‘Especial’ visita a reos

Miles reciben la visita de sus familiares en el Día del Padre
Sigue a El Diario NY en Facebook
‘Especial’ visita a reos
Miguel Ángel García, su esposa Angélica Román y su bebé posan a la entrada de la cárcel del condado de Cook en Chicago, Illinois, a donde acudieron para celebrar el Día del Padre junto con un familiar preso quien tiene unos hijos pequeños que no pueden visitarlo. Millones de reos en EE.UU. no pueden celebrar en sus hogares, en compañía de sus hijos y esposas, aunque en prisiones como la de Chicago, una de las mayores del país con 12,237 presos, reciben visitas de 15 minutos que les ayudan a pasar con mejor ánimo esta celebración.
Foto: EFE

CHICAGO, Illinois (EFE).— Millones de reos en este país no pudieron celebrar ayer el Día del Padre en sus hogares, en compañía de sus hijos y esposas, aunque en prisiones como la de Chicago, una de las mayores del país, reciben visitas de 15 minutos que les ayudan a pasar con mejor ánimo esta celebración.

Así, miles de detenidos en la Cárcel del Condado Cook, Illinois —donde conviven 12,237 presos— recibieron el fin de semana la visita de sus familiares y amigos, que soportan la espera en largas filas en el exterior del centro para tener acceso a sus allegados siquiera durante unos minutos.

Entre ellos, y con su bebé de tan solo unos meses de vida en brazos, se encontraban Miguel Ángel García y su esposa, Angélica Román, que querían visitar a un familiar, ya que los hijos del detenido aún son muy pequeños para ir a la prisión a celebrar este Día del Padre.

“Es una tristeza, pero no hay de otra”, lamentaba en declaraciones a Efe García, cargando a su hija. “Hay que venir a visitar. Aunque no estén con uno hay que venir a visitarlos y desearles lo mejor, aunque estén adentro”.

En ese sentido, su esposa insistía en mandar un mensaje a los hijos de otros más afortunados: “Si es que tienen la suerte de tener a sus padres (en casa), que los cuiden y que los valoren mucho”.

También acudió este fin de semana a la prisión chicaguense Leticia Gálvez, pero no para visitar a nadie, sino para llevarse consigo a su hijo después de haber pagado para su liberación uan fianza de 100 mil dólares con el propósito de que éste pudiera celebrar el Día del Padre junto a su propio retoño.

“Tuve que hablarle al niño (su nieto) y se puso muy triste” al saber que su padre estaba en prisión y que no podría estar hoy en casa”, explicó Gálvez a las puertas de una prisión donde han estado encerradas figuras como Al Capone, Tony Accardo y Frank Nitti.

Por ese motivo, la mujer reunió el dinero y le dijo a su nieto: “No te preocupes, mi niño, que yo voy a poner a tu papá en bond (bajo fianza) porque él no hizo nada, y, bueno, aquí estoy”, explicó emocionada la mujer mientras esperaba la salida de prisión de su hijo.

“Me siento muy orgullosa de que mi hijo pueda celebrar con su propio retoño”, agregó Gálvez, satisfecha de poder estar en casa con su vástago el domingo y sacarlo de esta enorme prisión, donde la mayoría de los reos son, por este orden, afroamericanos, mexicanos y puertorriqueños.

En cambio, otros visitantes como Herlinda Barrera decidieron cancelar en casa esta celebración familiar, oficialmente establecida en Estados Unidos en 1972 y fijada para el tercer domingo de junio de cada año.

El hijo de Barrera fue recientemente arrestado y dice que su esposo no quiere celebrar nada: “Estamos tristes porque no está con nosotros nuestro hijo. Pero como somos cristianos, confiamos mucho en Dios y en que sí va a salir, porque no es tan grave su caso”, explicó antes de entrar a la prisión.