Exigen proteger a niños de balaceras

Es la tercera vez en este mes que un menor de menos de cinco años sufre un balazo accidental por disputas callejeras en la ciudad.
Exigen proteger a niños de balaceras
Jóvenes participaron en una manifestación ayer en el vecindario de Brooklyn donde se produjo la balacera el domingo.
Foto: Cortesía William Alatriste

Nueva York.- La balacera en Brooklyn que el domingo dejó seis heridos, incluyendo una niña de dos años y otro niño de 13, disparó las alarmas sobre la seguridad en las calles de Nueva York para los más pequeños.

Se trata de la tercera vez en este mes que un menor de menos de cinco años sufre un balazo accidental por disputas callejeras en la ciudad.

Lloyd Morgan, de cuatro años, murió el 22 de julio de un disparo en la cabeza mientras jugaba cerca de una cancha de baloncesto en El Bronx, donde comenzó una balacera. Y el día 8, Isaiah Rivera, de tres años, recibió un balazo en una pierna cuando estaba jugando en un jardín cerca de su casa de Bedford-Stuyvesant, en Brooklyn.

“Esto no puede continuar”, declaró el alcalde Michael Bloomberg en referencia a los últimos tiroteos. “La gente se está disparando en las calles, pero también en los parques, donde se pueden encontrar niños. Y que se dispare a un niño es aún más trágico que se dispare a un adulto, porque tiene mucho más por delante”.

La balacera del domingo se produjo en la zona de Brownsville sobre las 7 p.m., cuando un hombre en un Nissan Altima blanco comenzó a disparar cerca de la intersección de las avenidas Rockaway y Riverdale, en una posible disputa entre pandilleros, informó la Policía.

La niña de dos años, Ariyanna Prince, fue baleada en un muslo. Su padre, Michael Prince, de 25 años, también recibió un balazo en el trasero mientras intentaba proteger a su hija.

La menor fue operada ayer en el hospital Brookdale y se espera que se restablezca. El otro niño herido, identificado como Kentrell Simpson, se recupera de un disparo en la mano en el mismo hospital. Los cuatro heridos restantes tampoco sufrieron daños que pongan en peligro sus vidas y se espera que se restablezcan.

Hasta la tarde de ayer no se produjeron detenciones en conexión con el caso y la Policía está a la búsqueda del Nissan Altima blanco con matrícula de Florida en el que viajaba el autor de los disparos.

El concejal Charles Barron pidió ayer -junto a activistas de la comunidad- medidas para proteger a los jóvenes de esta violencia callejera. Entre otras cosas, se exigió destinar fondos para construir centros para la juventud en vecindarios con altas tasas de criminalidad, para que los menores puedan jugar seguros.

“Pongan centros en nuestros barrios, dejen que las escuelas abran hasta las diez de la noche… lo que sea para que nuestros jóvenes no tengan que estar en las calles”, declaró Barron.

La balacera tuvo lugar en una de las zonas denominadas de impacto de la Policía, donde el NYPD destina agentes extra para frenar los altos índices del crimen.

El cuartel policial 73, que engloba al área de Bronwsville, reporta 11 asesinatos en lo que va de año. El año pasado se produjeron un total de 26.

Ayer el alcalde también declaró que se deben de intensificar los esfuerzos para reducir el número de armas ilegales en Nueva York.

El Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos reportó haber identificado casi 5,000 armas de fuego utilizadas en crímenes en el estado durante 2011.