Los consentidos de los abuelos

Consejos para que los padres aprendan a manejar cuando un pequeño se da cuenta de que no es el favorito de los abuelos.
Los consentidos de los abuelos
Foto: Thinkstock

Ser el rey o reina del corazón de los abuelos puede ser una gran riqueza emocional para cualquier pequeño, ya que le brinda de seguridad y confianza.

Sin embargo, no todos los niños viven esta situación, por lo que a la par de sus primeros pasos, aprenden que existen diferencias en el trato respecto a sus otros primos y esto a ellos los hace sentir en franca desventaja.

En este escenario, los padres no siempre tienen claro qué se puede hacer para evitar que las relaciones familiares se vean heridas por las claras diferencias hacia uno o varios de los miembros.

A este respecto, Jenifer Linda Salinas, maestra en Ciencias y psicóloga de los Centros de Desarrollo Infantil (CENDI), explica que es muy importante el modo en que los padres resuelvan la situación, “ya que si esta no es manejada adecuadamente, los menores pueden llegar a convertirse en personas introvertidas, inseguras y a vivir con sentimientos de rechazo y con la voluntad de alejarse de sus abuelos”.

La especialista comenta que algunos de los errores más comunes por parte de los padres, al ver que sus hijos son tratados de forma, es juzgar en base a emociones, adoptar una postura parcial ante lo que sucede, apartarlos de sus abuelos e incluso, culpabilizar a los niños preferidos de lo que acontece, porque el ambiente familiar resulta dañado.

Los papás pueden proteger el corazón de sus críos y evitar que los vínculos con el resto de la familia se rompan o queden con fracturas difíciles de sanar. Jenifer Linda Salinas brinda 5 recomendaciones puntuales para lograr esto:

1. Hablar el tema a solas con los abuelos, dejar claro que se ha notado la preferencia y pedirles que no marquen diferencias frente al resto de los nietos.

2. Promover momentos y actividades en donde participen los pequeños con sus abuelos y así fortalezcan sus vínculos, vivan una experiencia placentera y tranquila.

3. Ser sensibles a que los niños favoritos no tienen la culpa de la situación, ser empáticos con ellos y las dificultades que les puede acarrear esto con los demás.

4. Hablar con los hermanos (tíos) y comentarles que no se les atribuye alguna culpa por lo que pasa y proponerles mantener la relación con los sobrinos.

5. Promover en cada uno de sus hijos el conocimiento de las propias capacidades y talentos.

La personalidad, los rasgos físicos, el carácter, la afinidad en gustos y aficiones, ser hijo de la nuera favorita, hay razones como número de personas, lo importante está en no buscar explicación lógica y sí abordarlo de manera emocionalmente sana, de tal modo que ningún pequeño se sienta menos dotado de belleza o talentos.

Angela Marulanda, autora del libro “Seguimos creciendo con nuestros hijos”, de Editorial Norma, señala que el amor hacia cada uno de los nietos no tiene que ser necesariamente igual, pero el trato sí.

La autora expone que es normal sentir más atracción hacia un determinado niño, pero lo inapropiado es demostrar esta predilección sin cautela, “lo importante no es luchar contra un sentimiento innato y difícil de modificar, ni tratar de justificarlo porque se empeora la situación. Lo que se necesita es tomar conciencia de esta ‘debilidad’ y admitirla para poder equilibrar las conductas y evitar injusticias”, puntualiza.

Si cada pequeño sabe que es único, y que ellos mismos tendrán sus propias preferencias y personas a quienes les tendrán un cariño especial, serán capaces de vivir las predilecciones de los otros sin que esto implique sentirse rechazados o menos valorados, además de que tendrán herramientas emocionales para el manejo de la frustración.

Siempre hay una oportunidad de aprendizaje ante un nuevo escenario familiar, la recompensa de buscar las mejores soluciones al conflicto es que los críos reciban la valiosa enseñanza de que el amor no es un campo de disputa.

Colaboración de Fundación Teletón México

“El principio de ser pacientes es empezar con uno mismo”

bojorge@teleton.org.mx