Rafael Rodríguez, un vecino de 56.

Diane Bosch, una boricua de 41 años quien vive a cuatro cuadras de la vivienda pública, dijo: “Necesitan acabar con las pandillas en las calles”.

Sin embargo, muchos coincidieron en que había suficientes policías patrullando alrededor de la vivienda pública y que mandar más policías no era solución, porque eso resultaría en más cateos en la calle. “Ya nos hostigan demasiado”, dijo un joven hispano quien no quiso dar su nombre, durante una entrevista en la vivienda pública donde murió Ramlochan.

Una madre mexicana que tampoco quiso identificarse dijo: “Hay muchos policias. Uno los ve por todas partes”. Consultada si eso le hacía sentir que sus hijos estaban más seguros, respondió con un rotundo “no”.

Otros jóvenes del sector a lo que la policía había interrogado -para tener pistas de lo ocurrido- se mostraron asustados cuando salieron a la calle. No quisieron dar sus nombres pero aseguraron sentirse bajo la mira de la Uniformada.

En respuesta a la creciente violencia en las calles de El Bronx y la falta de confianza en la Policía, la oficina del presidente de El Bronx, Rubén Díaz Jr., ha lanzado una iniciativa llamada “Paz en Nuestras Calles” que consiste en animar a los ciudadanos a reportar armas ilegales a la Policía.

Por medio de esta iniciativa, que comenzó en septiembre del 2010, la oficina visita vecindarios y habla con la gente. “La gente no confía en la policía, y es desafortunado en muchos sentidos”, dijo John DeSio, un portavoz para el presidente del condado. “Ellos están abiertos a hablar con nosotros como ciudadanos”, acotó.

Representantes de esta iniciativa visitaron Soundview el fin de semana pasado. Hasta el 11 de septiembre, en el precinto 43, que cubre el mencionado vecindario, se habían registrado 10 asesinatos, comparado con 8 durante el mismo periodo del 2010, un aumento de 25%.

En Mount Eden, donde murió Vázquez, se habían registrado 14 asesinatos hasta el 11 de septiembre, comparado con 9 durante el mismo periodo del 2010, un aumento de casi 56%.

Según la Policía, hasta la tarde de ayer no tenían a ningún sospechoso en custodia en conexión con las dos balaceras.

Cualquier información sobre estos incidentes o para reportar un arma ilegal, comuníquese con la línea gratuita de la Policía en el 1-800-577-TIPS.