Margarito a manos médicas

NUEVA YORK – Antonio Margarito aceptó ayer viernes someterse al examen médico requerido por la Comisión Atlética del Estado de Nueva York, que determinará si concede la licencia al púgil mexicano para su segunda pelea contra Miguel Cotto en el Madison Square Garden, el 3 de diciembre.

Así informó el abogado David J. Marroso a la Comisión, después de consultar con su cliente durante el receso de una hora en la audiencia realizada en el Bajo Manhattan.

“El señor Margarito nunca hubiera solicitado una licencia de ésta o cualquier otra Comisión si no estuviera completamente seguro sobre su salud y seguridad”, dijo Marroso a los tres miembros de la Comisión Atlética neoyorquina que preside Melvina Lathan, y la completan los comisionados Edwin Torres y Thomas Santino.

Sin embargo, la evaluación médica, que estará a cargo de un galeno designado por la Comisión, no tendrá lugar en Nueva York -como inicialmente pidió el organismo que sanciona las peleas de boxeo en el estado- sino en un punto medio.

Marroso alegó que con dos semanas por delante, los dos largos viajes desde México hasta Nueva York y viceversa, perjudicarían a su cliente, quien tendría que interrumpir los entrenamientos que realiza en las montañas de la capital mexicana.

Para evitar esos viajes, Marroso pidió que los dos médicos que testificaron el miércoles en la audiencia preliminar a favor de Margarito “traten de convencer”, vía telefónica, a los médicos de la Comisión de que ‘El Tornado de Tijuana’ puede pelear sin arriesgar su salud.

“No estaríamos en la posición en la que nos encontramos si ustedes hubieran entregado los documentos solicitados”, respondió la presidenta de la Comisión, visiblemente molesta.

“Pedimos los documentos relacionados a la examinación cuando comenzó el proceso (de solicitud de la licencia) creo que en septiembre”, continuó Lathan.

“Si por alguna razón él no estuviera calificado para recibir la licencia, entonces ustedes hubieran tenido una alternativa. Pero eso no ocurrió y hoy estamos aquí, en una posición en la que no nos gusta”, añadió la Ejecutiva.

“Es totalmente injusto poner en esta posición a mi Comisión. Siendo honesta, yo estoy molesta, como todos”, agregó Lathan.

“Los documentos médicos fueron enviados a la Comisión en septiembre”, ripostó Marroso.

Lathan reiteró que la Comisión nunca recibió los documentos requeridos.

Entonces, el ex magistrado Edwin Torres exigió a Marroso que responda directamente si Margarito vendría o no a Nueva York.

“Sí, el señor Margarito se someterá al examen. El no tiene nada que ocultar”, aseguró el abogado, quien dijo que están dispuestos a asistir en todo para que el ex campeón mundial welter se someta a la evaluación médica en un punto medio, entre Nueva York y la capital azteca.

Marroso ofreció que el boxeador y sus representantes se harán cargo de la transportación aérea en primera clase para el médico que seleccione la Comisión, así como de encontrar un local médico para que Margarito se someta al examen requerido.

La preocupación de la Comisión Atlética de Nueva York, subrayó ayer, es la salud de Margarito, quien en un año se ha sometido a dos cirugías en el ojo derecho, como consecuencia de la paliza que recibió del filipino Manny Pacquiao el 13 de noviembre del 2010 en el Cowboys Stadium, cerca de Dallas.

La primera operación tuvo lugar en Texas días después del combate, para reparar la rotura del hueso orbital del ojo derecho; y en mayo pasado, en Salt Lake City, le removieron una catarata en ese mismo ojo.

Bob Arum, presidente y fundador de Top Rank, y promotor de Margarito y Cotto, considera que la decisión de la Comisión neoyorquina de examinar al púgil mexicano es una señal de que se le otorgará la licencia.

“Estamos confiados de que la comisión va a tomar una decisión a nuestro favor porque no estamos ocultando nada y en ningún momento hemos tenido la intención de poner en riesgo la integridad física de Margarito”, manifestó Arum, quien se encuentra en Houston para el combate entre Julio César Chávez Jr. y Peter Manfredo Jr.

“La decisión de revisar a Margarito por un médico de la Comisión se me hace buena y ésto significa que se le va a otorgar su licencia porque Margarito está bien. Esperemos que el médico sea competente y tome la decisión correcta”, agregó el veterano promotor.

Si Margarito (38-7, 27 KOs) pasa el examen médico, la segunda pelea con Cotto (36-2, 29 KOs), actual campeón mundial del peso súper welter, se disputará en el legendario Madison Square Garden, de la ‘Gran Manzana’, como se ha venido promoviendo.

Pero si Nueva York finalmente niega la licencia a Margarito, Arum podría llevar la esperada revancha al Cowboys Stadium, en Arlington, Texas, que ya acogió dos triunfos de Pacquiao: sobre Joshua Clottey en marzo del 2010, y en noviembre sobre Margarito. También estaría en consideración el Pepsi Center, en Denver; o en Mississippi.

nube.urgiles@eldiariony.com