Crisis financiera en Chipre remite a “corralito” en Argentina

También catalogado como el "corralito" de Chipre, la discusión sobre el impuesto especial a los ahorros ha suscitado manifestaciones a favor y en contra en esa isla

Crisis financiera en Chipre remite a “corralito” en Argentina
Chipre continúa hoy en una jornada de incertidumbre tras el rechazo del Parlamento al impuesto a los depósitos bancarios.
Foto: EFE / Katia Christodoulou

Aunque para algunos ciudadanos en América, la crisis financiera en Chipre les parece una situación ajena, la realidad es que hechos históricos confirman que eventos similares se han reportado en esta zona del globo.

Basta recordar el vía crucis que vivieron los argentinos bajo la presidencia de Fernando De la Rúa, en el 2001, cuando para atajar el déficit fiscal, su administración recurrió al llamado “corralito”.

El 3 de diciembre de ese año, De la Rúa limitó el retiro bancario de los ciudadanos a 250 pesos semanales.

Pero, la acción, que buscaba también lidiar con el problema de deuda externa, lejos de mejorar el panorama lo que hizo fue incentivar los cuestionamientos de la ciudadanía que inició protestas en el país.

Al día de hoy, casi 10 años después, algunos argentinos que perdieron sus ahorros aún no recuperan el dinero.

En el caso de Chipre, el país continúa en una jornada de incertidumbre tras el rechazo del Parlamento al impuesto a los depósitos bancarios propuesto por la zona euro para evitar el colapso financiero.

También catalogado popularmente como el “corralito” de Chipre, la discusión en la isla ha suscitado manifestaciones a favor y en contra.

Sin embargo, a estas horas, la Agencia EFE reseña que las instituciones financieras permanecían cerradas y que se espera que la situación continúe así mañana, hasta que el Gobierno no presente un plan alterno al rechazado por los parlamentarios.

La legislatura de Chipre no le dio paso ayer a una nueva formula del impuesto especial a los depósitos privados presentada inicialmente por el Eurogrupo.

Mientras ciudadanos, y representantes de empresas enfrentan dificultades para acceder a sus cuentas o retirar dinero.