Huracán detiene velatorios

Nueva York – Hasta la muerte tuvo que cederle el paso a Sandy. Quienes perdieron a sus seres queridos previo a la llegada del huracán se vieron obligados a retrasar el velorio y entierro de sus familiares debido a los estragos materiales y humanos que causó.

“Desde el lunes hasta el miércoles no se prestó ningún servicio. El lunes cancelamos dos entierros por el mal tiempo”, indicó una empleada de una funeraria en Queens, quien no quiso ser identificada.

Ayer, esa misma casa funeraria reanudó sus servicios.

“Finalmente, el viernes se realizarán los entierros que estaban programados”, comentó la trabajadora.

Raúl Rodríguez, de la casa funeraria Rivera ubicada en el Alto Manhattan, indicó que ellos previeron las inconveniencias que podía presentar Sandy.

“Para estos tres días no teníamos programado ningún servicio”, declaró Rodríguez.

Además de las funerarias, Sandy alteró el trabajo de algunas floristerías.

“Están saliendo las órdenes de los dos días que cerramos. La mayoría son arreglos de cumpleaños que estábamos supuestos a entregar el lunes y el martes”, manifestó Herminia Gómez, diseñadora de arreglos florales.

Según Gómez, los pedidos de flores en estos tres días han disminuido en casi un 50 por ciento. Antes de la llegada de Sandy la floristería se entregaban diariamente unos 200 arreglos florales.

A pesar de todo, Nick Rombo, propietario de la floristería Charles Florals, en Queens, aplicó optimista la filosofía popular de “al mal tiempo, buena cara”. tal como han hecho otros comerciantes afectados.

“Voy a llevar a la corte alguien que se llame Sandy. Por su culpa estamos perdiendo clientes”, dijo entre bromas Rombo.

Lo más probable es que Rombo no tenga que demandar al desastre natural Sandy, pero a cambio puede calificar para un sinnúmero de programas de asistencia que hay para ayudar tanto a la residentes como a propietarios de pequeños negocios que se han visto afectados, sin tener que esperar una eternidad para recuperar sus pérdidas.