Mexicanos los más beneficiados por la Acción Diferida

Al cumplirse un año del inicio del programa que permite suspender deportaciones, estudio revela que 75% de los favorecidos nacieron en México; les siguen, con 4% los salvadoreños
Mexicanos los más beneficiados por la Acción Diferida
El beneficio migratorio de la Acción Diferida ha permitido que miles de familias puedan completar sus metas en los Estados Unidos.
Foto: Archivo

WASHINGTON — Las autoridades estadounidenses rechazaron apenas 1% de las casi 560,000 solicitudes presentadas durante el último año por inmigrantes sin papeles menores de 30 años que desean suspender sus deportaciones, determinó un estudio difundido este miércoles.

Al analizar las 557,412 solicitudes recibidas desde el 15 de agosto del 2012 a raíz de un programa autorizado por la Casa Blanca para suspender las deportaciones de algunos inmigrantes sin papeles menores de 30 años, dos expertos del Instituto Brookings determinaron además que el 75% de los beneficiarios hasta el 30 de junio de 2013 son ciudadanos mexicanos. El segundo lugar lo ocupan los salvadoreños con un muy distante 4%.

El estudio determinó además que las solicitudes suman apenas el 59% de las 936,000 personas que pudieran beneficiarse del programa.

Para solicitar se necesita:

  1. Demostrar que se ingresó a Estados Unidos siendo menor de 16 años

  2. Haber residido de manera continua en territorio estadounidense desde el 15 de junio del 2007

  3. Cursar estudios o haber concluido la secundaria

  4. No presentar faltas graves entre sus antecedentes

Los autores del reporte, Audrey Singer y Nicole Prchal Svajlenka, determinaron que de las 557,412 solicitudes presentadas, 3.5% fueron rechazadas por estar incompletas. De las admitidas, 75% fueron aprobadas, 25% están bajo consideración y apenas 1% fueron negadas.

Brookings llegó a estas conclusiones al analizar documentos hasta el 30 de junio del 2013 que solicitó al Departamento de Seguridad Nacional a través de un recurso judicial para obtener información de gobierno federal.

El estudio fue difundido al cumplirse un año exacto del inicio de la suspensión, que a la postre fue uno de los factores que más llevaron a los votantes hispanos a reelegir al presidente Barack Obama en noviembre del 2012.

El pleno de la Cámara de Representantes aprobó en junio una resolución para retirar los fondos del programa, ya que la mayoría republicana consideró contrario al Estado de Derecho permitir a algunos inmigrantes sin papeles menores de 30 años un permiso de trabajo renovable cada dos años.

La medida ni siquiera fue debatida en el Senado, controlado por demócratas.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano por Ohio John Boehner, se pronunció posteriormente a favor de legalizar a este grupo, incluido entre los 11 millones de inmigrantes que residen ilegalmente en Estados Unidos.

Pese a que el Senado aprobó un proyecto de ley que otorga a los inmigrantes sin papeles la opción de la naturalización, Boehner ha asegurado que no someterá a votación la versión aprobada por el Senado alegando que no garantiza debidamente la seguridad fronteriza.

El Congreso reanudará sus actividades la semana del 9 de septiembre, pero el futuro de la reforma migratoria es incierto.