“Lavacoches” en El Bronx luchan por un contrato justo

Trabajadores de Webster Car Wash protestan porque su empleador no acepta negociar con el sindicato
“Lavacoches” en El Bronx luchan por un contrato justo
Trabajadores del Webster Car Wash trajeron su protesta al sitio donde laboran.
Foto: edlphumberto arellano

Nueva York — Los empleados de un lavadero de autos en El Bronx llevan 11 meses luchando por sus derechos a tener un contrato laboral justo. Ellos no se dan por vencido.

Ayer, a las 11 a.m., más de 20 empleados de la empresa Webster Car Wash, ubicada en el 1783 de la avenida Webster, abandonaron sus puestos de trabajo para protestar porque el dueño del negocio, John Lage, no accede a negociar un contracto colectivo con representantes sindicales.

“El dueño no quería y sigue no queriendo que nos organicemos”, indicó Rodolfo E. Salazar, uno de los 23 empleados de Webster, que en octubre del año pasado votó a favor de formar un sindicato. “Una de las pruebas es que no quiere firmar un contrato”, agregó.

Los manifestantes se quejaron que desde que eligieron formar parte del sindicato han sido amenazados, hostigados y han sido blanco de represalias por reclamar sus derechos laborales.

“El administrador nos dijo que los dos líderes del sindicato serán los primeros en ser despedidos”, señaló Salazar.

Después de dos horas de protesta, al parecer el propietario Lage se sintió presionado y decidió cerrar el negocio por el resto del día. Lage, también aceptó hablar con David Mertz, asistente del presidente del Sindicato de trabajadores Retail Wholesale and Department Store Union (RWDSU), quien después de conversar con él, le transmitió el mensaje a los empleados.

“El señor Lage dijo que mañana ustedes pueden regresar a trabajar”, le dijo Mertz a los trabajadores, quienes respondieron que estarían puntuales en su lugar de trabajo. “También dijo que quiere buscar una solución y quiere llegar un acuerdo con ustedes”.

Sin embargo, los participantes dijeron que van a continuar su lucha mientras llega el 16 de octubre, fecha pautada para reunirse para negociar con la empresa.

Tanto John Lage como su hijo Michael se rehusaron a hablar con los medios de comunicación.

“No tenemos ningún comentario”, dijo Michael Lage, mientras su progenitor sacaba a la prensa de su oficina.

El senador estatal Gustavo Rivera, la concejal Melissa Mark-Viverito y el reverendo Danny Díaz, entre otros, participaron en la manifestación y expresaron su apoyo a los lavadores de autos.