El boxeo pierde un verdadero campeón

Hubo una época en la que Muhammad Alí se burló sin piedad de Joe Frazier, lo llamó feo y puso en duda su hombría.

Después que su más recordado oponente falleció el lunes por la noche, Alí se desbordó en palabras de elogio para Smokin Joe.

“El mundo perdió a un gran campeón. Siempre recordaré a Joe con respeto y admiración”, dijo Alí en un breve comunicado. “Le envío mi cariño a su familia y sus seres queridos”.

Frazier murió a los 67 años tras una corta batalla con el cáncer hepático. Frazier y Alí estarán vinculados por siempre, dos campeones del peso completo y enconados enemigos en el cuadrilátero que se enfrentaron en tres épicos combates entre 1971 y 1975.

Frazier ganó el primer enfrentamiento en el Madison Square Garden en la llamada Pelea del Siglo. Alí se apuntó los dos últimos.

Fuera del ring, Alí calificó a Frazier como un gorila. Dentro del ensogado, pelearon casi hasta la muerte en su tercer combate en Manila.

Y cuando disputó el último asalto de su vida el lunes por la noche, todo el mundo deportivo reaccionó a su deceso.

“Buenas noches Joe Frazier. Te amo, querido amigo”, escribió en su cuenta de Twitter el ex campeón mundial George Foreman, quien vapuleó a Frazier para ganar el título.

Manny Pacquiao dijo que el boxeo perdió a “un gran campeón” y un “gran embajador”.

Y no fueron sólo los boxeadores los que sintieron la pérdida de Frazier. La tenista Serena Williams lo consideró como un ícono y un pionero.

“Inspirador y querido. Extrañaremos tu presencia”, escribió en Twitter.

Don King, el promotor de la pelea en Filipinas, estaba demasiado afectado por la noticia como para hablar, según un vocero.

Bernard Hopkins, otro púgil oriundo de Filadelfia, dijo que Frazier era tan querido en la ciudad que debería tener su estatua, como el boxeador ficticio Rocky. Bob Arum, quien alguna vez fue promotor de Alí, señaló que la pelea en Filipinas fue “la pelea más grandiosa en la historia del boxeo”.