Victoria para indocumentados

Tucson/EFE – Los inmigrantes indocumentados en Nuevo México seguirán teniendo el derecho de obtener una licencia de conducir, después que por tercera vez fracasaran los intentos de la gobernadora Susana Martínez por negárselas.

La legislatura estatal finalizó su sesión rechazando una iniciativa de ley impulsada por el legislador independiente Andy Núñez, que hubiera revocado una ley estatal aprobada en 2003 que otorga licencias de conducir a personas que no cuentan con un número de Seguro Social.

“Para la comunidad inmigrante es una gran victoria”, dijo Marcela Díaz, directora de la organización Somos un Pueblo Unido con base en Santa Fe, Nuevo México.

Para la activista el mensaje que se está enviando es muy claro, que Nuevo México es un estado más “amigable” con los inmigrantes.