Se suicida disidente cubano en España

MADRID/EFE – El disidente cubano y periodista Santiago Du Bouchet se ha suicidado esta semana en Las Palmas de Gran Canaria, según informó ayer a Efe su ex compañera sentimental Ana Iris, quien ha pedido al Gobierno español que le costee el viaje de Madrid a esta ciudad para asistir a su incineración.

Du Bouchet fue uno de los expresos políticos cubanos que llegaron exiliados a España entre julio de 2010 y abril de 2011 con un programa de acogida por un período máximo de año y medio.

Según ha confirmado Iris, Du Bouchet llegó con ella y sus dos hijos el pasado 8 de abril.

Inicialmente la familia vivió en albergues de Torremolinos y Málaga durante cerca de cuatro meses hasta que él viajó a Las Palmas para buscar trabajo, ya que conocía allí a un médico cubano. No obstante, Du Bouchet no logró encontrarlo y sobrevivía con las ayudas que recibía del Gobierno español.

La semana pasada habló con Iris -con la que según ella iba a retomar la relación sentimental- y le dijo que tenía pensado volver a Madrid para comenzar la tramitación para marcharse a EEUU.

En una segunda llamada a su hijo, en esa misma semana, el periodista le reconoció que estaba “tristón”, ya que después de “luchar tantos años en Cuba y estar ahora en un país libre” se encontraba sin trabajo y sin perspectivas de encontrarlo.

“No tenía ni para comer”, ha asegurado Iris, quien ha insistido en pedir a las autoridades españolas dinero para costearse el avión hacia Las Palmas y los “muchos trámites” que hay que hacer para proceder a su incineración.

La mujer no ha sabido especificar cuándo falleció el periodista, aunque sí ha dicho que su cuerpo sin vida fue hallado el pasado día 4, según le contó el jueves por la noche la Policía.

Du Bouchet recibía ayuda del Gobierno español, al igual que el resto de disidentes acogidos al plan de ayuda que se estipuló que fuera por un año, con opción a una prórroga de seis meses.

Un plan que consiste en una ayuda de hasta 700 euros para alquiler de vivienda, una partida para manutención de unos 180 euros por cada miembro del núcleo familiar, abono transporte y cobertura médica.

Ahora, el Gobierno está estudiando si da más ayudas económicas a los disidentes y familiares que siguen en España, que suman en torno a 500, y que se encuentran aún sin trabajo debido a la crisis económica.

?>