Sospechoso de atentados en Boston no puede hablar

Dzhokhar Tsarnaev sigue entubado y sedado, por lo cual hoy tampoco podrá ser interrogado
Sospechoso de atentados en Boston no puede hablar
Dzhokhar Tsarnaev sigue hospitalizado bajo fuerte vigilancia en Boston.
Foto: AP

Boston — Dzhokhar Tsarnaev, sospechoso de los atentados en el Maratón de Boston, sigue hospitalizado bajo fuerte vigilancia, y los investigadores todavía no pueden interrogarlo para tratar de esclarecer los detalles del mortal plan.

Tsarnaev, de 19 años, no estaba en condiciones de ser interrogado esta mañana, y todavía no había información inmediata de cuándo Tsarnaev sería acusado ni los cargos que enfrentará.

Los cargos más serios de que disponen los fiscales federales serían el uso de un arma de destrucción masiva para matar personas, que conlleva una posible sentencia a muerte. En Massachusetts no existe la pena capital.

Autoridades federales informaron que un equipo especial de investigadores especializado en sospechosos importantes interrogaría al estudiante universitario de Massachusetts sin ponerlo al corriente de sus derechos, invocando una poco común exención por razones de seguridad pública en casos de peligro inmediato.

La Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU, por sus siglas en inglés), expresó preocupación por esa posibilidad. Anthony Romero, director ejecutivo de la organización, dijo que la excepción se aplica sólo cuando hay una amenaza a la seguridad pública y la “excepción no es ilimitada”. La llamada regla Miranda garantiza el derecho de los detenidos a no hablar y a tener un abogado.

La Oficina del Defensor de Oficio de Massachusetts informó que ha aceptado representar a Tsarnaev una vez que sea acusado. Miriam Conrad, abogada de oficio de Massachusetts, dijo que Tsarnaev debe tener derecho a un defensor tan pronto como sea posible porque hay “preocupaciones serias sobre el interrogatorio”.

Deval Patrick, gobernador de Massachusetts, dijo ayer que Tsarnaev se encontraba en estado grave pero estable y que probablemente no podía comunicarse.

“Yo, y creo que todas las autoridades policiales, esperamos por muchas razones que el sospechoso sobreviva”, expresó Patrick después de una ceremonia previa al comienzo de un juego de béisbol en el estadio Fenway Park para rendir homenaje a las víctimas y sobrevivientes del ataque. “Tenemos un millón de preguntas que hay que responder”.

Más de 50 víctimas de los atentados permanecen hospitalizadas hoy, tres de ellas en estado crítico.