Arrolla a su novio tras pelear por un celular

Familiares no estaban de acuerdo con esa relación porque ella era mayor que él

Arrolla a su novio tras pelear por un celular
Una mamá intentaba cruzar con su bebé cuando fueron sorprendidos por un carro.
Foto: Archivo

Nueva York.- Una discusión por un celular habría sido el detonante por el cual una hispana de 25 años atropelló mortalmente ayer a su novio, de 17, en El Bronx.

Según el informe de la Policía y versiones de familiares, Franklyn Hernández estaba bebiendo con su novia Jasmín Díaz, en el edificio ubicado en el 1009 de la avenida Morris en el area de Melrose, alrededor de las 2:00 de la madrugada.

Acto seguido se enfrascaron en una discusión y ella salió del lugar y se montó en su SUV, un Lincoln Navigator color oro del 2003. Hernández la siguió una cuadra y fue en ese momento en que lo arrolló.

“Creo que fue por el celular de ella (Díaz) que se cayó al piso y se enojó y por eso empezaron a discutir”, dijo Iris Hernández, madre del joven que se encontraba en el mismo edificio donde estaba la pareja.

“No sé exactamente lo que decían porque estaban fuera del apartamento”, agregó.

“Mi otro hijo me dijo que ella se había ido a buscar al hermano para que le diera (pegara) a mi hijo, pero cuando salí ella lo atropelló, le pasó por la cabeza dos veces”, relató la madre del joven mientras sostenía el retrato de su hijo fallecido.

Aparentemente la familia de Hernández no estaba de acuerdo con la relación de la pareja por la diferencia de edad que existía entre ambos.

“No me gustaba mucho esa relación, pero él me rogaba que la aceptara porque la quería y deseaba estar con ella”, indicó.

Esther Valentín, tía de la víctima, tampoco aprobaba la relación. “Siempre estaban discutiendo por dinero”, dijo Valentín. “El era todavía un niño y estaba recibiendo un cheque de ‘disability’ porque tenía problemas de aprendizaje. Ella tomaba ventaja de él. Lo celaba con todos hasta con la familia”, añadió.

La amiga de infancia de Hernández, Erika Almonte, lloraba ayer desconsoladamente frente al edificio donde vivía la víctima.

Amistades y vecinos también se acercaron al lugar para expresar sus condolencias a la familia del joven.

“No lo puedo creer, deseo que esto sea una pesadilla. Lo conozco desde que era un bebé”, afirmó Almonte quien vio a Franklyn horas antes de la tragedia.

En cambio, la familia de Díaz que vive a pocas cuadras de donde ocurrieron los hechos, se mostraba incrédula con lo que había ocurrido.

“No lo podemos creer”, dijo Stephanie Díaz, hermana mayor de la mujer. “Perdí a un hermano y a mi hermana. Lo queríamos mucho y esta es una situación muy difícil”, dijo tras romper en llanto.