Ganan lucha a favor de pasajeros

Nueva York/edlp – Virgin American Airlines y JetBlue, dos de las principales aerolíneas de Estados Unidos, se comprometieron a no cobrar una tarifa extra a las familias que se quieran sentar juntas en los vuelos, a raíz de un acuerdo alcanzado ayer por el senador Charles Schumer con dichas compañías.

En las últimas semanas, Schumer había pedido a la industria de la aviación que dejase de cobrar de más a los padres que se quisieran sentar junto a sus hijos cuando tuviesen que ocupar por ello los asientos considerados como “preferenciales” – de ventana o pasillo.

El senador también anunció que iba a reclamar al Departamento de Transporte que obligase a todas las aerolíneas y a los sitios web de reserva de billetes (Orbitz, Travelocity etc.) que indicaran siempre en el momento de la reserva si luego irían a cobrar más por escoger unos determinados asientos, para que, de esa manera, los viajeros no se llevasen sorpresas.

En el último año, las aerolíneas comenzaron a cobrar extra por sentarse en la ventana o en el pasillo, y si los clientes se negaban a pagarlo, podría resultar en que los padres y los hijos fuesen separados dentro del avión.

“Las compañías de aviación siempre intentan buscar cualquier excusa para sacarle dinero a los viajeros, pero esta última, que puede acarrear la separación de familias enteras en los vuelos, es la más indignante de todas”, dijo el senador Schumer.

Las principales aerolíneas están cobrando actualmente entre $25 y $60 por estos asientos preferenciales, por lo que, si una familia de tres miembros o más se quieren sentar juntos, la tarifa de sus billetes sube de manera bastante considerable.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos