Votantes en manos del Supremo

Máximo tribunal decidirá sobre derecho de las minorías en las elecciones

NUEVA YORK – La Corte Suprema escuchó ayer los argumentos orales sobre la validez de una sección de la ley que protege el derecho al voto de las minorías y cuya decisión no se espera sea conocida hasta dentro de unos meses.

“Existe aún una necesidad profunda y permanente para el seguimiento del acceso a la votación justa en ciertas áreas del país, incluso en El Bronx”, indicó el congresista José Serrano.

El político, representante por el Condado de la Salsa, aclaró que “sin esta ley, mucha gente se vería afectada en su derecho constitucional de acceso libre y sin restricciones al voto”.

El Acta de Derecho al Voto, aprobada por primera vez en 1965 y renovada por el Congreso en cuatro ocasiones —la última en 2006— incluye, en su sección 5, la exigencia para los estados con una larga trayectoria de discriminación racial en las urnas, el solicitar permiso del Departamento de Justicia antes de poder cambiar cualquiera de sus procedimientos electorales.

El caso está siendo revisado por el Tribunal Supremo —compuesto por nueve miembros— a raíz de una demanda presentada por el condado Shelby en el estado de Alabama, argumentado que los requisitos de la sección 5, sobre solicitar permiso para hacer cambios en centros electorales o reglamentos en la exigencia de tarjetas de identidad al votante, es inconstitucional.

La sección 5 aplica en concreto sobre 16 estados.

Entre tanto, el Fiscal General del Estado, Eric Schneiderman, explicó que “los beneficios que ofrece la ley son muy superiores a la carga mínima para las jurisdicciones cubiertas y aunque se han visto avances, siguen siendo necesarias en los estados donde se aplica la ley, incluyendo Nueva York”.

Myrna Pérez, del Centro para Justicia Brennan, de la Escuela de Leyes de NYU, subrayó que la sección 5 “es una herramienta clave de la ley contra la discriminación que está bajo ataque” por lo que debe ser mantenida sin ningún cambio.

Así mismo, la Unión de Libertades Civiles (ACLU) reiteró que de ser eliminada —la sección 5— se estarán revirtiendo los logros alcanzados en las últimas décadas y facilitaría la supresión del voto de las minorías, en un momento en que éstas —como la hispana— están en aumento en cuanto a representación política se refiere.