Matrimonios gay en limbo migratorio

Suspenden deportación de inmigrantes con pareja gay, pero es sólo algo temporal

Chicago – La suspensión provisional de 300,000 casos de deportación y el litigio para invalidar la ley DOMA dan a parejas lesbianas, gays, transgéneros y bisexuales (LGBT), que son binacionales, cierta esperanza de seguir juntas en el país.

Se calcula que existen aproximadamente 36,000 parejas binacionales del mismo sexo en Estados Unidos, según el Immigration Policy Center. Y actualmente estas parejas tienen que recurrir a visas de estudiante u otros recursos legales para poder permanecer juntos en territorio estadounidense.

La ley conocida como DOMA (Defense of Marriage Act), aprobada en 1996 impide al gobierno federal reconocer los matrimonios del mismo sexo.

Mientras un ciudadano (a) estadounidense puede pedir a su esposa (a) y solicitar su residencia legal bajo las leyes de Inmigración, si se trata de una pareja gay esto no es posible, aún para aquellas parejas gays casadas legalmente en Estados Unidos.

Pero, este año DOMA empezó a tambalearse. A mediados de febrero el presidente Barack Obama determinó que DOMA era inconstitucional y ordenó al Departamento de Justicia que dejara de defenderla en las cortes.

El fiscal general Eric Holder anunció la decisión en una carta dirigida a los congresistas. Sin embargo, Obama dijo que debían seguir aplicándola hasta que fuera cambiada por el Congreso o el sistema judicial.

En marzo, el grupo pro derechos gays Immigration Equality solicitó a las autoridades de Inmigración que suspendan las deportaciones de inmigrantes de matrimonios binacionales gays y de otros casos que involucran a parejas gays hasta que las cortes emitan una decisión final sobre la constitucionalidad de DOMA.

A fines de ese mes, el vocero del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), Chris Bentley, confirmó en una declaración que habían suspendido los casos de deportación que involucraban a matrimonios gays.

Pero pocos días después Bentley dijo que “no habían implementado ningún cambio en sus políticas y que planeaban seguir la directiva del presidente de hacer cumplir la ley”. Bentley dijo que sólo habían suspendido los casos por un corto periodo de tiempo mientras los abogados aclaraban un “punto legal” pero que la agencia probablemente reanudaría las acciones en estos casos y seguiría negando el estatus a inmigrantes en matrimonios gays.

Una de las parejas beneficiadas fue la de la argentina Mónica Alcota y la estadounidense Cristina Ojeda, de Queens, Nueva York. La pareja se casó hace tres años en Connecticut. En julio del 2009 tomaron un autobús de Buffalo a Nueva York y la migra realizó un chequeo rutinario, le pidieron los papeles y la detuvieron por haberse quedado más tiempo del permitido por su visa.

A principios de marzo, sin embargo, un juez de Nueva York suspendió la deportación de Alcota hasta que se decida la constitucionalidad de DOMA y ésta no tendrá que regresar a corte hasta diciembre.

Pero después del anuncio del USCIS, los abogados recomiendan a las parejas ser muy cautelosas. El abogado experto en inmigración y activista gay Lavi Soloway comentó que las parejas del mismo sexo deben entender que si solicitan cualquier beneficio migratorio podrían correr riesgo de deportación.

Por otra parte, la promesa del gobierno de que revisará cerca de 300,000 casos de deportación, anunciada como una nueva política en agosto pasado, podría facilitar que se cancelen las deportaciones de inmigrantes que son parte de una pareja gay binacional.

En agosto, el gobierno se comprometió a formar un grupo de trabajo entre los departamentos de Justicia (DOJ) y de Seguridad Interna (DHS) para revisar uno a uno todos los casos de individuos que ahora se encuentran en proceso de deportación y de los que ingresen al sistema en el futuro.

Según Fred Tsao, de la Coalición de Illinois pro Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), “aún no se ha formado ese grupo, pero estos casos aún están en corte y existe la posibilidad de luchar por una discrecionalidad”.

De acuerdo con el memorándum del DHS sobre discrecionalidad al procesar a inmigrantes indocumentados en proceso de deportación, estos son algunos de los factores a considerar: el período de tiempo que ha estado en el país; las circunstancias en que llegó, forma de entrada y en particular si fue traído siendo niño; si se graduó de la secundaria, colegio o universidad en el tiempo que ha estado aquí; si la persona o algún familiar ha servido en el ejército; o si tiene un esposo (a), hijo o pariente ciudadano.

En un foro realizado la semana pasada en Chicago, el congresista federal Luis Gutiérrez dijo: “de acuerdo con la Casa Blanca, la definición de familia incluye a las parejas del mismo sexo”.