Leyenda en aumento

Leyenda en aumento
Rafa Nadal posa con la 'Copa de los Mosqueteros' y la Torre Eiffel al fondo.
Foto: AP / Michael Euler

París/EFE – El español Rafael Nadal aseguró ayer tras convertirse en el primer jugador de la historia en conquistar siete títulos de Roland Garros que probablemente esta sea su mejor temporada en arcilla.

“Quizás ha sido mi mejor temporada de tierra”, comentó Nadal en una conferencia de prensa, delante de su flamante Copa de los Mosqueteros, obtenida tras doblegar al serbio Novak Djokovic por 6-4, 6-3, 2-6 y 7-5.

El jugador de Manacro (Mallorca), de 26 años, recordó que ganó los torneos de Montecarlo, Barcelona y Roma sin perder un set y que en Roland Garros solo concedió una manga en la final.

“Pase lo que pase, soy consciente de que mi temporada va a ser buena. Esa es la tranquilidad que te da una victoria como esta”, dijo Nadal, que confesó que enfrentarse a Djokovic por primera vez en la final en su cancha predilecta le suponía un gran desafío.

“Disfruté la final de hoy. Sufrí, pero la disfruté”, dijo el balear, que reconoció haber estado “jugando este partido desde el viernes por la tarde”, cuando derrotó en la semifinal al español David Ferrer.

En su análisis del partido, Nadal destacó la importancia del factor mental en su duelo contra el serbio, que intentaba completar en París los cuatro Grand Slam de manera consecutiva.

“Ha sido una final complicada, sobre todo (…) los últimos dos sets. Antes quizá no, pero mentalmente era complicado. Había perdido tres finales de Grand Slam contra él”, dijo.

No obstante, este año venía “de ganar tres finales casi seguidas en tierra” y eso le daba “confianza”.

La pregunta inmediata fue saber si se considera el mejor jugador de tierra batida de todos los tiempos, pero Nadal eligió la prudencia.

“No sé si soy el mejor o no, no soy el adecuado para decirlo. Sé que tengo uno de los mejores registros en esta superficie”, dijo.

“Para mí es fantástico”, agregó.