Cáncer de mama: prevención es sinónimo de salud y vida plena

El cáncer de mama es un tema del cual se habla ya abiertamente en medios de comunicación, consultorios…
Cáncer de mama: prevención es sinónimo de salud y vida plena
Foto: Wikimedia Commons by Airman 1st Class Ashley Reed

El cáncer de mama es un tema del cual se habla ya abiertamente en medios de comunicación, consultorios médicos y círculos familiares y de apoyo; aún así no deja de representar dolor y temor para las mujeres que han padecido este mal. Afortunadamente ahora cuentas con todos los elementos para prevenirlo y también con las armas necesarias para luchar contra esta enfermedad en caso que te la hayan diagnosticado. Esta es una batalla que debe ser ganada tanto por las mujeres como por la comunidad científica a nivel internacional.

Este tipo de cáncer es la principal causa de muerte entre mujeres de 20 a 50 años de edad en países de ingresos medios – incluyendo a los Estados Unidos – de acuerdo a la OMS. Definiendo la enfermedad, ésta se manifiesta por un crecimiento anormal de células malignas en el área del pecho y se clasifica en dos tipos principales: aquel que ataca los conductos encargados de transportar la leche materna (ductal) y el que comienza a gestarse en los lobulillos del seno (lobulillar). ¿Cómo prevenirla y enfrentarla en dado caso?

La prevención engloba dos aspectos importantes dentro de un mismo contexto: el primero de ellos es la calidad de vida, un tema cuya relevancia no se enfatiza lo suficiente. Un estilo de vida lo más sano posible es la primera y mejor defensa que puede existir ante cualquier enfermedad. Realizar ejercicio aeróbico y de resistencia tres veces a la semana como mínimo y comer lo más sano posible es muy importante; alimentos tales como las nueces, kiwi, jitomate, brócoli, uvas, ajo, fresas, manzanas y soya son excelentes aliados para prevenir el cáncer de mama. De igual forma el té verde es una verdadera maravilla para tu cuerpo: no sólo es un potente antioxidante sino que protege y fortalece tu sistema inmunológico; también está de más decir que el cigarro y alcohol no tienen lugar en ningún plan saludable de vida.

El segundo aspecto de la prevención consiste en la auto-exploración a partir de los 30 años o incluso antes, si en tu familia existen antecedentes de cáncer de mama. Por medio de este procedimiento detectarás cualquier anomalía en tus senos tales como bultos, cambios en la forma o endurecimiento. Por lo menos una vez cada mes debes realizar una auto-exploración en completa calma y 100% relajada, presionando firmemente toda el área del pecho con movimientos verticales.

En caso de notar algo raro acude de inmediato con un especialista; éste deberá realizar los estudios necesarios para efectuar un diagnóstico. Dado el caso de que el diagnótico sea positivo, tu médico te indicará el camino a seguir y el procedimiento correcto, ya sea quimioterapia, extirpación de tejido o terapias hormonales. Sea como sea ten presente que esto no significa el final de tu vida; existen miles de mujeres que han sobrevivido y vencido el cáncer de mama gracias a la pronta detección y tratamiento del mismo.