España apuesta a ‘Manno’ de Brooklyn

NUEVA YORK —En las calles de Park Slope, Brooklyn, creció un español que ama el béisbol. Lejos de España, Chris Manno nutrió esa pasión y cuando la patria de sus raíces lo llamó, no dudó en vestir su franela en el Clásico Mundial de Béisbol.

“¡Viva España!” grita Manno en una conversación telefónica.

Aunque desconectado por la distancia, el lanzador zurdo de 24 años jugará para el equipo ibérico que por primera vez participa en esta competición.

Su presencia en el equipo se da gracias a las reglas que permiten que cualquier atleta que, como en su caso, sea hijo de un ciudadano del país al que representa.

La madre de Manno, Alely, es de La Coruña, España, lugar del que el pelotero guarda gratas memorias de su infancia.

“Cuando iba a La Coruña todo era fútbol o basquetbol, incluso balonmano. De hecho, recuerdo jugar balonmano todo el tiempo en mis visitas a España y nada de béisbol”, dijo.

Sin embargo ahora, la familia de Manno se siente orgullosa de ver que él ha elegido jugar por el país en el que todavía viven sus abuelos.

“Antes mis familiares españoles no sabían mucho de lo que era el béisbol, pero ahora me apoyan mucho porque soy parte del equipo nacional español”, comentó.

Aunque dejó de practicar su español cuando ya no pudo ir tan seguido a España porque se intensificó su práctica del béisbol, Manno dice que es ahora su novia de origen dominicano la que le ayuda a conservar su contacto con el idioma.

“Gracias a ella estoy recuperando mi práctica”, comentó.

De 24 años, el lanzador creció amando la pelota caliente y admirando a figuras como el puertorriqueño Roberto Clemente.

“A pesar de que yo no lo ví jugar, lo que él hizo como jugador de pelota es algo que me inspira a practicar este deporte”, dijo el español.

Aunque en España el béisbol no está en el radar de la gran mayoría de los aficionados, el deporte ha crecido al grado de que en el 2010 el valenciano de 17 años Alejandro Sánchez firmó con los Bravos de Atlanta.

Su llegada al sistema de las Mayores es parte de un esfuerzo por consolidar al deporte en la península ibérica, especialmente tras el tercer lugar que el equipo obtuvo en el Campeonato Europeo de Béisbol en 2007.

Manno, el español de Brooklyn, es parte de la organización de los Rojos de Cincinnatti tras haber sido elegido por los Nacionales de Washington al graduarse de la Universidad de Duke.

Para Manno, el formar parte de esta novena es emocionante y además ilustrativo de que el deporte sirve para mostrar que la herencia cultural no conoce de fronteras, sino que es algo que se carga dentro de uno mismo.

“En nuestro equipo hay cubanos, venezolanos, dominicanos que llevan en su sangre la herencia española”, comentó. “Es muy interesante porque estamos descubriendo lo que tenemos en común mientras nos preparamos para jugar”.

Entre los internacionales representando a España en este Clásico Mundial se encuentran el cubano Bárbaro Cañizares y los estadounidenses Yoanner Negrín y Gabe Suárez.

En el papel, España no figura dentro de los favoritos para avanzar dentro del grupo que comparten con Venezuela, Puerto Rico y República Dominicana. Pero eso no intimida al joven lanzador.

“Nos podrán ver como el equipo que lleva todas las de perder, pero en el terreno de juego cualquier equipo puede ganar sin importar de quién se trate”, manifestó.

Manno entiende que esta es una oportunidad para mostrarse ante quienes verán su participación en el torneo, pero a la vez cree que hay algo más grande por lo que su grupo de compañeros están peleando.

“Estoy muy emocionado de jugar ante esos grandes equipos, porque ese es el nivel al que quiero llegar. Pero esto no se trata de cada uno de nosotros. Ya somos muy afortunados por vestir el uniforme de la tierra de nuestros antepasados”, manifestó.

“Yo sólo deseo que nuestro éxito en el clásico ayude a popularizar más el deporte en España y que la gente allá comience a jugar más béisbol”, agregó.