Arellano Félix condenado a 25 años

La sentencia cierra un capítulo en la lucha contra el narcotráfico, según analistas
Arellano Félix condenado a 25 años
Benjamín Arellano Félix cuando fue trasladado a una cárcel mexicana en el 2005.
Foto: archivo

SAN DIEGO/AP – Un juez estadounidense sentenció ayer al otrora líder de un cártel mexicano del narcotráfico Benjamín Arellano Félix a 25 años de prisión.

También se ordenó la confiscación de 100 millones de dólares como parte de un acuerdo con la fiscalía.

El juez federal de distrito Larry Burns dijo a Arellano Félix que si hubiera tenido la opción, lo habría sentenciado a cadena perpetua por el daño que causó a México y Estados Unidos.

Arellano Félix fue el jefe del cártel de Tijuana, el cual llegó a ser una de las organizaciones narcotraficantes más poderosas del planeta. Es uno de los narcotraficantes de mayor jerarquía que enfrenta un juicio en Estados Unidos.

El cártel de Arellano Félix perdió fuerza gradualmente luego que las autoridades mexicanas lo arrestaron en 2002.

El año pasado, el ex jefe del narco se declaró culpable de extorsión y asociación delictuosa para lavar dinero después que fue extraditado de México en abril de 2011.

En un cambio de última hora, el narcotraficante de 58 años despidió a su abogado antes de recibir sentencia, levantando la especulación sobre si tendría dudas sobre su acuerdo de declararse culpable.

Los fiscales federales buscaban una sentencia de 25 años para Arellano Félix, a quien señalaron como el líder de una de las más poderosas organizaciones del narcotráfico en México durante más de 15 años, quien supervisaba el envío de cientos de toneladas de cocaína y marihuana a Estados Unidos.

Arellano Félix ordenó los secuestros y asesinatos de informantes y testigos potenciales, supervisó la corrupción de las autoridades mexicanas y lavó cientos de millones de dólares enviados a México.

“Destruyó vidas y causó un sufrimiento incalculable en ambos lados de la frontera”, indicaron los fiscales.

Francisco Javier Arellano Félix, un hermano menor de Benjamín, fue sentenciado a cadena perpetua en 2007 en San Diego. Jesús Labra Avilés, lugarteniente bajo las órdenes de Benjamín, fue sentenciado en San Diego a 40 años de prisión en 2010.

No se sabe por qué la fiscalía aceptó una sentencia menor para Benjamín Arellano Félix.

David Shirk, director del Instituto Transfronterizo de la Universidad de San Diego, dijo que la sentencia de ayer fue “histórica y marca el final de una era en la guerra contra las drogas”.

Benjamín Arellano, señaló Shirk, es “el rostro de la más temida y de acuerdo con algunas versiones la más poderosa organización criminal de México, esto es el punto final de un capítulo de un libro que, sin embargo, todavía se está escribiendo”, en referencia a la guerra que actualmente libran varios carteles por el control del negocio de las drogas.

Víctor Clark Alfaro, director del Centro Binacional por los Derechos Humanos con sede en Tijuana, manifestó que a consecuencia del retroceso de la influencia del cartel de los Arellano Félix, el cartel de Sinaloa ha ocupado ese vacío.