Jéssica Sánchez une mexicanos y filipinos vía “American Idol”

La joven es una de las tres finalistas del programa
Jéssica Sánchez une mexicanos y filipinos vía “American Idol”
Phillip Phillips, Hollie Cavanaugh, Josh Ledet y Jessica Sánchez finalistas de "American Idol".
Foto: AP

San Diego, California.- Las comunidades mexicana y filipina del vecindario de East Lake, en San Diego, se han unido alrededor del éxito de Jéssica Sánchez, quien busca ser una de las tres finalistas del concurso televisivo “American Idol”.

Durante la competencia de anoche, cuyos resultados se anunciarán hoy, Sánchez interpretó las canciones “Steal Away” que Etta James grabó originalmente en 1964; y “And I Am Telling You I’m Not Going” del musical “Dreamgirls”.

“Sólo quiero decir que, secretamente, tengo 65 años de edad y he estado cantando toda mi vida”, dijo anoche a los jueces, Jennifer López, Randy Jackson, y Steven Tyler, la joven de 16 años.

La familia de Sánchez se reunió con cerca de 250 vecinos y miembros de la comunidad de East Lake en un local el miércoles por la noche para apoyar a la distancia a la cantante.

Matthew Odeane, tío de Sánchez, dijo a Efe que ha sido especial para ellos ver el crecimiento artístico de Jéssica, aunque la experiencia de la televisión no es nueva para ella, pues participó en el programa “America’s Got Talent” cuando tenía 11 años.

“Cantar ha sido su vida. Su talento brilla tanto en fiestas familiares como frente a pequeños grupos o como cuando cantó el himno nacional para los Cargadores de San Diego. Es sorprendente que incluso en este programa muestre su misma humildad al tiempo en que realmente ha desarrollado sus habilidades”, comentó Odeane.

La niña Maiquel Vázquez de 11 años, que también tiene ambiciones de cantar profesionalmente, dijo a Efe que vino a apoyar a Sánchez porque la considera un modelo a seguir ya que parece muy sencilla.

Para Claudia Parra, quien dijo ser vecina de la familia Sánchez, es un orgullo para la comunidad el éxito de la joven, a quien describió como tímida y dulce, pero siempre dispuesta a dar un consejo para los niños del barrio.

“Todos sabemos que su papá Gilbert está en la Armada y que servirá pronto en Singapur. Antes ha estado en Irak y Afganistán y porque ella canta para él estamos incluso más orgullosos”, sostuvo Parra.

El papá de Sánchez es mexicoamericano y su mamá, Editha, es filipina, lo que le permite relacionarse con ambas comunidades, rasgo que exhibió cuando fue alumna de la Secundaria Eastlake antes de comenzar a recibir su educación en casa en la preparatoria para seguir con sus estudios vocales.

Anoche, Jennifer López fue efusiva en sus elogios a Sánchez, diciéndole cuando terminó de interpretar su primera canción “cuando pienso en todas las grandes cantantes que hay que serán tus contemporáneas, tú eres una de las mejores”.

Jackson, por su parte, fue también generoso en su alabanza, señalando que “tienes 16 años y cantas con mucho espíritu. ¡Tus vocales son ridículas! Puedes cantar cualquier cosa. Incluso el directorio telefónico. ¡Sorprendente! Una vez más”.

Sánchez compite para llegar a la última etapa de la competencia, en la que sólo los tres mejores cantantes permanecerán, junto con Phillip Phillips, Joshua Ledet y Hollie Cavanagh, ésta última quien pareciera tener las mayores probabilidades de ser eliminada.

En el mismo complejo comercial, otra fiesta comunitaria, en el Brew House, se organizó con cerca de 150 personas para acomodar a quienes fueron a apoyar a Sánchez.

El impacto de su actuación se ha sentido en el resto de San Diego, e incluso el alcalde, Jerry Sanders, emitió un comunicado para pedir a los ciudadanos que votaran por ella, y la alcaldesa de Chula Vista, Cheryl Cox, organizó un evento para promover los votos televisivos.

Raymond Ha, gerente del Eastlake TvRn & Bowl, dijo que ésta es la cuarta fiesta organizada alrededor de Sánchez, y que ha permitido a negocios formar redes para incrementar sus ingresos, lo que ha sido significativo para impulsar la economía del vecindario.

“Realmente crea un sentido de comunidad. Ves a familias enteras, en proporciones iguales filipinas y mexicanas, que sienten orgullo por ella y esto beneficia a los negocios locales”, señaló.