Familia de boxeador mantiene esperanzas

Esperan la recuperación de Pedro Luis, mientras preparan funeral de Jennifer

EL BRONX – Mientras que se preparaban para velar a su hija Jennifer, la familia Sosa se acogía ayer de la esperanza de no perder al menor de sus vástagos, Pedro Luis, quien quedó gravemente herido tras un accidente.

Jennifer Sosa, de 20, y su hermano Pedro Luis Sosa, de 19, fueron atropellados en la frígida madrugada del domingo después de un múltiple choque de autos en Cross Bronx Expressway. Jennifer falleció la misma mañana, camino al hospital, pero según su familia aumentan las esperanzas de que Pedro Luis, un campeón del boxeo juvenil, sobreviva.

Un portavoz del hospital Jacobi Medical Center dijo que el joven seguía en condición “extremadamente crítica” ayer martes. Su padre aseguró que el joven “sigue mejorando”.

“Todavía no pueden darnos la seguridad [los doctores], pero es probable que sobreviva”, aseguró el dominicano Pedro Sosa, en declaraciones telefónicas, mientras esperaba en las afueras de la unidad de cuidados intensivos del hospital.

Los hermanos regresaban de una fiesta -alrededor de las 5:45 a.m. el domingo- cuando la furgoneta en que viajaban con varias personas más, quedó envuelta en un choque múltiple en la mencionada carretera que estaba cubierta de hielo tras la tormenta del sábado.

Según la policía, después del choque en cadena, el joven se bajó de la furgoneta -junto con su hermana- para chequear otro auto, cuando ambos fueron embestidos por un Toyota que los lanzó hacia una obra de construcción, a unos 75 pies por debajo de la carretera.

Pedro Luis fue operado el lunes de un pulmón perforado, además de costillas quebradas y otras lesiones al hígado. “Ya le hicieron todo lo que le tenían que hacer”, dijo ayer su padre. “Lo cocieron y está mejorando. Ha mostrado señas de recuperación”, aseguró.

Su familia informó que el velatorio de la joven será mañana jueves desde las 3 p.m. hasta las 9 p.m. y el viernes, de 10 a.m. a 12 p.m. en la Funeraria Rivera, ubicada en el 1260 de la avenida St. Nicholas, cerca a la intersección con la calle 173. Al mediodía del viernes, se llevará a cabo los servicios fúnebres.