Capriles y Maduro se lanzan amenazas

Capriles y Maduro se lanzan amenazas
Capriles, líder de la oposición venezolana, vuelve a postularse a la presidencia.
Foto: AP

Caracas/EFE — El candidato presidencial opositor de Venezuela, Henrique Capriles, denunció ayer inconvenientes para visitar un pueblo del estado fronterizo de Táchira (oeste), en manos del oficialismo, e hizo responsable al presidente encargado del país, Nicolás Maduro, de “cualquier cosa” que le ocurra.

“Vamos saliendo hacia Táchira, nos han cerrado el aeropuerto de la Fría para evitar que lleguemos a la Grita”, señaló Capriles a través de su cuenta en la red social Twitter.

“Cualquier cosa que nos ocurra hago responsable a Nicolás Maduro Moros, así lo denuncio ¡al país y al mundo!”, indicó el dirigente opositor.

Desde diciembre pasado, el estado Táchira, fronterizo con Colombia, está en manos del gobernador oficialista José Gregorio Vielma Mora, un excompañero de armas del fallecido presidente, Hugo Chávez.

El pasado miércoles, Maduro alertó sobre supuestos planes de la “ultraderecha” para atentar contra Capriles que, según su equipo de campaña, no presentó personalmente el pasado lunes su candidatura ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) por una supuesta emboscada en su contra.

El jefe de campaña de Capriles, el gobernador Henri Falcón, aseguró que las informaciones que tenían indicaban que había intención de “agredir y atentar” contra Capriles.

Con una campaña que arrancará oficialmente el próximo 2 de abril, Maduro y Capriles se enfrentarán en las urnas el 14 de ese mes cuando los venezolanos deberán elegir al sucesor de Chávez, que murió el pasado 5 de marzo a los 58 años de un cáncer, tras 14 años en el poder.

Capriles perdió los comicios en los que Chávez consiguió su tercera reelección. La diferencia fue la más estrecha en comparación a sus anteriores reelecciones, 1.5 millón de votos.

El presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó a la oposición de estar planeando “con dólares financiados de las élites imperialistas” una serie de ataques contra el equipo del fallecido presidente Hugo Chávez para evitar que siga al frente del Gobierno.

“Ahora la oligarquía, y yo alerto a nuestro pueblo, la oligarquía en su obsesión por destruir la revolución bolivariana que nuestro comandante Chávez construyó (…) tiene un objetivo: destruirnos a nosotros para que no podamos cumplir el juramento de ser leales, fieles y continuar esta revolución”, señaló Maduro.

En un acto de homenaje al difunto gobernante transmitido de forma obligatoria por radio y televisión, Maduro aseguró que sus rivales “ya empezaron con dólares financiados de las élites imperialistas” sus ataques.