Medicina al día: El ‘sexo’ del estrés

Guía de Regalos

Parece que el estrés ha decidido portarse como todo un caballero y les ha dado la preferencia a las mujeres. Desgraciadamente la consecuencia no es buena.

Según una investigación realizada en el Colegio de Medicina de la Universidad de Pennsylvania, el flujo sanguíneo al corazón aumenta en los hombres cuando experimentan estrés emocional, pero no cambia en las mujeres.

Este dato podría explicar por qué las mujeres son más propensas que los hombres a tener problemas cardíacos cuando atraviesan momentos emocionales tensos, como perder al cónyuge u otro ser querido, por ejemplo.

Los investigadores hicieron hincapié en que la reducción del nivel de estrés es fundamental en la calidad de vida de todos, independientemente del sexo, pero el estudio ofrece una nueva perspectiva sobre la forma en que el estrés afecta de diferente manera al corazón de las mujeres, poniéndolas potencialmente en mayor riesgo de un evento coronario.

A su vez, investigaciones posteriores más profundas podrían llevar al desarrollo de tratamientos y esfuerzos preventivos dirigidos específicamente a las mujeres que estén bajo estrés, especialmente, aquéllas con mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

Una señal indicadora de los niveles de hierro en su organismo está en la palma de su mano. Extienda las palmas de las manos y observe las líneas. ¿Tienen un color muy pálido?

A parte del colorido de su piel, unas líneas (o las encías o la parte interna del párpado) demasiado pálidas indican que la circulación es más reducida en los pequeños vasos sanguíneos cercanos a la superficie de la piel debido a niveles bajos de hierro.

Pídale a su doctor que confirme la sospecha con un examen de sangre y le indique un tratamiento para corregirlo.

Es muy importante que lo haga porque el hierro en la sangre es el encargado de atrapar el oxígeno y distribuirlo a las células del cuerpo. Si no tiene un nivel adecuado de hierro puede sufrir de cansancio, problemas para concentrarse, falta de aire y hasta arritmias. Es importante encontrar la causa y corregirlo.