Para escoger tu nuevo seguro de salud

Ten presente que ningún tipo de seguro de salud que adquieras, ya sea por cuenta propia o a través de tu empleo, cubrirá todos los gastos. Por eso antes de elegir un plan, debes calcular los costos totales en los que incurrirías por los servicios que tu familia pudiera necesitar. Hazle estas cinco preguntas indispensables a tu agente de seguros:

1. ¿Hay deducibles que debo pagar antes de que el seguro comience a cubrir sus costos?

2. Después de que haya cumplido con el deducible, ¿qué parte de los costos son cubiertos por el plan? ¿Varía esta cantidad según el servicio, el médico o el establecimiento de salud que utilice?

3. ¿Existen copagos que debo hacer por ciertos servicios, como por ejemplo, las visitas al médico? Si uso los servicios de médicos fuera de la red del plan, ¿cuánto más tendría que desembolsar por esos servicios?

4. ¿Hay límites en cuanto a la cantidad que debo pagar en caso de una enfermedad grave?

5. ¿Hay límite respecto a cuánto pagará el plan por ofrecerme asistencia en el caso de una enfermedad grave u hospitalización prolongada?

Cuando te presenten las opciones del tipo de seguro de salud que puedes adquirir, es importante que sepas lo que significan ciertas siglas que califican el estilo de plan que te ofrecen:

HMO (Organización de mantenimiento de la salud) – Es la forma más antigua de planes de cuidado médico prepagados que ofrece a los usuarios diversos beneficios de salud por un monto mensual establecido. El usuario recibe una lista de proveedores entre los que puede elegir a un médico de asistencia primaria al que debe contactar para ser remitido a un especialista. Con algunas organizaciones de este tipo, no hay que pagar nada cuando se acude a un médico.

PPO (Organización de proveedores preferidos) – A pesar de tener acuerdos con médicos, hospitales y otros proveedores de cuidados de salud que han aceptado pagos más bajos de la aseguradora por sus servicios, el usuario puede utilizar otros proveedores que no estén en la lista que recibe. Sin embargo, los costos que tendrá que pagar de su bolsillo serán más elevados.

POS (Plan de punto de servicios) – Es un plan administrado por las HMO, pero ofrece la flexibilidad a los usuarios de salirse de la red de proveedores de servicios para recibir atención médica sin previa aprobación de un médico de la red. El POS funciona igual que un HMO cuando se utilizan los servicios de la red. Si el usuario acude a un proveedor fuera de la red, el POS funciona como un plan de cuota por servicio. Por lo tanto, si se sale de la red, tendrá que pagar más de su bolsillo.