Hoy la salsa está triste: Falleció Junior González

Acababa de cumplir 63 años
Hoy la salsa está triste: Falleció Junior González
El vocalista, con 40 años de carrera en la música, estuvo delicado de salud en los pasados días por problemas del páncreas y en el hígado.

San Juan – El cantante Junior González, una de las figuras de la salsa que formó parte de la familia discográfica de Fania, falleció hoy al filo de las 8:00 de la mañana, tras sufrir complicaciones de salud relacionadas a problemas en el páncreas y el hígado.

La noticia de su deceso fue divulgada de inmediato por la emisora de salsa Z93, que pertenece al conglomerado radial de Spanish Broadcasting System (SBS).

Al momento no se han informado detalles de las exequias del cantante, quien al morir se encontraba acompañado de una de sus hijas.

El vocalista, que el pasado lunes cumplió 63 años de edad, estaba recluido desde hace unas semanas en el hospital Auxilio Mutuo, en Hato Rey, donde su salud fue desmejorando.

La madrugada del sábado, la voz de la ópera prima de la salsa sufrió una fuerte recaída, por lo que amigos y familiares atendieron al llamado urgente de su eterna compañera sentimental, Ramonita Parra, para donarle sangre y plaquetas.

Su condición de salud, sin embargo, no logró resistir y fue decayendo.

En las últimas semanas, Junior González había sido intervenido quirúrgicamente en varias ocasiones y se encontraba “batallando fuertemente”, como expresó Ramonita Parra en una breve comunicación que publicó el portal cibernético Persecución Salsera (http://persecucionsalsera.blogspot.com/2012/04/mensaje-de-ramonita-parra-esposa-de.html).

Su fortaleza y deseos de vivir siempre arrojaron un halo de esperanzas en medio de las dificultades que le asistían. Luchó por subsistir, y en esa jornada tuvo siempre entre sus estímulos la mano amorosa y abnegada de su compañera Ramonita, al igual que el afecto de sus amigos y el respaldo de sus fanáticos.

Junior “Hommy” González inició en la música como aficionado en la ciudad de Chicago, donde fue a vivir por unos años junto a su familia en el año 1964. Poco después, regresó a Puerto Rico y se reinstaló en el pueblo de Coamo, donde nació.

Tenía sólo 18 años de edad cuando ingresó a la orquesta Saxony, una agrupación regional con la que se dio a conocer interpretando temas de Mon Rivera y El Gran Combo de Puerto Rico.

A partir de entonces, comenzó a aflorar su estilo guapachoso al cantar que, sin demora, lo habría de colocar en el camino del profesionalismo.

Como muchos otros puertorriqueños, Adolfo González Rivas, su verdadero nombre, emigró a la ciudad de Nueva Jersey buscando desarrollar sus habilidades artísticas, justo en una época en que despuntaba el movimiento salsero en la vecina ciudad de Nueva York.

Allí se inició en una orquesta local interpretando los éxitos de Héctor Lavoe hasta que fue reclutado por el músico Chuíto Vélez para formar parte de su agrupación, oportunidad que lo colocó en medio del ambiente neoyorquino por el que transitaban las grandes figuras de la época.

No pasó mucho tiempo cuando fue reclutado por el experimentado músico Manny Román para que lo acompañara en su agrupación apostando.

Fue, precisamente, en una de sus presentaciones con esa orquesta, en el club El Hipocampo durante 1971, cuando conoció a Larry Harlow, que se encontraba buscando un sustituto para su cantante Ismael Miranda, quien ya había anunciado su salida del grupo.

Junior González, entonces un joven de 24 años diminuto y delgado, con una voz prodigiosa, recibió el apoyo de su colega Ismael Miranda, quien lo preparó para hacer entrada a la banda del denominado “Judío Maravilloso”.

Mas su presencia en el ambiente musical catapultó cuando, a meses de ingresar a la orquesta de Harlow, se convirtió en la voz de principal de la ópera prima de la salsa, “Hommy”, en la que también participaron Adalberto Santiago, Celia Cruz, Cheo Feliciano, Justo Betancourt, Pete ‘El Conde’ Rodríguez y Jenaro ‘Heny’ Álvarez.

Su voz refulgió en las interpretaciones de “Quirinbómboro”, “Soy sensacional”, “Cari Caridad” y “Mírame, óyeme y atiéndeme”, logrando un éxito significativo que pronto lo llevó a actuar en el famoso Carnegie Hall, escenario que fue la antesala de su primera actuación en Puerto Rico, en 1974, en el coliseo Roberto Clemente, en Hato Rey.

Tras el éxito de “Hommy” llegó el disco “Salsa”, que despuntó con los éxitos “La cartera”, “No hay amigo” y “El paso de encarnación”.

Después apareció “Live in Quad”, recordado por los temas “Señor Sereno”, “Gracia divina” y “Arsenio”, entre otros; seguido por “El judío maravilloso”, con éxitos como “El dolorcito”, “Buenavista guaguancó” y “Latin Roots”; y “El jardinero del amor”, que incluyó, entre otros, las canciones “Se cerró la puerta”, “Están complica’o” y “Cuento carabalí”.

En 1977, Junior González abandonó la orquesta de Harlow y se lanzó a probar suerte como solista, etapa recogida en los discos “Tiempos buenos”, “Mi estilo”, “Naturalmente”, “Gracias”, “Sabor y sentimiento” y “Más romántico que nadie”.

Tras haber participado en la producción de homenaje a Benny Moré que realizó Tito Puente, el salsero continuó cosechando triunfos como cantante, una etapa de su historia que recordamos con los álbumes “Lo pasado, pasado”, “En su tiempo siempre”, “Mis raíces”, “Cantar o no cantar”, “Te sigo amando”, “Tribute to Héctor Lavoe”, “Extra Inning” y “Live at La Isla”.

Su último trabajo musical fue “Extra Inning”, además de otros proyectos compilatorios que lanzó apadrinado por disqueras colombianas.

A lo largo de sus más de tres décadas de historia musical, Junior González, que fue bautizado por sus seguidores con el mote de “Hommy”, obtuvo siete discos de oro, tres discos de platino, una nominación al “Grammy” e infinidad de reconocimientos.