Fiebre de Zumba en Queens

Es la combinación de diferentes ritmos musicales a la vez se hacen ejercicios

Fiebre de Zumba en Queens
Foto: Cortesia

Nueva York – Mirna Cuevas, una puertorriqueña residente de Queens de 45 años, tenía años queriendo incorporar una rutina de ejercicios en su agenda, pero desde que conoció Zumba, lo hace varias veces a la semana.

“Hacía ejercicio, pero no mucho porque era aburrido”, dijo Cuevas. “Siempre me ha gustado el baile y Zumba combina las dos cosas. Me encanta, además es una buena manera de perder peso”, y asegura que ha perdido 15 libras desde que comenzó las clases en septiembre de 2011.

Al igual que ella, Zumba –un estilo de actividad física que combina diferentes ritmos musicales– le ha cambiado la vida a la ecuatoriana Ana Pinzón de 31 años.

“Me gusta el baile y eso me motiva más a hacer ejercicios”, acentuó la ecuatoriana que vive en Queens y toma clases en un gimnasio de Manhattan desde hace más de dos años.

“Me ayudó a cambiar mi estilo de vida, mejorar mi autoestima y me desenvuelvo más en cuestión del baile porque antes era tímida”, que asiste regularmente a la clase de 45 minutos, dos veces a la semana.

La Zumba surgió de un accidente que tuvo Alberto (Beto) López, un entrenador colombiano, cuando olvidó traer su música a una de sus clases de aeróbics y le tocó improvisar con cintas de audio con sus canciones favoritas- una mezcla de salsa, merengue, cumbia y reggaetón –que traía en su mochila.

Esa clase se volvió un éxito y desde entonces el estilo se ha expandido por el mundo entero como si fuera pólvora.

Según la página de internet de su creador, Zumba cuenta en la actualidad con más de 12 millones de personas que toman clases de Zumba semanalmente en más de 125 países.

La Zumba es fácil y quema más calorías que el ejercicio tradicional, según Cynthia Silvestre, instructora de Zumba desde 2006 en diferentes niveles.

“No es algo difícil de hacer, la persona sólo necesita aprender cuatro pasos simples”, dijo Silvestre. Además, la instructora de descendencia puertorriqueña indicó que la persona pierde muchas más calorías (alrededor de 600) en una hora de Zumba que haciendo el ejercicio tradicional.

Solange Gómez, una estudiante de sicología, enseña Zumba en Queens College hace algunos meses después de practicarla por muchos años, recomienda que personas de todas las edades practiquen la modalidad que esta revolucionó el mundo del acondicionamiento físico.

“Es bueno a todas las edades y deberían tomar varias clases a la semana”, dijo la dominicana Gómez, además aconsejó que las personas debieran aprovechar las clases gratis o a bajo costo que ofrecen en los gimnasios o facultades educativas.

Entre los vecindarios de Jackson Heights y Corona, los anuncios que promueven las clases de Zumba se proliferan cada día más. Ahora entre la calle 75 hasta la 103 se pueden encontrar unos 10 sitios que ofrecen las clases a precios razonables.

La Zumba está creciendo en popularidad, pero todavía hay personas que no la practican.

“Realmente no sé si me gusta o no, porque nunca la he hecho”, dijo la mexicana Erika Jiménez de 26 años.