Arrestan a cuatro por robar $155 millones a enfermos de sida

Le cargaban a Medicaid el costo de medicamentos expirados, robados o adquiridos en el mercado negro que entregaban a los pacientes como si fueran nuevos
Arrestan a cuatro por robar $155 millones a enfermos de sida
Los pacientes de sida requieren varios medicamentos como lo expone esta pieza del artista Damien Hurst, titulada: "HIV Aids, Drugs Combination". Y a esta gente tan necesitada de esperanza y de salud fue que le robaron las cuatro personas detenidas hoy.
Foto: AP / Alastair Grant

Nueva York, 4 de Abril – Cuatro personas fueron detenidas hoy por distribuir a través de una red de farmacias con sucursales en Brooklyn y Suffolk medicamentos contra el sida obtenidos en el mercado negro, con los que estafaron $155 millones al programa Medicaid del estado de Nueva York.

“Los cabecillas de la trama -Estephen Manuel Costa, de ascendencia cubana, Glenn Schabel, Ira Gross y Harry Abofalia- no sólo engañaron al programa estatal de Medicaid, sino que se aprovechaban de algunos de los pacientes más vulnerables de Nueva York para hacer dinero rápido”, informó en un comunicado el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman.

Desde septiembre de 2008, el supervisor de la red de farmacias MOMS aceptó sobornos para comprar medicamentos contra el sida en el mercado negro por valor de $274 millones, entre los que figuraban píldoras no utilizadas pero previamente dispensadas a otras personas, robadas a los fabricantes o caducadas.

Estos medicamentos se recetaron desde MOMS y su empresa matriz, Allion Healthcare, a pacientes, muchos de ellos beneficiarios de Medicaid, a la que se facturó su importe, que ascendió a $155 millones, a sabiendas de que las medicinas habían sido adquiridas de manera ilegal.

“La creación de un mercado negro de medicamentos para el sida financiado con dinero de los contribuyentes es un fraude insidioso y costoso”, dijo el inspector general de Medicaid, James Cox.

La trama se descubrió cuando, mediante el uso de escuchas telefónicas, la Unidad Contra el Fraude de Medicaid del Fiscal General interceptó un envío de estos medicamentos, con valor de más de un millón de dólares, a uno de los centros de distribución de MOMS.

Los acusados se enfrentan a penas de entre 81 y 25 años de prisión.